lunes, 13 de agosto de 2012

CERTEZAS de la piel (de Si tan solo existieras)

 
 
 


 
 

(de Si tan solo existieras)




CERTEZAS de la piel



Ah si pudiéramos tocar.
Ah, si de verdad nos fuera / dado / amasarlas sonidos.
Morder en gozo sus pensamientos.
Debilitar la fortaleza con lenguas mensajeras de la piel:

Entonces la llegada del poder ahíto
paraliza nuestra ansia: no.
Resuenan los clamores y quebrantos.

Hembras, núbiles de velos, furtivas,
nadie podrá derrotar la flaqueza poderosa,
quel sudor siega en noches de consumaciones y de signos.

¡Ni aunque el día llegara!

El día que destruye la noche acogedora.
La noche que hilacha días incautos y furtivos,
pero, débil, sin duda, siempre asusta la tardanza.
Siempre seguirás perdiendo:

Entonces el tiempo de la abundancia
de la nada
y el rechinar de dientes.

¿Dónde estás?

Se te enfrían todos los huesos:
Tienes fiebre.
¿Dónde estás Sulamita?

Ah, si pudiera atrapar tus sonidos en huída y destiempo.






  
  
  

4 comentarios:

  1. Ando revoloteando. Me gusta cuando la poesía se desbrujuliza, cuando los diálogos se lanzan sin paracaídas, para nadie, para quién, como de locos, como muy auténticos, como más reales que el hambre misma.

    Abrazos amigo

    ResponderEliminar
  2. Hola amigo Jorge, Jorge Muzam, saludos cálidos.Un abrazo cálido.
    Razón tienes. A veces los textos se despercuden y salen crudos de hambre, y aunque uno lo sabe muy bien, a dónde pudieran ir... no es cosa de hacerlos personales... y salen a buscar acogida aunque no tengan a dónde llegar, ya se las arreglarán por su cuenta...

    ResponderEliminar
  3. Gracias Fernando. disfruto de tu poesia,acompañada de exelente musica.Felicitaciones amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adriana. Adriana Carvajal Herrera: Me alegro que te agraden estos textos. Agradezco su comentario. Un abrazo.

      Eliminar