martes, 14 de agosto de 2012

DE TODO, PERO NO RENUEVOS (el 33 de Londres y Cercanías)









(desde: Londres y Cercanías)



30
 DE TODO, PERO NO RENUEVOS
                                                                            (donde el hablante relaciona su nostalgia
                                                                                          con el gris del presente)


Diáfano como quedas después de la tormenta
chubascos de verano sobre Camden Town,
ahí tan cerca donde agarrarían al fulano
y salpicó de refrescante y limpia esperanza
esas esperas en Good Green,
los patinajes del Ally Pally,
la certera casada en Edmonton Green liberándose
de las colinas del norte.     /Enfield.
   
Igualmente negra, tartamuda, amarilla, latina, sajona, esperanzada, griega, blanca, cobriza, descuadriculada, italiana, irlandesa, rubia, judía, repetida cada esquina para confusión del visitante, pelirroja, abigarrada, jamaicana, carnavalesca, tanto ladrillo por aquí y por allá tanto, tanto etíope, tanto indio, tanto musulmán, si hasta las algodonosas nubes pueden ser chinas, o rusas, o punks, católica ciertamente en sus rayos, poblada de skin heads, española, anglicana, rica, puerca, noble, miserable, bella, violenta, fea, amable, sucia, plebeya, gay, pakistana, deforme, puta, transparente, oculta, midle age, fogosa, alegre, triste, copetinera, financista, y más extraña y más única. Y tantas otras que harían de esto abominable.
  
No pasan las renovaciones y derrotas. No llegan.
No quedan. Sucumben. Las absorben.
  
Los renuevos que ocurren a nosotros, no a ti,
en París
o en México,
(no ciertamente al lado de un puro muro ya para la nostalgia
y el agobio,
ni en petróleo oleaginoso en su desesperanza ya ida):
donde pudieron leer algún libro, cualquiera,
o asistir a conferencias, notables. Parar la hoya.
  
Porque tú vienes de vuelta
cuando ellos van a su nuevo paraíso,
siempre buscando paraísos,
de 3000 cargos designados
que cubrir
a fecundar
sus pasados ultraísmo radicales
  
de niños en vergüenza
suspiran la crianza en la callampa
donde valen hongo a tres días de compartir extraños
por cada treinta de herejías.
Ah, cómo agrada el anarquismo de jóvenes,
el idealismo desmedido en inexpertos ipso factos
compromisos de lo verde. Siempre
que pronto maduren Directorios.
  
Y fue una nostalgia de ignorantes rebeldías,
ignorancias hoy departen
alegres conferencias
qué tan indómito pasado.
Libros y conferencias son sabiduría, dicen.
  
Al menos hoy la utopía concreta,
su reparto
su echar barriga.
  
Son buenitos.
Eran osados.
No quedará ni rastro.
  
No a ti como a una madre benevolente.
Ni a los primeros labios de montañas.
No viene de la infancia el consuelo.
  
Ni de los muchos conferencistas y escritores
que por tu espacio también renovaban para futuro verdadero.
  
Ya pasó el tiempo de los Mirandas,
de los Riquelmes,
de las Logias.
  
Hoy estamos fuera.
Somos olvido.
Hoy sólo nos recuerda Wall Street,
y pies de página en las financieras rosadas.
  
Vamos a tu vientre como al de amante:
  
sabia en dejos,         o transpirada y cargante o
avara de la queja,     guardando el atractivo y
  
reposada de piel, exhausta,      bragas y alaridos
estrepitosa esas carreras,          y en la urdimbre
duradera de clímax,                 onerosa
  
estímulos tan ciertos, tan vicios,              bombones
colorinche esas medias y pescados,         misas
desnudos en lo público del instinto,        boletos
intuicionada cuando oscura,                    o transparente o pereza
  
culta donde la cordura,              el orgasmo y la secuela
pendenciera bajo cuerda,           en la bragas, lápices, dinero
  
abominada de tontos de remate,                        que nunca faltan
deseable:                  
  
Acogiste cuando el rastro marcaba la ausencia de futuro.
Conocida en la plenitud de un viaje de fracasos.
De un entorno y sus derrotas.
Un retorno y sus migajas.
  
Ni tan vieja llorando por guías medievales.
Ni tan abominable siglo XX que debamos arrancarte.






  
   

2 comentarios:

  1. Fernando, felicitaciones me encanto. Aprovecho de dejarte un saludo de cumpleaño, muchas felicidades amigo mio.Un año mas que dejamos atras y viene otro para seguir en la lucha y que tu entorno te colme de mucho amor.Mi abrazo va cargado de un fraternal cariño.

    ResponderEliminar
  2. Hola Adriana. Gracias por saludos para el cumpleaños. Así es: siempre no queda más que seguir mientras sea posible.
    Me alegra que el texto haya sido de tu agrado.

    ResponderEliminar