martes, 30 de julio de 2013

LO QUE EN CHILE SE DICE ANGELITO (el 2° de Carteros atrabiliarios, dulces Energúmenos)

 
 





desde: Carteros atrabiliarios, dulces Energúmenos




LO QUE EN CHILE SE DICE ANGELITO





2



                                       LO QUE EN CHILE SE DICE ANGELITO


  
Vecindad que se aproxima sobre las tierras sin aguas:
en otro ambiente serían
transparencias              asegurando la sincronía de las purezas
propinas                      como un voto en contra la castidad insalubre
copas de dama:            blandidas por Arcángeles anunciantes

Plumas voluptuosas                en los campos de poleo esparcidas
                                               en los espejos frente al caño
Ninfa blanquecina                   allá      en la laguna del 7
                                               acá       en los reservados
Pubescente rocosa                   olvidada del designio

Prendas de más tierna y temprana sabiduría:
¿Qué copos piden a tu vientre?

Saben que en las ansias codiciegas cuelga nada
salvo
rescates                                   que ni los expertos saben transar
                                               o pagos por la salida
penitencias                              que no quede ni uno solo de los pretes
                                               o el cheque salga sin fondos
tentaciones                              la sabiduría de la piel
                                               un body negro
                                               trenzas //amanerando colegialas//

profundidades y honduras:
que es como todo el oro del universo
el más torrencial de los sudores
temblando el deseo oscuro concentra
el dejo del tacto / la nadés del silencio
hasta llegar al espasmo

Entonces recordar comienzos e inocencias
tendidas en las terrazas o en Rockland
o en las turbias cloacas
donde emparejan oscuras pausas fonéticas
con pelechaditas mimosas

Porque la fábrica del universo
urde compuesta en transparencias y oscuridades claras
como el azabache: aburrido y contrito

Esas sombrías luminantes del verano y la escasez de propinas
Esos sordos llamados que crujen y gruñen
aún antes de la conciencia y su grito

Los magnetos de sinérico canto
los yeanes recortados para el destaque de las nalgas
protuberando como avisos
desencajonan           actos de conciencia sin fe
o adentran               blancos compromisos de durezas
ese oscuro desfiladero triturador:
Ese ansiado subterfugio vaso comunicante:

Diablonas veneradas o centrípetas
donde el cautivo /displicente y febril/
sorbe contrito no mucho
los magnetales aerolosos / las curvas abiertas
su propia estirpe angelizada a oscuras y temblando
para nada: como gelatinas los deseos
al modo de un Querubín alborotado por la vista
de Santas sin velo

Ese eco    esa fiebre que propaga     diverge
sentido a la velocidad del ansia
agonía en retroceso y encerrado
las gotas del esplendor y la catástrofe
Esos instantes cercanos a la dicha

Ay /que no quiero sentirla
Échenla afuera
y cierren adentro la escoria displicente
(nadie hace caso como corresponde a toda retórica interesada)
pero antes: una vuelta por el privado
donde sí se arma un cola en la batabola del apuro
y las urgencias

Creatura nívea o prudente
angeloso en hielo / hiel glaciada
libélulas deseosas y hambrientas
no cuentan detente escapulario o culebras
si quisieran
pero sufren la quimera

Ah cómo sufren la quimera /y la gozan contrita

En los tiernos instantes del olvido

El dejo complicado: lo simple perturba la ironía
ya no los juegos
no la tribu imponiendo su torpeza

La dulce y dura hermana
Tu cintura de tiempo / El ansia revelada
La caricia sospechosa de terrores
Los eternos dulzores de tinieblas






   
   


No hay comentarios:

Publicar un comentario