lunes, 3 de septiembre de 2012

ADICCIÓN A LO LEVE incierto (desde Si tan sólo existieras)

   









(de Si tan solo existieras, el 21)




ADICCIÓN A LO LEVE incierto




Como en lento devenir de horas no pasadas
                                                                       pero ciertas
Como sucede cuando intensamente la borrasca
y solo     en la noche      el arcoiris recordamos
                                                                       y sufrimos
porque la memoria se arma de modo inesperado

Los ancestros y los ancestros de los ancestros
y sus sacerdotes rituales
quieren imponer ecos de sueños
//lo que jamás fueron carne//
humo de sugerencias: cualquier desatino
pareciera posible
mitos      revelaciones      creencias
y te irás acostumbrando a lo imposible misterioso
al desarrollo de lo etéreo incierto

Saber del viento su desenfreno quieto      su apego impersonal
o la nostalgia cuando lo húmedo levanta
y el pánico cuaja en fiebre y la zarza ilumina:

haber sido el último
como enfermo de fin de semana en el internado ajeno
o la antesala del desierto
el día que te esperaban
o esa llegada tarde al rito del pan y del canto

Como sería en la estación definitivamente a la deriva
                                                       y la congoja
y la destruida esperanza
                                                       y nosotros quedándonos
y ella que a ser jamás llegó
                                                       parte de tu sombra:
cuando ya la estación del verano estaba en el recuerdo
y el invierno insinuaba desazones

La ausencia cotidiana aquello que no cierto
y jamás como delirio pues el pasado no retorna
y sólo entonces conoces vagamente esa mirada pastel
o ácida
y hasta prefieres los cuentos tranquilizantes
y los falsos misterios sustitutos

esa con levedad de ojos desconocidos que pasaron

esos momentos como en fuga:
cuando sabías que allí sí
que allí sí se iba // y pudiste hacer nada
siquiera bajarte del tren que había a destiempo
o ingresar a la carrera a la clase de primeros

pues en blanco queda

bajo una forma de Mónica alegre / o de Paula sola:
o de sombra que no vuelve

¿cómo saberlo / no podrás ya capturar
ni sabrás jamás del misterio     /       acosa y perturba
y el olvido?                             /       comenzar de nuevo

¿Esos bancos de la plaza?

Una memoria de fragmentos impide
a los ciruelos en flor cuajar los encuentros
que sugieren

Como esas caricias que lamentan nunca
y tienen su atolondrado destiempo
perturbando la certeza de otras que serán delicias
nuevamente mañana / pero no las añoras

Aunque recuerdes las fiestas de la primavera
y los tumultos en la plaza
astillados parecerán / o amargos querrás hasta olvidos

Como palabras ajenas subrayadas por extrañas manos
sus líneas de rastros inexistentes
sus esoterias y ritos reiterados hasta el cansancio
pero nuestros / tan que ya solo vives / para descifrar
su íntima inquietante: ida y confusa
como esa fiesta que languidece
                                               y tú persistes

Como siniestras apenas demoradas
letras / ese impersonal
correo Internet / y obsesionan la tardanza

Como cualquier cosa que queda
como si aletarga
como sin saber partir y confusa
a pesar que lo hayas pedido para nada

y agradeces mientras sepas

como cualquiera memoria confusa y su rutina
de a ninguna parte
y la manera que usaron para apaciguar la certeza de la nada

/mientras aún te quede algo de esperanza






frf
últimos ajuste y vapuleos al texto:
martes 18 de agosto de 2015
para su ingreso a La Precaria de In-Éditos




   
   

3 comentarios:

  1. me encanta esa desolacion y esa trizteza errante de tu poema le da un aire de portones cerrados con candado o de estaciones llenas de hojas amarillas o de el sonido del otoño al atardecer...gran poema es mi estilo un abrazo juany morales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Paloma, Juany Morales. Gracias por lectura y comentario certero y en apoyo. Muchas veces siento que escribir sobre el ambiente o atmósferas de lo que obsesiona es más adecuado que escribir sobre los asuntos mismos. Me alego que lo encuentres adecuado y gustado te haya. Saludos cálidos. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Al pie del cañón, leyéndote, aprendiendo, compartiendo sentires, disfrutando imágenes, admirándote.

    Fuerte abrazo, querido Fernando.

    ResponderEliminar