jueves, 22 de mayo de 2014

CONTRA CONVENIENCIAS (el 42° de Apuntes para un desarrollo subrepticio)

 
 





de la parte: Y otra vez la cordura






de: Apuntes para un desarrollo subrepticio







42






CONTRA CONVENIENCIAS





I Introducción semántica



El relámpago único de lo efímero
como esos hielos antárticos hoy en retroceso
y lo granoso, aquello heredado desde los libros antiguos
(los campos de arroz y trigo cubiertos y salados)
aquello destinado a la herrumbre y los discursos
como registro de la época, como calendas versadas
a medida que nada se hace
y siguen mirando lo blanco en derrite
y a pique ir la manera en que nos organizamos

no sería lo cierto en el rugir de las olas, solo
lo sapiente clama el hundimiento de la ciencia

la mente cada vez más ansiosa
y permanece y cosquillea
y acalambra los serafines
(terribles en su tedio interminable)
por el tiempo de nuestra hambre
o nuestra certeza
o nuestra destreza gorda y contubernios / con lo ido
aún vigente
donde pocos ganan y productivos y acumulan tiempo
mientras niños hinchan el vientre
y los dientes careados muestran sus sonrisas

a las sures ponientes se iban
tras el enmascaramiento de los deseos, la grabación de musarañas

Después
ni siquiera gusanos: una que otra rezadora:
Nada. Como es preciso.

Si fuera cierta la ausencia
no / contra cantando al luminoso, a la ternura:
a la hipérbola de lo ansiado
anti-nadie seguiría, cual tortuga o del club de la Unión
o cinta de Moebius rabina, de opus dei
sentado en un banquito
tullido en busca de comida en el polo de los sueños
delirantes mientras se hunden las costas
suben las acciones

y ventajistas
y el mismo en el camino hacia el signo tardío del pan
y el hambre destazada
como calzones o albedríos:

tal vez sí, tal vez no: todo muy vago, muy dejado
de la mano de la diestra
y arrumacos a contra corriente
contra dipolos de la fama, no
esos seguro que débiles y patitiesos:

Registro verdadero incierto de luz escasa
ni de sombra, no habría.
Arriba con las estrellas
Ni una permanencia después del desate del gusano.

Esos sueltos bien trabados. Esos que unen pi con e
y con imaginario
y con absoluto
y nada:
incapaces de enmendar
continuando tras la ganancia, el derroche y lo oscuro

Ni el hambre compartir se pudiera: sólo un balanceo
y gruñidos, y mordiscos y guata al aire, cansados
y arrumacos en las sábanas

esos en la corbata
esos mecánicos
los más necesarios y agradables e higiénicos
y fatales:
tratados como escarnio
y razonables:

Por eso
de engaños, y de patatas
y aderezos con tizón metafísico
que si saboreas, y es normal el salivar
jamás podrás el retorno al circo / vedado

olfatear al Bin Ban Bum su delicia
llevar a la Angy al destape
saciar la locura, el esperpento

retardos trogloditas
cada mañana
cada cicuta
cada jolgorio imaginario

o arrebujar engaños, certezas, cunas
cruces fortificantes con sueños y de lloros
cavernas bien pintadas
fijados en lo extra terreno

edifican-tiásicas
y de esos estudios mal digeridos
en defensa de lo previo

con el mundo inundándose de a poco


II Consecuencias gramaticales






Que tu hacer de registros sea pacífico
y voluptuoso y soberano y estadístico
lleno de nuevas entradas en el diccionario
y arrebatos
con lo iluso / mejor que papas fritas.

Ten muchos encuentros / ojalá pausados /
y descansa, y relampaguea y vete al dos y dos
que no existe lo eterno: lo sabes

cazador de orquídeas

muchos son los contra-sugerientes
a ése de lo luminoso lo explosivo lo que tarda
un carburador en deletrear la nada
ni ese otro imaginario:
y pocos los escogidos y varios los imitados
inúmeros los muertos
exhaustos en la cama:

que tu habla, aún si sagrada, sea noble y pura
golosina arrebatada, chistosa
venida de la tribu, en tu viaje de regreso
a zamarrear la pobla
a probar lo bruta
por la consumación de las habas, alucina
su viaje a otro poco de fijador y esencia
y colalesses y filitas entonando sus himnos:

de todo un mucho, pero blancas e infantiles
como quieran los cerrucos de la vida?

No
no los tomes en cuenta para nada: apenas si sonríe
(o hasta negar si puedas)
y sigue tu camino donde
una que te acoja
y te haga imaginario en una playa que no sepas:

Te daría la llorona.
(y ya no habrán más oportunidades)




  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario