jueves, 25 de octubre de 2012

TÚ RECUERDO (de otra, no de ella) / desde: Si tan sólo existieras

 
 





(desde: Si tan sólo existieras)



TÚ RECUERDO (de otra, no de ella)


No podría compararte a la dulce golondrina de mi alma.

Ya las brisas no soportan estelas a punto,
aquello lo más cándido,
ese correr detrás de los caídos.

Una golondrina no hace memoria.
Y el manido dulce, si de leche soportable,
re-dirige la atención a las infancias.
¿O alguien puede resistir el estorbo?

De paso tengan dos rosas protectoras núbiles,
diosas poderosas, o tan falsas como quieran
el recuerdo de lo ido, esos celajes
esos atardeceres de la mano y el viento que va
como trunca oportunidad a la pasada:
o luna llena herida de árboles el viento viene:

Nunca ha cometido una. Esas ráfagas.
Esas aunque lo soñaras en fiestas de sobrio desamparo.

Tal vez sepan a polen, a pe(s)cado? [1]

Impertérritas revolotean, y miras,
y encantan, pues una golondrina no molesta: podrías
decidir: qué va, si atrapa / mucha gente, mucha mirada,
y Tú, / como eres + que réquete picaflora,
la más dulce, las más llena de metáforas
y jamás fijas / como es debido,
cuando el viento enoja tormenta
así tan como especiosa golondrina / en celo de colegiala,
capaz no puedas mucha contención de especie aterida
demasiadas flores donde posar la mirada
muchos revuelos para un salir de
dudas sobre el riso de las olas,
y en eso
te pareces a la golondrina en el recuerdo,
aquella al pie de la estatua o excusa que despreocupado
un juego de sus risas, de sus recuerdos a medias
Ghimel del Ponto (/que Él, lo tenga en su Reino)
descubrieran papiros de la Geniza del Cairo,
para regocijo de curas y sapientes,
bambúes entre otros des-muy-virtuosos
y ni una golondrina siquiera,
sin sospechases aturdido en el recuerdo.

Porque todo Cavernícola oscuro de brillante o sus
cavernas y ritos,
revolados como si los techos fueran alcanzables
sin ningún esfuerzo,
o si tú fueras su       golondra    trina,
en la contención de los vuelos
lágrima o nectaria, apestosa o refulgente,
zigzagueando entre medio los recuerdos
sería él tú                 golondro   cello?:

para el instante del encuentro
atrapado en un chanchito de Pomaire,
desacato en la moneda vespertina,
dos caras donde no juntan
ni pegan, / ni maravilla disfrutan
cuando sembrados la esperanza / o el desosiego

mejor sostiene / la mente con artificio
correcta y generosa
al oscuro casto ósculo
su tía oscurantina la penumbra, la brillante,
la de nariz respinga, así como tuyo
no tan perfecto sus turbaciones,
curvos de insinuantes como caminos,
como en trántico tránsito al bamboleo
del buscador de estrellas en desorden
que no sabe matemáticas
y ups, no las comprende:
¿qué hacen estas flores, que de ti me apartan?

Fue el inicio de romance de película, y término
en (de)-liberada muerte.

Mas no Tú: - Eres la diferencia -
revoloteas más que palabras:
cuando al fin de la inocencia en el punto de las cruces.

Ya no llegará el cuido des-atento
tan definitivo, como tu abandono.

Entonces seremos
quien (no) supo compararte a golondrinas,
ni por eso recordado o en el viento
planeas los sueños, las brisas, los pinos susurrantes
y ajenas: esas cruces de palo.

Tú, seguirás voloteando seguirás reproduzca
el espacio una golondrina muerta / y apaciguas
volando cada cual a su manera,
miserable en el desacierto,
cuando las lluvias nublen la esperanza
o RIP, no + vuelos; no perpetúen ya, como enjambres
ojerosos entre los copihues.

Mejor anulamos, llenamos de gotas
su poco de nostalgia
porque si bien podía compararte,
no lo hace, ni lo hará,
ni se atreve.

Además: ¿Cuál la diferencia?
¿Quién apuesta?

Nadie, por supuesto, lo privado
a faranduleros sólo importa,
y no hace confesionario salvo los ingenuos
esos que en noches de luna aúllan por los prados,
y ni así llegan: ni así llegan.



[1] La (s) susúrrese en la mente con delicia rebosada.






  
  

martes, 23 de octubre de 2012

LA BIENVENIDA (desde SI TAN SÓLO EXISTIERAS)

 
 




(desde: Si tan sólo existieras)



LA BIENVENIDA



Del amor que gusta tanto, y de su tierra, había traído
su costumbre de casual.

Algunas imprecan la envidia que prosterna.
¿Es posible que el cabello suponga algo más que ritos?
El escamoteo de las promesas.
La manera de ocultarlo.
El desafío.
Una espada de cristal en la salida.
Algunos sucumben al jadeo.
La rucia desafía la memoria.
El camuflaje de los círculos, los círculos mismos.

Cotilleos abultaron comentarios.
No la esperanza. Extrañas historietas.
Un presbítero se da por no enterado.

Al rastro de tu acento, que ingleses extrema, pasó,
como si aun fueras por tu isla: Vestida de miradas.

La estéril mente posa aquel silencio
que curvas ansiosas prometen / y deniegan.

La conciencia del olvido, como anticipo del secar las hojas:
Huraño aquellos ojos supe. (Si es que supe).
Ese dejo que aun nos retuerce.

En días lodosos, el tiempo oculta portentos:
Testarudos viajeros a los pálidos mares
inciertos
descifran estudios desatiempos displicentes.
Una que otra manera.
Como reina de corte imaginaria.

Devoto de razas que asumen sólo palmeras. Y sombras.
O el sol.
Mientras vean la ternura de tus ingles.

Cuando hayamos repetido el designio:
¿Qué será de tu porte desnudo?
¿Recordará el viento las hebras del sueño, la caricia del tiempo?

Juntos perpetraron la consumación de ese aullido
en Rockland, donde el amor enloquece por designios.
En realidad fueron cuatro desazones.

Aún hoy presiento              / y tenue:
El rumor de los instantes     / y grave.
Lo áspero de tu mirar          / para nunca.
La arena                              / de tu voz:

Nadie quiso titubear lo prometido.
Nada será si te recuerdan.
Ni el tiempo sabe de tu paso.
No la historia recoge tu certeza.

No hay escuela que conturbe tu silencio.






  
  

lunes, 22 de octubre de 2012

Texto que pudo ser escrito, pero jamás lo fue. / (Recordando Nag Hammadi)

 
 







(Recordando el encuentro de textos en copto en 1945 en Nag Hammadi) 





Texto que pudo ser escrito, pero jamás lo fue
recordando Nag Hammadi

  
  
Hoy la soledad es distinta:

Ay bella y desnuda ay atrapante y sabia
ya no quieren que siga en tus redes re-cogido
bailando a tu exigencia

pero seguiré
requiriéndome a tu ritmo de amor
a tus ritos y certezas:

Llega el tiempo oscuro
cuando el pedernal no produce chispa
y la paja húmeda
y el aceite sólo engorda Roma
y la luz apaga
y la oscuridad /que Nicea derramó/
nos envuelve a todos

Debo quemarte dicen
o seré quemado

En ti la verdad el conocimiento la sabiduría
como en mí
obedientes en liberar
para besarnos en la luz y las tinieblas

Guareceré tus textos /Entre tantos textos
El secreto se guarda en el secreto
La voz en el silencio

Tal vez sólo tal vez en esta vasija alguien
te re-encuentre
y vuelvas a bailar
y alguien otra vez en tus redes
oh sabia oh bella oh viva
el Espíritu poseído inmediato
sin intermediario que engorde
y estéril encanezca

Debo destruirte dicen
o seré destruido

Caminarán de regreso hasta el principio
Hasta estos días duros y secos
y aquí la Magdalena la bella y sabia
la besada por el Maestro
la pura
la que sabía

Esto que me ensueña no más que sueño es
ya no tengo siquiera dónde escribirlo
ya vienen
el apuro y la ignominia
al basural debo /a la tierra acogedora
en el desierto /la luz
en las tinieblas /el verbo
allí mi cántaro
en el secreto /el Espíritu
allí mi sueño

Debo destruirte dicen
o seré destruido
Ellos: la carne putrefacta




-------------------
frf
22 de octubre de 2012




  
   

jueves, 18 de octubre de 2012

SOBRE LA VERDAD (desde Si tan sólo existieras)

 
 






(desde: Si tan sólo existieras, el 20)



SOBRE LA VERDAD




El camino verdadero donde ni lo oscuro ni lo claro
sin espejos que orienten ni cardos protectores
no se avisa       No es la piel     la farándula     el escote
la marca del colaless en la falda

Donde juntos /como sin tiempo/ ni brumas de huellas
no se avisa:

¿Quién avisa las nubes tempranas?       Salvo sombras
¿Quién los cristales al sol / las nieves a la luna? Entre las reflejas
mansedumbres:
¿Y si fuera terrible cómo soportarla?
¿Acaso no rehusarían el encuentro: nosotros tan solos y necesitados?
No se avisa
No es el secreto a voces de la noche

Las señales conducen donde otros quieren que conozcas
y no siempre la cordura /tampoco mucho en desvarío:
esos caños entre medio de la piel      la humedad
o te oculten la muerte de los cisnes       esas ya tan anunciadas?
La tortura hacia Dios / la renuncia al desapego

Sé como la fresia: perfuma sin esperanzas ni desafíos
pero retuerce/insiste/o claudica: la medida no está
en esa nada imaginaria

Un camino zigzaguea en tu interior y nosotros el camino
como el sello y la cara / o las nubes y el viento
donde el inicio del agua       de las piedras /que no busca y llega
permanece la urgencia de la nada sin sentido:
Quien tú y la especie fueran lo mismo
Sonríen para perdurar y hacer del día la morada
Ah        ya tan lejos        ya tan cerca de la noche
La que sueña ilumina      remueve:

Van por lo oscuro o lo claro y poseerán la vida
La vida del camino /y tú: la ruta      sus pasos
como entre piedras o lobos:
Como lo oscuro de una rosa y lo claro de los cardos
Donde saber una rosa: la certeza de la audacia cuando miras
y estás en ella
Como su color su perfume su ajado su ausencia de deseos
Como las espinas del cardo
la atencionalidad de las niñas


Penetra: sabrás lo que es amor
una rosa y celofán /unidos en el rito ajeno
y sin querer detengas: a conocer la verdad:
el encuentro fortuito        el encuentro de la estrella fugaz
para quien luces hermoso y la guías
la verdad del caminante /la nada de tu vida /y sin embargo /su amor
o su amor / y su amor / con insistencia:

Por eso te apegas     pero desarrósate        desajusta y permanece
el oriente al calor      /como a mineral extasiado/ o final verdadero

Habrán preparado la morada sin conducido
donde otros logren su compensa:
Lo que buscan cuando dicen “por aquí
destruir hortalizas en el humo sangriento y esparcido
apaciguar al padre sanguinario y temido y temeroso
en el origen del inicio /cuando balbucías

Rosa te habrás hecho o Fresia        y perfumabas
extasiando o yendo      pero siempre aquí
siempre en el instante en que cae la lluvia
en medio la noche y su encanto desalmado

Si sereno: la verdad del amor cuando gozas la lluvia
o rebota lisonjera o sordos los oídos:
pues no hay fuera /ni más allá/ de cobija:
siempre aquí        cuando escurre la lluvia
cuando el camino tortuoso y fácil /llega y transfigura
claro                  como noria profunda
y luminoso        como caída fugaz /esos álamos al viento
y difícil              que no pueda ser robado ni contra-hecho
o sereno en su encabrite:

La caída cierta que refleja            hojas interiores al construir
o la paz del caminante quieto      siempre aquí para gozarla
avanzar      cuando retrocedes / lograr su quietud
/para ir detente en el torpe y fino de su caída:
Siempre aquí
cuando rebota la lluvia / el instante quieto de lo fresco
lo vaporoso leve y la tormenta

No creas que las orugas perfidian como parecen:
Eres tú quien las recrea        quien la rosa la perfuma rosa
si las imaginas para ti      cuando la atrapas
cansada mariposa /sombra de mariposa /mariposa que vuelve
y ya conoces y las amas y las haces como tú      y tú como ellas

Como al perfume de la fresia cuando deleitas
porque sabes
seguirán retornando después que seas menos que una sombra:

Cuando ya nadie suspire seguirán las orquídeas irradiando
su llamado al misterio
su llamado a la vida-muerte /al olvido
que todo para en el olvido

Y no ames al espejo: Si alguien dice Yo soy el camino
no restrinjas no eres su rastro       o serás una sombra ante el sol
Él vino para no irse y falso // Tú      para partir

No caben dudas

Pero ve con los demás       Aquí siempre
en el instante único ese ni siquiera perteneces o sonríes
aunque atesoras: el instante de la lluvia más tenue:

Que después vendrá el tiempo de la nada

Cuando ni noche
ni silencio
ni memoria



frf
últimos ajustes: lunes 17 de agosto de 2015
(el texto se inició hace un poco más de 10 años)


  
   

miércoles, 17 de octubre de 2012

DESALIENTO DEL CIUDADANO (desde Si tan sólo existieras)

 
 





desde Si tan sólo existieras



DESALIENTO DEL CIUDADANO



La obscenidad que me invade no es de infinito,
pero muy oscura,
como quiebra cuchillo mellado, sabandija
pesa en el vientre, como espina soñada,
densa,        en el corazón de lo imposible
confusa,     la más tenue mariposa dañina, algo,
torpe,         y orquídeas a lo propenso de lo vago.

Si él lo dice / será cierto?

¿Podemos creer sus palabras como creemos una ronronera?
Se eriza y refriega contra el tobogán, en el centro de su dicha,
a la altura de nuestro tobillo, / ese secular/ y para el caso,
¿creemos a la peluda engatusándonos cariño y rascadores de tejas?
¿o solos, imaginamos sus peces engullidos y sabios
y también los otros, / los peces pecados?

¿Cierto que ellas también multiplican?
¿o parecen tan sólo gruñidos, y ni siquiera sutiles-rudos:
y claramente muy poco creíbles, verdad que la vida?
quién es la luz de la dicha, o el silencio de lo amargo?
¿sería dulce si fuera infinita,
o callada, o prima, o principiada, la desazón de lo vivo?

Ah, si así lo fueras, invadido,
¿quién lamentaría los guerreros?
¿quién soñaría lunas sangrientas?

Solo tú puedes ensoñarnos esas lunas secas y
camelias tortuosas, y de carne suculenta,
ahora que a la palestra vuelves y sonrisas
como si nada hubo pasado, de pobla en pobla,
después de 30, pero, ya es abuela de pasados.

¡No por lo menos!, la oscuridad que le invade,
de estirpe duda y enmarca y vara, en él
denso retorno que nada vuelca y empoza.

Presiento que somos gemelos:

Como si el Once se fuera repitiendo,
Hiroshima acabara nunca,
un permanente Holocausto,
fresias marchitas, con el dulce olor
desvanecido hace 30 / porque no supiste
porque preferías bailar los otros subterfugios
porque jugabas una astuta gata promiscua
como todas las felisas / filosóficas, de paso,
ciertamente provinciana.

Sí, hoy siento oscuro y solo:
si muerto siguiera sintiendo,
como ya nadie escuchara los gritos,
seudo           y contrito
torpe            y exalta
callado.

La oscuridad nos invade.
Invita el cansancio: torpe, y confuso.

Ya no más gatas, por favor, alejen las petunias,
ni menos uniformes dudosos / ni las orquídeas,
negros almidonados,
sospechen de ellos, disfrazan columpios,
como membrillos sin colegiales:
Confusos.    Sin rosarios
Torpes.        Con muestras bífidas
Densos.
Ah, pero si bajo       de blanco fuera
en calzones y corpiños y confusos?

La oscuridad que me invade se arma de losas y témpanos,
se llena de orquídeas confusas.

Como ves, mezclado en los pétalos,
oscuro, oscuro de brillante
calla, de estruendo, / torpe, de sabio.

¿Lees la oscuridad, el silencio que irradia?

¿O no ves nada, como yo, y todos los intentos,
y oscuros para un mantener la desidia?

Porque cuando no te estás dispuesto a darte entero
ya no importa nada, salvo tu bolsillo,
tu relucir en medio de bostezos y dólares como ombligos
y atrapes como catapultas y confusos.





  
   

lunes, 15 de octubre de 2012

EL PRIMERO DE LOS ASUNTEQUES (de Menudencias del facebook y Otras Tripas)


 



de: Menudencias del facebook y Otras Tripas



EL PRIMERO DE LOS ASUNTEQUES




¿El primer beso? posiblemente medio gelatinoso
todos quisiéramos olvidar
o no lo recordamos para nada: como
el primer llanto / la primera bocanada
sabemos que fue / pero hay badulaques:

insisten en gatos por adelanto y lo ponen
como sentimiento por los cielos:
los que no logran siquiera una línea que no sea
insípida    bisutera    meliflua
no paran de alabar el primer beso

Que si de verdad recordaras uno primero
no te quedaría más que arrojar las monedas
y de la higuera colgarte para borrar el horror
del sacrificio

Si les hablaran del primer beso negro?
el primer ósculo
o hasta el primero con lengua?

Rodeados de enemigos
ahí que apreten cuevas a la salvación de sus almas:
apretar por Cuevas     dijo     y se fue a caballo
como alma que la zumba el diablo:

pero no era la primera vez:
ya estaba muy acostumbrado a esos desastres
decidores: el primer beso    mmm
la primera mano en la calidez de las entrepiernas:

ésa sí que se recuerda!
Húmeda    explotando en gusanos.




------------------------

frf
11:33 – 12:03 – lunes 15 de octubre de 2012







en la región del Bío Bío: allí es público y notorio...


SALMUERA INSÍPIDA (texto suelto)

 
 



texto suelto: es sahumerio... debiera ir en Acerca del FaceBook y otras tripas...







SALMUERA INSÍPIDA



Hoy me / qué? / amoniacalmente debilito
practicando un roncar
plácido / como si abandonado de huríes cachondas /bajo
un cielo de valkirias al aguaite:

La incomodidad / las nubes viajeras / lejos el mundo y su nostalgia
/en medio su ajetreo: cuántico/su oro/ sus lombrices/
ése en la ladera-huerto-bacán con librito en la falda
/olvidado y oloroso:

Para qué alcanzar Bienaventuranzas si gozas ya en el Cielo?

Ah esos ombligos           almendrados:
un cuenco de aceite         olivas en la espesura
un aceite con su               ajo: fortalecidos en la imagen
afrecho del pan de tus silencios.

Sólo cuidas que no te llueva
(Jesús el costalazo si con dolce farniente llegara el barro)
tactiquillas de rencor-transcrito // pensamientos: malos
esos que de truchos llegan a sabios /
esos en cabalgata a la ceniza.

Ah las palmeras como muslos
peores caóticos deseos directos al punto omega
(aquel que da paso a la Quinta Dimensión: Oh Aquarius)

Ah las arenas             como besos?

y ante: ninfititas o tritoncitos: correctas series de eructos bien logrados, como si en penta-trama, como si todos los angelitos y todas las angelitas / diurnos y nocturnas después de perdices / en caramelo los adobos, bellas a la seda, bellos al alfanje y la valentía en la contienda de tisúes y almohadones entonces, por saqueo, por asalto, o hasta al fiado, sintiendo el canto de cisnes en el horno puedes permanecer converso en ajo y mantequilla:

Que nadie la despierte / cuiden su sueño / hasta que el
omega la achicharre/ la sirvan tostada y sudorosa
caracoles de jardín     al ajillo sus deseos más estrictos:

Porque abajo como arriba dicen los sabios repi-tiernos
porque las lechuguitas: deliciosas como querubinas
y tú / sumas a los buenos augurios: los + bellos sentimientos
los + correctas conductas / los + estrategias amorosas
para la Bienaventuranza del Cielo.

Oh diosito mío
qué salmuera menos sípida:
conserva su olor a día agitado / y sudor / lechosos / agrios
nos deja no dormir noche con noche
asegurando los días exhaustos.





---------------------------
frf
13:47-14:19  – 21:05-21:15 – 13 de octubre de 2012






  
  

miércoles, 10 de octubre de 2012

RECUERDOS MÍSTICOS /desde Si tan sólo existieras/

 
 






desde: Si tan sólo existieras




RECUERDOS MÍSTICOS


  
Dices que fue de oscuro
Espesa espera de silencio / sin gallos vigilantes
no nubes mensajeras

Inciertos anónimos brujos fraguan sus responsos
inciertos dóminus vobiscum y spíritu túos:
En busca de rosa como verdadera
como a punto deshojada

Eran las densas encubiertas
oro en las viajadas     a veces arduas sombras

Y el sudor corre y naufraga los refugios
y un sorti-fango de sonrisas
y un iluminó la desazón de su cansancio

Era de crujidos claro oscuros / y aceptando
la inexistencia de la verdad / salvo en la
concordancia de la rosa

dices que fue de oscuro

En tierra de sombras y abandono
Sin lumen de lumine y negro y gris
casi como premuras

Desierto como sin prisas verdaderas
Desolado como esparcido en lo estéril
Con todo de abandono

Sin Deum de Deo     Sin lumen de lumine
Como oscuro