domingo, 4 de mayo de 2014

LAS BASES DEL FUTURO (el 9° de Acerca de naufragios)

 
 







desde la parte: Regreso a la cordura




de: Acerca de naufragios






9






LAS BASES DEL FUTURO






realidad tan simple y querendona, tan exquisita
y mal dispuesta
como una polillita confusa
saturada en lo agrio avinagrado y delicioso
de recuerdos indiferentes en el persistente pasado:

indicios de futuros ciertos
la memoria presente y esquiva
como esas ráfagas perseguidas
a penas las cortinas son corridas en busca de alivio
y más borrosa aún: la manera que una tirada
engaña los aciertos, su mesa y bálsamos o
paredes certeras conducen al logro
las tímidas lozanas emergiendo del carozo
en el aburrido eterno retorno de los zigzagueantes
estoicos y su tibieza nutrida

permanecen en cómodos vacíos
donde la patria, la experiencia primitiva
el llamado de la especie
los dados largados y azarosos
ese anular la ventaja, ese diluir las llegadas
cartas son que atrasan la esperanza
aún si ojeadas al pie de la urgencia

o avisos de cuentas vencidas
sombras movedizas tras de las cortinas ahítas
cantan engullir muslos de maniquíes
o perpetrar escondidas
o doblegar la certeza o lograr que la polillita
entre en las fauces de una mantis: / ay / ay

hasta el aroma de membrillos machucados
carece de sentido

esperas que no apuran fueron racimos lacrimógenos
donde lo permanente, los sonidos de la lengua
esas posibilidades que no cuajan pero enervan
amores o traiciones o lejanías arrancan
y ocultan temerosas en los atractantes
a la deriva, en los potreros anegados
el quiebre de las ilusiones
el invento de consuelos

permanece un no se mueve, sentido
o equivalente virtual que no tenga más alcurnia
que pares de medias en demanda dudosa
y la capacidad de símbolos y estructuras
en el muy remoto recuerdo
como ese volantín a la deriva en la brisa de septiembre

solicitadas renuncias de las escritas
esas que ni leídas ni capaces de repetir
para festín de ratones / de velatorios
de formas de continuar con vida
maneras de auto engañar el descalabro
afirmando la certeza del suicidio

los augurios como la convicción del fin
duda o un invierno que retarda
cuando los álamos ya tatuados
rechacen la influencia de las máscaras
a pesar que los sauces se llenen de coronas
el descalabro será siempre inmoralidad
fehaciente del enemigo

organizan encimas y neuronas no dichas
aseveran los candelabros rezos son al improbable
otras ocultas, severos desconciertos
las compulsivas, mas no absurdas:
austeras maneras de la mediocridad
horrorizados de cualquier heroísmo
como la más fuerte unión de vencedores
y vencidos

carreras desbocadas en lo oscuro de las sacristías:
así como ciruelas verdes / y la sal / ya no reúnen
la atención necesaria
cajitas llenas de orquídeas y huesos

alguien, que solo, o es el presente lo que importa
no podría sugerir menos certezas
peores acuerdos, porque hay un instante
cuando lo mal jugado
y un ambiente que condena
lo que urde o solloza o transfigura
o cadalso





  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario