martes, 19 de julio de 2011

CANCIÓN DE LA HONDA PENA (en el 36 de Acerca de Naufragios)

  
  


desde: la parte: La reiteración de la Práctica
(el segundo del 36° "Tríptico para el Olvido")


de: Acerca de Naufragios



el II del 36



CANCIÓN DE LA HONDA PENA




Entonces      cuando sueña le acojan pesadillas
y el viento de la simpleza lo transporte
y lo más insulso y directo en su ayuda venga
esos sonidos que traspasan y sucumban

oh dioses misericordiosos y en retroceso vespertino
por una vez       / por una otra vez enseñen vuestra justicia

piensa y se llena de fiebre
y la maligna lo amarga
y estremece el rechinar de la conciencia
y teje la red de certidumbres
que le queman que lo destruyen
y amargan el mate del brasero
en que consume la soledad aprisionada

a visible /a yerta y grávida
esparciendo grises negros en el blanco de su alma

cómo fue posible
cómo fue posible
corriera detrás de lo banal
y allá se esté bebiendo y solazada
golpean las nubes
trituran los vientos
imagina la desdicha

nada puede con la pena que lo embarga.





frf
19-07-2011






2 comentarios:

  1. ..fundamentalmente es un poema transcendente ! inconcluso, puesto que extiende una complicidad filosófica que deja incompleta por razones subjetivas...es un poema que necesariamente tiene que pertenecer a "una trama" a una red de poemas que explican ese camino...el uso de las palabras es magnifico, contundente...solo el "término" "mediocre" seria "editable" o intercambiable...
    ...afirmo que esta Honda Pena" está formada de otros poemas, un conjunto que esperamos leer con el mismo gusto sorpresivo...

    ResponderEliminar
  2. ...y...solamente quizás, la "banalidad" no fue sino un refugio para reemplazar el terror y el miedo que le vino frente a la complejidad de la vida...eso sucede ! elegir entre el talento que aplasta y el cero absoluto...el camino de la mediania, del medio...el camino del medio para combatir el miedo...hay algo de Flaubert alli o no ?

    ResponderEliminar