sábado, 6 de octubre de 2012

EL AROMA (desde: Si tan sólo existieras)

 
 






desde: Si tan sólo existieras
El III de Tríptico de la Presencia Redundante



EL AROMA


  
El patio
El recuerdo del enigmático Siberia
Vahos de la noche     La humedad pegajosa del retorno
Nostálgico                 como si volcado al futuro
ácido                         suavizando la dulzura     los dejos
                                  ese matiz de mirras y de faldas
renuentes      induciendo al balcón:

Pero tú / ya no estabas     ¿dónde estás?
¿en qué desnudos?

Ventanales entreabiertos de corazón asombrado
El efluvio de la mirra     /     El barro presentido
Un jazmín del Cabo en la infancia importuna
Ramillas de romero en Londres
noches de retardo: con todo el fulgor a la deriva

Escuché un ruido            / por eso te llamé

Azahares en Ronda caliente y fría
cuentas de rosario          en la más pura de las sombras
pétalos de rosas             salpicados sus reflejos
cadenas                         unidos en la sangre
Todo aquello que induce a la vida

Su misteriosa presencia
las manos                        el recuerdo prisionero
nuestra embriaguez esperanzada

Para ti el rosario de pétalos y remordimientos
rosas en la sombra luminosa:
retornos de incienso llenan el espacio
donde fosas predispuestas abren al aroma nocturno

Sagrados Recuerdos     /     Impertérritos Agobios

El Canto Gregoriano clava en la banca de madera

El mismo idioma aquí en Londres como allá en Santiago
El recuerdo divino avanza desde Our Lady Chapel:
renueva sensaciones de inocencia lóbrega
bajo la nave bizantina y el mareo de la torre

Las madreselvas de olor transportan la noche
La pieza oscura y solitaria

Estoy sumergido    / otra vez solamente /

Recuerdos no esperanzados y provistos
buscando en la noche clara y tenebrosa

Siempre

la infancia     otra vez presente     o activa de olvido
casi en la muerte del recuerdo
sus colores perpetrantes
su aroma a vida      misterios y tinieblas / o chispas inmensas
como racimos de lujurias:

Retornos                  en lunas vivas y humeantes
huidas                     porque imperfecto en la luz
las fijaciones            oscurecen la noche del mediodía
y asperezas:             las ciertas asperezas:

Indudable que el Jazmín también tiene su atractivo




  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario