lunes, 5 de marzo de 2012

TESTAMENTO (el 37 de Expropiación de la médula y otros textos)

  
  




  




Sabemos que estas formas vienen desde muy lejos. Hasta que no encuentran por allí una abominable, no se atreven a intentar un desagravio. No es posible triturar de modo tan anti-ladino algo que debe hacerse. Motivo para clasificar con igual derecho en <Cosas del FaceBook y otras tripas>: aunque subsista la duda.


(de: Expropiación de la médula y otros textos)
ahora como parte de un tríptio:
el II de TRÍPTICO REALISTA



37

TESTAMENTO
                     

(con los debidos agradecimientos
a las innúmeras ayudas)





Declaro:

Para trasplante lego mis neuronas.
Ítem a los gusanos:   mi carne.
Ítem a las hienas:      los huesos.
Por favor   //tímbrelo.

Dono mis neuronas:
Así no seré yo el único que deba
soportarse.

Y hasta   a lo mejor   por qué no
mando
y un beneficiado
encuentre el modo de atrapar
la dichosa Paula /la de la nítida cintura/
me abandonó
por otro tan + mejor que yo
que no la perdono
y en él cúmplase: el manjar de los dioses.

Si ocurriese   y siempre es tiempo
de mis gusanos volarían   no moscas
mariposas de mayo volarían
y las hienas romperían en deliciosas carcajadas.

Ah Paula ¿cómo pudiste?
¿Aún es tiempo que vengas?
Alma no me dices nada.

Después sonó un ¡BANG!
pero los carniceros no reaccionaron a tiempo.
Era un día de esos    tan jueves.
¡Porca Miseria!
¿Quién puede querer neuronas pusilánimes?

Por favor   //tímbrelo.
    
----------

frf
 
 

El divino jazmín hubo de legar su bóbit. Habráse visto egointeligentismo más epifánico y dupacuático?

 






   

No hay comentarios:

Publicar un comentario