miércoles, 20 de julio de 2011

CANCIÓN DE LA PENA PARIDA (en el 36 de Acerca de Naufragios)





desde: la parte: La reiteración de la Práctica
(el segundo del 36° "Tríptico para el Olvido")


de: Acerca de Naufragios




el I del 36



CANCIÓN DE LA PENA PARIDA







Y yaces como detenido
como si al mar lo hubieran retirado

y no quisiera regresar

en la espera que retorne la cordura
agobia la idea del instante
ya no habrá más la frescura del engaño
ni una hola que contenga el despertar

porque hubo un pedir permanencia
y hubo un callar de locura

el blanco del amanecer no cristaliza
salvo en esa tenue neblina de recuerdos
ya no asoma lo esperado ni avizoras
en el muelle donde acallas y retuerces

donde lo cierto es la distancia
y lo sabido
la distancia
y lo ocultado
en aquel lugar

en aquel lugar de lo extremo

allí donde sonríen el tiempo y la esperanza
y acometen nuevas fechorías

porque lo sabes
la ternura rechazada
lo sabes
del engaño la violencia
y no puedes ocultar la soledad

cuando la sabiduría acongoja la conciencia.





frf
20-jul-2011



4 comentarios:

  1. Un poema escrito con la sabiduría del oficio poético propio de Fdo. Reyes donde la palabra de significado medido relevante sin dilación ni inconsecuencia permite palpar la atmósfera del dolor interno, ese que no erida pero que nos acerca más a la muerte. Bravísimo amigo, he disfrutado de tu poema....y aprendido también. Gacias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encuentro el comentario revisando.
      Si pudiera agradecer lo haría de corazón.
      Manuel Antonio ya esto será testimonio de habernos conocido.
      Conservo con gran cariño la amistad que fue.

      Eliminar
  2. Ah, me gusta esta tristeza, Fernando, la soledad que se plasma aunque transitoria pareciera que yace sempiterna entre el murmullo de los versos, lo que se supira entre líneas, metido hasta el fondo de la botella... ahhh, sigue gustándome la soledad -hasta el momento.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Revisando encuentro el comentario:
      Gracias Marina. Besos.
      En la soledad surgen, a veces, textos
      que se hacen amados.
      Un abrazo

      Eliminar