martes, 20 de agosto de 2013

FIN DEL INICIO (el 9° desde El Paraíso Descolocado)

 




 





(desde la segunda parte: Vacaciones y Sorpresas
de "EL PARAÍSO DESCOLOCADO, su pata coja")




9

FIN DEL INICIO


Buscaban palotes verdes / o destazados cafés
según fuera el entorno de las horas y su deriva
así fijar un tiempo incompartido / secreto
sin agentes extraños de donde pudieran emanar
las debacles
en esa intimidad que los hacía
palpitar
y sentir /ligeramente culpables

¿Cuántas personas habría en una de esas cruces
clavadas?

Los escarabajos mitológicos que aceptaba graciosamente
en el cielo en la tierra y en todo lugar
con una que otra intensión de íntimas arañas
o murciélagos sapientes
proveían la materia de esa experiencia
perdurable que los uniría para siempre

Quién descendió a los infiernos?
Quién no romanza enfrente sueños inacabados
cuando el bosque se espesa en el olvido?
Y el agua y la tierra para formar un lodo intuitivo
donde fijar un presente de figuras y dominios

y recuerdos que

arrastraban sombras vegetales
sombras de plegarias        secretas misiones
a una espesura abierta donde el estero remansa
donde la vida perdura sin preguntas
donde mostrábanse más íntimamente
más secretos los insectos insistencias: las verdades
al margen de misiones y contratiempos

Agitan las ánimas benditas        agitan los dedos
/tan expertos
tan lenguas venturas y secretas/
inquietudes no sabidas / ausencias ignoradas
presentes entre los eucaliptus y chupones
entre los jeanes y las percalas

agitan las maneras del recuerdo y su preservación
en la nada

Y el sol multiverdizando a gotas por la piel
o por el recuerdo o por pensamiento palabra y obra:
íntimos sudores
un verano de lluvias y copihues
lluvias y chupones
lluvias que no volverán a enviarlos al hogar de eucaliptos
ni cuando los hormigones sacados de a uno
en uno como culpas al aire             gravísimas culpas
y ojos en la altura
y los coigues en la paja ocultos para un madurar + rápido
más a tiempo de ser comidos sin remordeduras
sin abstinencias        cuando el olvido de lo verde
y las zarzamoras extenuadas ya no dieran más su fruto
de aventuras y rumores

O el insecto irisado explotando
que un deseo exuberante extorsiona
a contriciones imperfectas      a plenas del dulce
fuego ardoroso y persiguiente que no terminaban
con el sueño de la noche /ni a veces reiniciaban
y se perdían a formar el marco de pesadillas y zozobras

El recuerdo del sabor compartido

Esa vida de presente         esos fervientes ocultos
la + abierta espesura y + secretas
donde echaban a pelear los alacranes
compartiendo un presente que el futuro
aún no arrasaba
ni lo nunca destejido iniciaba su desgaste

Encimas ácidos
webs penitenciales cuyas fórmulas aún desconocen
y aquí no atrapan       pues        Ay cómo provocar el retorno
si el futuro ya no existe todavía?

Tampoco el pasado

En un tiempo de sucesos que sólo desordena la memoria

y escurre indiferente
en quienes conocen de oídas los titubeos

la vida se encarga de establecer los contagios
o sugerir las imágenes
que no atrapan ni perduran
pues cuando su recuerdo: marcan el fin del inicio









No hay comentarios:

Publicar un comentario