lunes, 3 de diciembre de 2012

TURISTEANDO (desde: Londres y Cercanías)

 
 






(de: Londres y Cercanías)



TURISTEANDO


Qué lástima no tener matracas
tersas,                diagnósticos melifluos brillantes,
livianas,             en la espera de la cita
y la certera sintaxis, un orgullo inflado:
ese globo pez romántico que va, reivindica
su amada, o la Historia con mayúscula,
la materia, o su dador de salmodias, o su procurador de reniegos.
Solo no estaría.

En cambio, cuánto subvierte
a de pasar sin prisa, a todos, de la misma manera
repetida, así no doliera, salvo un interesado accidente,
o la casualidad que libera.

Por tanto ¿qué pueda amedrentar que vayan de nuevo
por la South Circular rumbo al Ferry
si al otro lado del Thames tampoco pasa nada?
como atardecer en las colinas del norte,
salvo repeticiones de informes que interesan
por la falda arriada o el cuadro caído?

Volvimos esa tarde de visita imprevista
por donde el auto quiso:
la ribera marina de Rochester / un dolor de cabeza
promovido a compartido:
Supimos que nos continuaríamos bajo la misma
sábana voluble,
donde conocí la costumbre de la piel,
tus firmes resoluciones,
más duras y más suaves que las tersas de tu hermana:
pues, quién con amigas no sufre de riesgos y de lecciones
inmerecidos?

Para entonces el cuadro que vendría
ya importaba menos que la percepción
del insaciable apetito / y la fiebre
que tirítame violento, agota la sábana,
al lado de tu destreza ajena y desnuda
al borde de los recuerdos.

Y allí Londres, acogedor hasta de resacas, sigue atento.






  
  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario