sábado, 1 de febrero de 2014

DUDAS (el 6° de Apuntes para un desarrollo subrepticio)

 
 









desde: Apuntes para un desarrollo subrepticio






6


DUDAS



Telas-arañas como relumbres o algo más sutil          más donde empozar
                                                                         lo fugaz
                                                                 las sombras
                                                         lo que redunda
                                                 sin dar prisa
                                         sueños más prudentes
                                  o retendrían los misales
                                         las médulas huecas
y lo ganado estaría sujeto a una tirada de dados en la mesa
de lo incierto de herrumbre y de moho a pesar de su retorno
y las cajitas que resuenan esos fines
semanas y sus piscinas, y definitivo, y murmullos /
no serían más que literatura / abandono / monjas y curas

pero hay una pequeña luz, una pequeña

una pequeña lagartija
un murciélago articula juguetón telas-arañas
examina gotitas de baba y esperma
y signos esparcidos de modo implícito

en lo oculto de un saber: que no esparcirán
ya más ecos, su espacio / su pausa y pentagrama
o completar el ritmo, la fractura, los retumbos
porque las cajitas se han vaciado
y el misal llora la pedida, (sonidos con estrépitos apagados)
una cola agita retintines
cortada ruboriza la penumbra: las vibraciones del relente
condenado en la memoria como vaho, como escarcha
como miedo o hasta como ironía en un decir
ajeno a la pobla

que no pasa, que concentra su retraso
y debes serenar, como velo que se raja
o el regreso aparente, la constancia, culpas
después de la misa, después del chocolate
clavos de olor, panes de huevo, testimonios

algo incierto como la alegría o su eco o las tardanzas
de la apertura y su cierre

¿Quién puede contener el pasado
quién el bullicio agolpa y evapora
quién el terreno de la dudas?
dónde el futuro?

Para qué comprar los tickets, las palomitas?

su voz venía como la neblina o el coraje nublaba
del interior ciertamente no, allí donde surge una
inquieta tenuidad
como un decir torpe de ausencia, luces
la certeza
valga la piel, y el calor de enero
o el mes de María, divagaciones
uno que otro desacuerdo vespertino
una que otra llamada, una chata esperanza

el viento, sus hilos, las dudas cansadas, las amapolas
secretas, apelmazadas
estridencias de romero, o menta desentonos
cucuruchos crujen, abortos acaecen
fantasmas empozados, medias
o una asonancia de letanía y ganas:

porque aquello que parece lejano también oprime
y amarra

Aquello que no logra
Hora en el advenimiento de la presencia, reiteraciones
esa impensada orquídea prestando su congoja
su manera de atrapes, el ejercitar de la brisa

/ el valle íntimo como si nada sigue
/ la montaña su cansancio continúa de viento y dudas
/ el pueblo somnoliento se estira acobardado
se hacen llamadas

y todo sigue como si no cambiara el rito
de la espera
la evidente ignominia del atraso






   
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario