sábado, 28 de septiembre de 2013

Y EN EL CENTRO DEL MUNDO HABÍA UNA esperanza (de: Carteros atrabiliarios, dulces Energúmenos)

 
 







Y EN EL CENTRO DEL MUNDO HABÍA UNA esperanza




20



No. No ofendas, ni murmuren
si hubieran rechazado la gracia, entonces desterrados
entonces al sueño diurno, a las delicias de las nubes
a las tinieblas de los quesos y los murmullos de las ostras:
También aman caricias de chanel
También aman el monumento a la torre:
donde la laguna quieta impone su destreza:
Esa doble B desnudísima, verdadera noche
aquellos gemelos apuntalados a media pierna
aquella mojada camisa
aquel jazmín despiadado
como una cortesía salpicada de escamas prueban
la imposibilidad de la derrota.

Y en la penumbra quién no recuerda esa escalera
larga y corta, jadeos que el cielo habría a nubarrones
glúteos dediosa más que embelesada a la sombra
vibrantes algodones
cautivas las ansias de salir curtidos o raleados
fruncimientos de labios húmedos, crepusculares
blusas tersas, baby dolizados demonios
mensajeros pajosos de mezanina. Y recién creada
la respuesta sin ni una pregunta que indique
la rutina, sin ni una esperanza en atrapar la dicha.

Ay ay ay angelitillo diestro
él también no más que otro con su cola quebrada
con su en busca de plumas al vuelo
con su encuentro de sonrisas enigmáticas
arrumbado en el desván / porque no supo avanzar a tiempo.

Hoy serías que alemana
paseantes por Chile, o hasta Rosario
olvidando tus números, remeciendo sus cajas
hipnotizados contratantes de magia andrógina
o despilfarros suculentos
rondando la impotencia de nuestro curioso desatino.

Ah, pero la luz. Siempre la luz.
Siempre habrá luz en los infiernos.






  
  

martes, 24 de septiembre de 2013

NO EL SIGNO, ni la angustia (de: Composiciones para un barrido y un fregado)

 
 
 





de: Composiciones para un barrido y un fregado




7

NO EL SIGNO, ni la angustia




El velo de lo posible agita y temeroso:
¿Qué estremece como congelado sino su propia falta
de eficacia? o, sin razón cristalina
como transparente
ausencia su lumbre estupefacto
ese apachurramiento de su propio avance, o zaherido
en la espera, como anodina sonrisa
apenas lo feble por carencia en tomar partido o
exceso de neutralidad, azumagado o haberse
iniciado del ámbito pervertido cuando la vida
imploraba decisiones
en el lado de lo honesto?

¿Para qué estrujar las neuronas
vive y deja vivir
la consigna cultiva la ironía, alaba lo mediocre
hasta el cura vendría en tu alabanza
o, por si acaso: prepara un cartelito.


De súbito, de construido, un aroma ruidoso
y el silencio que niebla, y enajenante o clamoroso
siendo otro delirio y el mismo aparato colgado
y subvertido en el espejo en llamas
en el destiempo de la textura
superflua:
porque
nada urgente o mortal o angustia:
en una manera que nadie usa aunque lo aseguren
pero no las estrujes demasiado:

Nada de visiones aladas, y sol clamoroso, o
semillas en foco, esa decisión por lo mediocre
y así ocultarás la enorme cobardía
puesto que la historia jamás repite valentías
cuando el poder ha sostenido la condena
y te acomodas a la consigna: vive
y sea bienvenido el mercado.

Una oruga persistente en el ruido de su ataque
y sin embargo las rojas granadas a la mueca decrépita
penetran la duda graciosa
y las mismas certezas: espurias, otras
ironías triviales en la página
aseguren tu alabanza: ciertos domingos
y días de insignificancia o festivos o celestes.

Entonces como a una sombra negra
en lo ausente de su misión            fuera de la vida;
o como las transparencias en las impurezas del odio;
o como las falsas terrinas para aplacar el hambre
que tienes
de sus lecturas y él te las niega indiferente
como a las altaneras orquídeas desterradas
ya con presbítero que conceda su extrema
su unción y gusto por la trivia.

Por eso el cuadro matricial
representa
una salchicha heráldica, un avance en retroceso
es, la quieres extraer, como agua de zarza
o saciar tu sed ambigua
y los signos del susurro milenario y suculento
quieran exorcizar al interior del campo
y lo estéril imponga su ralea
su cartelito en el parque de la cátedra.

Chicha y sal, como pan y agua
sin ningún espacio que convenga
donde no puedan ni reposar
y ajenos al tiempo sean como Dios
o su creatura; y, Ay
lo que es la vida:

Orquídeas y cazadores de orquídeas.



  

  

domingo, 22 de septiembre de 2013

JUEGOS DE AZAR (de: Exorciserías)









desde: EXORCISERÍA



Juegos de Azar




5


Esa tarde
retornó la muñeca
con su cómplice legado

Algo
pululó
la risa inocente
que invadiera
o dimensionaba
entreambos deberes venturosos

Algo
absorbería lo carente del encuentro
esa huída a entrenoches de camelias
o descubriera cansado

La ronda del saber         o el olvido de prudencias

Algo volaría
entronces           algo como silanidos

Ni a remorder
ni a sábanas / a ni hojas /ni ademanes en el cuarto

menguante
y su destino:

Esa tarde
retornó la muñeca
con su cómplice legado



  
  

martes, 17 de septiembre de 2013

LAS MALAS INFLUENCIAS /de: El Paraíso Descolocado/

 
 







desde: El Paraíso Descolocado
/su pata coja/



20
LAS MALAS INFLUENCIAS
                                                                                                  //regreso a la cordura//



En una semana que no recuerdas
en vez de amanecer leíste Herman Hess:

Te creíste lobo

y saliste a buscar lobas por las calles de Talca

Te pilló
El ViceRector enlobando una lobita:
Te degolló sin contemplaciones

Yo me dije
viejo cabrón
espera no más que descubra el juego de abalorios
pero en la oscuridad sólo tenían
Demián o Godmundo      /ya no recuerda/
y consiguió un espejo
para mirar en la frente
aquellos momentos de mayor descuido
pues a modo de antídoto
alguien presentó al Principito:

Te creíste zorro
y saliste a buscar zorras por las calles de Talca

pero tu experiencia de lobo
te había transformado en zorro viejo
y el ViceRector se fue cortado

Entonces tendieron la trampa
la víbora y otras delikattessens       //ya no recuerdo//
cresta! se dijo        te escapaste jabonado

Para cuando leíste Nabokov
ya eras un lolo curtido


   
  


  

lunes, 16 de septiembre de 2013

CRÍMENES Y PREMIOS (de: Exorciserías)

 
 







de: exorciserías


19


Crímenes y Premios


Dónde eras para buscarte?
porque allí estabas no tanto
salvo hábitos talares
y amarga
como ensimismada demonia

o posesa natre?

Dónde estuvo para huirte?
salvo promovidas culpas
y una biblia amorosa no fuera lectura?

Dónde tu amor no rebalsa?
y por qué a nosotros?

Te buscó en lo ajeno
y destruyó tu enfurecido paraíso
/ para cuando lo tóxico pretendía
aniquilarle
la reconstrucción había comenzado.

Ya nada puedes
reo soy de ese crimen.



 
 

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Díptico Testimonial en un once de septiembre, y agregado: EL ÁNGEL DE LA GUARDA. Homenaje a Salvador Allende, el Presidente Mártir.







DOS SONETOS TESTIMONIALES

I







II





En el día del cuadragésimo aniversario de su sacrificio combatiendo por la democracia y el futuro de Chile, un 11 de septiembre de 1973.

-------------------------------------------------------------------------------------

Y un texto sobre como ocurrieron los hechos en la Moneda:






(desde Carteros Atrabiliarios, Dulces Energúmenos)


Ángeles y Demonios o De Azahares y Magnicidios



EL ÁNGEL DE LA GUARDA



Deambulas por los naranjos que hubo en flor
con tu reloj trizado
/a eso de la hora cero en sombra de ese día
viento en humo de hora fija

o primavera en llamas

hora única
que no me has querido confirmar
porque estás catatónico perdido.

Porque no respondes a sus sahumerios de esperanza
No activas sus vasos letrados
(sobre mesa desclavada)
No letreas lapiceros automáticos.

Porque estás con todas tus plumas
desplumadas
clavadas / de once en once
el día en que aún / el cielo desplumado de tu pecho
yace cortado en dos:

la ráfaga SIG cruzó tu esternón
antes de encontrar el pecho
/ en predestino / en custodia a tu cargo
en su presente de sillones quemados y banderas
como humos.

Yo sé que estabas allí.

Espeluznante / catatónico
cuando el médico mayor militar
y el dentista mayor militar
auscultan tu pecho de tiempo en acribillo / o inerme
con informe de archivo en el vacío
de una Escuela avergonzada.

Y el general      dijo
“que te vuelen las plumas de la cabeza carajo”.

Y por segunda vez sentiste el metal esquirlas fuego
cruzando su cabeza de cadáver
volviéndote / repelunco / catatónico
perdido para entonces.

Dime: sigues vivo?

Tal vez: / ahora / custodia que custodia / ese ejemplo para siempre?









domingo, 8 de septiembre de 2013

AQUEL retorno persistente /de: El Paraíso Desubicado/








desde: El Paraíso Desubicado /su pata coja/



15
AQUEL retorno persistente



Entonces fue ese tiempo tan especial
de blanco
la miseria
las flores marchitas
los vasos de bronce:

Los velos ocultan huesos prudentes
gusanos
Reincidencias sostienen discontinuos las reiteraciones
del ensueño

La costumbre del paseo /de los cuadros/ marcan
y marchan presurosos al altar en nueva bienvenida
Dejan las prendas caer como medias que hunden
tretas que derriban
huesos que murmuran
miradas que cloquean estrictamente neutrales

Las 14 columnas en la nave anclada con destino
al olvido y la costumbre

Fijas ojeadas penitentes           y suspiros
uniformes al acomodo en muestras y marcajes
Cuando sólo el pelo nos crece o las uñas
Allá donde concentran las visiones
las vértebras o el rápido desaparecer de los
cirios
O los misales contritos
donde el sofá perpetra intimidades
yacen mustios y olvidados

Porque siempre un dejar ir
siempre el caer de tumbo en risas
Como de piedra a piedra y la mentira
Rituales de apertura a otra vida más etérea
más ajena en sus misterios y retrasos

Vendrás mañana?

Por supuesto que mañana
al introito o al incienso o a la espera
a las anémonas y los extremos
sonrisas o turbios tan remotos
tan de cautos labios y castos y rituales

Cuando rectos al festín de las carnes
dolorosas
por lo estricto del banquete
Volvían cual regocijo de los tiempos

Como vientre consumido de gusanos
Como certeza en caída de semillas
Blancos pasajeros      blancos
llenos de esa urgencia de cenizas y deberes

Sobre todo los deberes: Secretos y olvidados
Como huesos que se esparcen


  

  

miércoles, 4 de septiembre de 2013

ACERCA DE PAJARERÍAS (de Composiciones para un barrido y un fregado)

 
 





desde: Composiciones para un barrido y un fregado




13
ACERCA DE PAJARERÍAS



Ese pájaro no cantó a lo largo:
todo el verano de vez
en cuando     c o mí a        un     gusanito.
Ay qué delicioso, debe haber piado si pudiera
después del atracón de jugos y papillas.

Y donde no en silencio como enardecido
melodiaba con / ¿qué otra cosa? / asegurar la pájara
chirridos de lo profundo de la vida
sostenido por códigos ya en sospecho
heredadas dinoplumas que lo cercan
lo fijan, lo liberan, lo condenan
lo chingan y lo impulsan reproduciendo huevos y plumitas.
Ay qué deliciosa debe haber piado si pudiera
después del atracón de calores y tormentos.

Cuando secreto, parecía sueño
sombras rectoras contumaces
en lo más torpe de sintaxis venerantes.

Ese otro sí: Ese otro claro: Ese también:
                                    pájaro palabrero
gran pájaro de cuentas armónicas y andanzas
a nadie deja
mentar los terribles avatares
el creador de situaciones, embarazosas
y cordiales:


Los padres putativos
ni descansando paran de allegar,
oruga tras oruga, en el pico voraz
oh el monstruo de paladar bien pintado
y monótono reclamo hacia arriba / hacia la existencia
no agradece su desaparecido no-creador,
su agradecimientos de engaños
su hambre a toda prueba.

Se la pasa piando:
Como todo lo aristocrático y superfluo.
No un pájaro irreal, nada de eso,
ni otro imaginario             naca que permita
notas esotéricas
como la niña anciana, y la niña niño
o el arcoiris a viruta
repulsan toda convicción o pudiera sostener
voluntad      maravillosa, pero tan
como el ajo, para arreglar entuertos:
Definitivamente
más bien sostienen la inoperancia, la absoluta
falta de prudencia, exceso de torpeza:
esos vientillos que engendran escribanos:
tan alejados tan irrelevantes pretenden ocultar:
exigen la pájara o marcan territorios o
reclaman gusanitos y granos a los creadores
de sus plumas:
a penas el ambiente torna lo oscuro al reinicio
de los afanes en el rito de la vida en lo exuberante
de la lucha por el canto.

Los rieles conducen, y como siempre
llevan al punto final, no es cosa que podamos
sustraer. Lo prueban los vilanos
y el canto de las aves y sus plumas.

Pobres gusanitos, de vez en cuando el pájaro
los comía, y después se echaba a piar
como alegre,
como agradeciendo?:
No.
Como apunto de eructar.
En la descubierta ley de la existencia viva:
O comes o eres comido.
O apareas o mula.

Bueno, también nos arrullan los místicos
imaginan cantos en su escucha
pájaros engendrados por el canto
cantos a lo indecible / contrapuntan extáticos arrebatos
hasta cuando copulan los caracoles de jardín
entusiasmados
los contemplativos de la vida les
pasa por el lado su moledera, su exuberancia
su derroche de alegría también alcanza para cuentos
delirios metafóricos extraordinarias precisiones acústicas
en el devenir de las sílabas.




  
  

lunes, 2 de septiembre de 2013

LAGUNAS URBANAS y su decadencia /de: El Paraíso Desubicado/

 








desde: El Paraíso Desubicado /su pata coja/



14
LAGUNAS URBANAS


Las cecanías de pasto se fueron llenando
de espumante vida
provocada y sapiente
De urgencias en las toallas esparcidas

Curiosas experiencias y atajos
presabidos
Como un tablero para un juego de retrasos

Encuentros sin previas fijaciones
camarines democráticos
que no terminan abruptos con el canje de los tickets

Puesto que allí los soportes y emitidas urgencias
exponían arrumacos provocados como cuando
esas carreras por hot dogs
o susurros conmocionantes en el orden o
exponían /y siempre retrasos/ intercambios
de sombras bajo las brisas
o miramientos en producir la resurgencia
de la nada para nuevos comienzos
y largos finales

mientras el sol seguía su curso inexorable
al secamiento de la esperanza

Acciones fugaces tendientes al probamiento
del grado en la intimidad de la destreza
en zambullidas y materias
predispuesta donde el agua
Cubren de exuberancia los sueños avizores

Difusos concretan redondeces en medio de la grama
Atracciones y un network
de neuronas excitadas permitiendo
la costumbre
o el césped contingente de penurias

Oh el césped
Invitante de hormigas cariñosas
y manos y trapecios
con helados y ombligos
cariacontecidos
como amargores o turrones que no esperan

Murmuraciones conducen al más ferviente regocijo
del hipotálamo
al estrechamiento del látex
agraciado y presto marcan la diferencia

Sombras pulcramente dispuestas
o reposo de vientres y aquietados los turrones
imaginarios y los susurros reales lejanos o dormidos

De conciencias e intercambio de sudores
el perfeccionamiento de reposos en la óptica
casual del albedrío.
Urgencias de sueños tan cerca
de marcas y espacios tan llenos del recuerdo
Prudencias después del oye nos vemos a las 12

Mientras la costumbre
permanece y surjan ciudadanos de temple
y los espacios marquen persistencias:

Pieles retornando a su destino
Pues todo se cumple de acuerdo
a terquedades o retrocesos
a mayor recato
a más abundancia de rayos y de luces
o hipnosis en la gradación de la conciencia

Salvo el tiempo circular de la popular extrema
tan ansiado
tan la hora del matinal de promesas
o la misa de 11