lunes, 12 de marzo de 2012

RECORDANDO CIERTAS LÍNEAS agresivas (de Expropiación del árbol y otros textos)

   
    





A veces no queda más que exorcizar textos encontrados al voleo de una imaginación recalentada. Así la propia mesura no se pierde en agresiones en medio del desierto, y los momentos del agobio y la inspiración no sea desaprovechados; y el esfuerzo y el conocimiento para edificación de los teclados: que solos no se mandan, se diluyan y pierdan en ataques como si la histeria nos poseyera y orientara el deseo como ataques cilántricos hacia la epilepsia de palabras.


(pertenece a Expropiación del árbol y otros textos, la parte final.
pero también podría ir en Cosas del FaceBook y otras tripas...)




RECORDANDO CIERTAS LÍNEAS agresivas

  
 

Hay seguidores irredentos del decir más simpático
irreverente / cáustico / y en moda ya pasada
en per secula seculorum y del inicio
que de la pobla
imaginan ad eternus:

/ Y para dar un mazazo: grave y contundente: legan su bobit.

Más bien parecería que soñaran
aquello que como popular imaginan en delirio
en noches de huevos fritos como ojos
y fiebres como deseos:

El Jazz cabernet saugvinon                     de la culpa
                                                               y el negro desconsuelo
el básket encestando moras                     cuando la infancia
                                                               y la negrura descarrila
guantes de box                                        (y ojos en tinta)
                                                               como liebres de marzo al azabache
                                                               y su mirada goteante
100 metros                                              (en carrera con lo oscuro)
al atrape de la luz                                    lo urgente en pre destino
y ojos cerrados                                       o su poco de golf
                                                               iluminando la noche:
negros imaginados pasatiempos              entre líneas.

Muchos
(y lo no atrapado: importa poco)            blancos sueños resaltantes:
Sus pesadillas:                                        tintas.

Algo posiblemente con el Sida: el bajo tiempo / la sobrevida
negras líneas aguachentas.

//Grupos, para un solazo, fábricas
Comas para diabéticos

Tal vez Freud sepa a qué atenerse.

Llama poderosamente la náusea              atravesada
                                                               negra y golosa como calamar
gruesa                                                     y grande
                                                               dura / y atorada.

Cuasi grave en su horizonte                    ampuloso
                                                               en la llanura gris (en la luz)
reducida a escasa murmuración              y quejumbres
melifluo en el más pequeño                    río pantanal-oso
como independencia total                       y nada
                                                               / su-realismo de masacre.

Ciertamente que Freud sabría por dónde sobra ese coraje.

La negrura del ambiente:
la autonomía como escudo.
Líneas que no atrapan ni el azabache del ansia.

Ah qué imaginarios más excelentes
al margen de la pobla:

no permita la parca ser atrapados en desvaríos
y lechugas cuando la nada nos alcance.


----------------








   
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario