domingo, 23 de septiembre de 2012

MAÑANA ES HOY (de: Si tan sólo existieras)

 
 






desde: segundo capítulo de Si tan sólo existieras
El I de Tríptico de la Presencia Redundante




MAÑANA ES HOY



Nada /definitivamente nada/ nada muere
nada
salvo la conciencia

Las hojas caen:
caen /y retornan retoños de escarabajos

De oro aventureras esporas sorprendidas
circulan
Alba que muere la nostalgia
Y no sólo las plumas / ninguna sorpresa:
Ah     estabas ahí    /y/yo/    te hacía en el Oriente

Se abajan los besos que fueron donados
Cambios de incertidumbre       de
éramos el uno para el otro      Pero tus besos
repartir para evitar el desperdicio:

La abundancia de oportunidades abisma
¿Y ahora desparramando gracia y desatino?

Y los que no fueron / también al suelo
Y las caricias partidas
Y las raciones raquíticas vaciadas / y las llenas

Yo quería tus manos / y tu velo como
refugio de la alegría / como cuando niño que no sabe

¿Y ahora qué puedes pre-sentir? / ¿Qué puedo si te alejas?

Nada a cambio / o solicita/ o ternura que te ofrece
Una fuente clara      /      una bandurria triste
pensativa
Cualquiera se arrepiente

Todo vive y muere    / Algo     / pero quedas Tú en la sombra
en el trasfondo de miradas       en oscuras
claro-fonías dudas       /misterios como inciensos
/Mientras hayan subterfugios
mientras se impongan de la infancia los miedos

Cuando la esperanza           Que no volverán recuerdos
Cuando el terror                  Que sí volverán / a serlo / en el rastro
Cuando refugios                 ¿Nada muere con certeza?
                                           La pertenencia al rebaño es poderosa

Nada muere / salvo la conciencia

Mañana es hoy
Un día también desaparecerán las palabras





  
   
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario