lunes, 14 de enero de 2013

TOOTING (de Londres y Cercanías)

 
 
 





(de: Londres y Cercanías)


al interior de 20


TOOTING



Ya tal vez no sea más que una palabra que la linda
Linda no recuerde /y menos con sobresalto/
o ya no pueda

y si es que lo cotidiano pudiera llegar a interesar
algo más que las veredas transitadas en silencio
en un barrio inconspicuo
en tardes donde no pasa nada de nada
en un tiempo detenido

/ni desespere algo menos signado a Lorna
/justo en el Pub de la esquina
donde jamás fue a parlotear una cerveza             / tibia
y espumosa como la espera             / o sidra como la partida:

¿Hay aún esas casas de muñecas? Esos tornos para
vidas en miniaturas?

Cuando se vive de préstamo /en la ausencia/
se puede estar alegre aunque vacío
por falta de raíces asentadas

Esos eventos tan allá en lo cotidiano
reptan día a día como culebrillas jibarizadas
afantasmadas aún las energías y fiestas
como si todo no fuera más que una película
surrealista en cámara lenta
de un no ir ni venir a pesar del ajetreo

Aún el aburrimiento quel refugio antiaéreo no conserva
para desencanto de los vencidos alemanes
como recuerdo que ya no abruma
y sigue en concreto enfrentando la desidia
en el patiojardín de Lorna la cercanamente lejana
en la cercanía de la distancia

Quién sí estaría en espera
y siempre en resonancia activa?
pero eso habría sido en otro avatar
de otra existencia precaria / más concreta
con libreto abierto

mudo               eco de lo sabio que no atrapa
o temeroso       rechinando la carencia
más abajo
al nivel de la vida cotidiana

Aún allí donde llega lento surco paralelo
                /desde no se sabe dónde
y abre su esperanza única
esos rieles hacia cualquier lugar
remeciendo a las 6:30 en punto todos los días
salvo los domingos
como marca de que algo ocurre y no ocurre
en ese barrio de la espera sostenida

subir a esa película secreta
o compartir la rutina del guión
su cansado irse tras de nada
fue la manera de pertenecer mientras la duda
y la espera y su vigencia

Entre dos ventanas puertas va la vida sin que nada ocurra

Porque la ciudad está allí: repartida asfixiante
como carga de profundidad a futuro

O es que algo pasa?

O es que algo alguna vez lleva
que sea
no repetición fortuita del tedio y los más viejos
episodios con sus momentos ya fijados
como hojas caídas en anticipo o todavía en espera y su rutina?

la crujidera de hojas después de los primeros fríos
lleva a Patricia a sus primeros repartos
ya en desmenuce incompleto que
el agente arrancado y su pronunciación gringa
tan amigo de la comunidad esparcida
considera muestras
de que allí no pasa nada
lo cual es una completa certeza cuando el guion
ya está escrito y consumado

(cuando empanadas y tinto o hasta a cup of tea
más barato como muestra nueva
de engrudar las relaciones que se escapan)

algo alguna vez ocurre fuera del libreto
que nos haga diferente?

Todo pasa como previsto en la trama del diálogo objetado
Hasta la sucesión de la esperanza
se comporta:

Wimblendon
Debe descubrirse
Baja
Se aleja

Al menos por un tiempo      por un breve fuera
del tiempo
hasta penetrar por otra ventana puerta
Otro cine
Otro andén

Tal vez Streatham
o la Linda linda

Mientras el cine distancia para otro tiempo de cordura triste
Y todo sigue igual:

porque no es cierto que caminando por allí
puedas encontrar a quien te espera
si no hay espera en el libreto

¿A qué cambiar la rutina de la nada?





   
   
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario