domingo, 6 de octubre de 2013

OTRA SÍLABA CON UTOPíA (de: Carteros Atrabiliarios, Dulces Energúmenos)

 
 







desde: Carteros Atrabiliarios, Dulces Energúmenos




OTRA SÍLABA CON UTOPÍA



24



A guardar va, hasta cuando extinga,
contrariando los energúmenos
el recuerdo de tus tiempos al vuelo.
Conservará para entonces tus ansias desplegadas
como jote vigilante en la memoria.
Para libertad mantendrá un escapulario
tu rastro veloz, tu cernícalo misionero
en sus legados de A D N.

No sabe qué es para siempre.
Tus alas son pasajeras: no más que una
una fortuita disonancia: Se le escapan las palabras.
Sus neuronas mueren de 5 en 5 en cada asalto
a la memoria.

Conoció de tu ajetreo silencioso y en lo oscuro
ese arrastrarse por la pendiente los colores
y ahora quisiera atrapar una de sus ráfagas
guardarla para siempre en la espera
como si no supiera que lo verde escapa
o nuevos terrores, nuevas plumas en la tormenta
vislumbran y aquejan:

Sucumben esas esperadas
briznas, las rachas que harían al espacio donde permanezcan
donde sea fácil ponerse de acuerdo para entonces
sobre papel, porque acepta aún la salvación
de las memorias, esas son aventadas.

O tareas donde el amor no es desplazado.
O corazones donde las telas escocesas del recuerdo
aun en la cuadrícula, cual llaman para el juego
las holguras entre los muslos
adivinos y la persistencia, si echan un conjuro
esperanzado por sobre los espinazos, los escurridizos
los signos astrológico, los dados plumíferos,
y los dominante astrolabios no sean para siempre.

Te quiere entera a su guarda y permanencia.
Por eso conjura. Cuídate de su lápiz.
Te está llamando como que 2 y 2 son dichos
de un canto inoportuno y sapiente.
Donde lo 1 lo es de efervescencia o casi pero todo imprevisto.
Y es no lo mismo que tener razones para el llanto.
Como de conjunción planetaria.
Como que las faldas fueron arreadas e impera la cordura.
Porque atrapados para siempre
justo ahora cuando el conjuro quisiera desterrarlos
para entonces también: para un nuevo juego de muñecas.

Cuando quisiese
SIEMPRE como parte de la Historia, como
logos revoloteantes y hasta cuando parte en una cruz
y nadie lo sospeche.

O hasta nunca
acaben los ingenuos deseando sustraer
o ser responsables de su lujuria.
O al menos hasta aquí, y de pasada:
Te irás desvaneciendo
hasta el tiempo de tu paso por los libros:

a la leyenda:            tan como imperfecta
a la memoria:           tan como maleable
a los ritos:                donde un general desconcierto

en la sinopsis: convierte en familiar
o en drama: que le impide ser libre
a la nada o el destino de todo lo viviente
que ya después del recuerdo: desaparece
rastro que no sea más que polvo en el polvo del polvo.




   

  




No hay comentarios:

Publicar un comentario