domingo, 23 de marzo de 2014

Esa luz llegó aunque no se la quería (el 8° de Apuntes para un desarrollo subrepticio)











desde la parte: Los borradores viejos aprobleman







de: Apuntes para un desarrollo subrepticio







8








Esa luz llegó aunque no se la quería






Esta noche en que decirte de lo oscuro: pausas:
largas o secretas o más bien como apenas insinuadas
como golondrinas ajenas
como cansadas
como cardo que cuaja a la vera del trastorno
como sombras o a penas chispas

Pero ni eso:            no atreves: no fuiste tú
quien escondía los descuidos: Te echaron
Así que nada de golondrinas: o tiuques
siempre que si extreman la jarana
con sus gritos de júbilo
serían adecuados pero no bien venidos

Sombras de una memoria estrecha
como que también ocultos hasta los reflejos
o idos los ecos / el aremolinado instante //El momento
del ajuste
ya no tiene retorno//

Como en esa tarde ardua y vana que lumbres acortan
horas mustian / vitrinas parecían dilatar los asuntos:
arropados de tiempo y ciertamente aburridos
casi fuera ¿Cómo traicionados?

Alargues fueron esa tela de algo como luna sobre la mar
sobre el apaciguar y los recuerdos difusos
Sobre lo húmedo y manchas y cercanías
sobre el olor a huiros
podridos asaltos y ese costalazo
trajo la presencia        desvaído hasta el silencio

Aquella noche en la arena
fue después de una fogata aburrida
la certeza de la duda
Quién dijo titubeos
quién indecisos
y las lejanas en silencio?

Cansadas / repetidas
Como si algunos títeres risueños fijaran
la vista y ocultaran el hecho

Esta noche
extensa y demorando             inquietas las esperas
alegre la espuma                    de una roca     varias
resaca el retorno en el medio
tal vez amarga el vislumbre
tan como realista
tan pasado a certeza           tan como
si las marionetas ya callar no quisieran

Sí     lejana:         aún menos que futura sombra
la luz ausente
esta noche tal vez crezcan nubes
y la luna al través
recuerdos que irán a saltos
permaneciendo esos colores ausentes
y silencios ruidosos como quiebras
y caminos para ya no conducen
o jornadas quietas no volverán como entornos
/ a pesar
del ruido de las olas o la harina de la arena
o la persistencia de la luna





  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario