domingo, 30 de marzo de 2014

LA SUERTE y su ventura (el 41 de Notas para un desarrollo subrepticio)

 
 








de la parte: Y otra vez la cordura







de: Apuntes para un desarrollo subrepticio






41






LA SUERTE y su ventura








Coló /de un organillo/ giratoria la música
casi como un zafarrancho de combate
o un llamado de la especie:
y la infancia le vinoencima
metrónica y mecánica y maestra /como
                                / un sunami de golpizas
y palancas olvidadas       activando recuerdos
de aserrín     /y suertes dichas bruscamente allí mismo
como explosión futurista         de nada plausible

y las orejas:
                                  nostalgias
/y verdes /y cacatúas /y baldosas imperativas
como cacatúa sincopadas o cromáticas

El sonajo desde el interior de la manzana
por los patios traseros      urge la provocación
y el embeleso
bruscos pelos y miradas
y se hizo silla y mesa
y almohada
y brusco movimiento: parando la escritura

para no sufrir la del coronel
hurtó del chauchero
una luca de su hermana:
y cayó                           en justa sustitución mal a venturada
a-correr-por-el-antídoto:

/ desaforado              girando a la manzana en torno
                                  amilanando a la discordia
                                  la treta

/ hacia el calor           acortando pantalones
                                  soñando bragas
                                 
/ creciendo                 alpargatas
                                  y lauchas de primavera

/ llamando                 de una a otra
                                  los corridos / las rancheras
                                  de la infancia

/ y otra esquina          de la manzana
                                  la suerte trucha
                                  la llave falsa

/ la manivela
/ un maese Pérez

y al llegar al origen:
//no había origen//

                                    Ni había organillero
                                                Ni había lorito
                                                       Ni había nada

desaparecidas la Eva y la Manzana
con ni rastro de culebra

ni de hierba resplandor
ni corte de la baraja

Bien

No es cosa que te pongas a temblar       pensó
y sudor y resuello y sorpresa
desvencijan el ajuste de cuentas:
/y dijo nada/ /ante la mirada de su hermana

Ya vendrá                                       volvió a pensar

/ a la hora en punto vendrá
/ sin demora ni impiedad vendrá
/ sin misericordias ni astucias:

ése que siempre llega

El punto que corta la memoria.








  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario