lunes, 12 de septiembre de 2011

POEMA DEL ETERNO RETORNO






desde el libro: <Apuntes para una Scarlett> el 39





----- Mensaje -----
Para: Scarlett
Enviado: Marzo       así llegue entre la certeza y el desencanto
Asunto: Scarlitta

Es decir a todos nos pasará
sin parafernalia o con mucha
según el estado de los astros y sus plasmas
o el surgimiento de las cartas y sus neblinas

Como si las montañas se movieran al encuentro
o las cavernas condujeran al centro de las nubes
en un tiempo infinito lo imposible se hace realidad
porque lo posible y lo real no son más
que formas de hablar de nuestra limitación
y soberbia






POEMA DEL ETERNO RETORNO



Cuando entre la noche y el tiempo Zaratustra supo
de la llegada del signo en medio
ese surgir de palomas agitadas por el sol
y el león amarillo dejados en suspenso
como barranca luminosa       y húmeda

sobre todo
/húmedamente oscura cual esa caverna profunda
/la negrura renovada
/lo más atractante de la noche
/la luminosa barranca mojada y expectante:
/esa que clama eternidad:

hubo de instaurar
su misa:

su misa al hagámoslo de nuevo

alejándose de las nubes      de la sed
de esas gotas de sal ardientes
y poderoso
pesando como sol matutino
que vino de oscuras montañas
olvidó su pecado
su conmiseración:

Que moriría y re-enactaría eternamente
cada vez que el misterio se oficiara
cada vez que en “Así habló Zaratustra” renazca
el sacrificio entre la noche y el tiempo:

pues

al cumplir treinta años Zaratustra se había retirado
a la oscura cumbre
(donde el eco es luminoso
y una mariposa de sombra le sigue fatigada):

Con una mano prende la luz
con la otra el libro es tomado

entre el polvo y la ceniza //en la profunda noche//
un surgir de palomas
Nietzsche /el miserable/ está en manos
de su oscuro terror:

El retorno ha comenzado






Scarlitta     tenga presente

el presente es lo que importa
no la carcasa    /el cadáver/      al cóndor y su planeo
hay quienes de verdad
creen el asunto          o algo enrarecido
hace difariar un cielo eterno
si se olvida aquí la tierra
una paloma que del cielo bajó
que toda pregunta es abierta

Allí no debiera estar la valoración

(no en las respuestas)

¿No le parece?

Ah      si no me dieras tanto con el látigo
Pero      si ocurriera de nuevo: volvería a poner la nalgas






-------------------------------------------------------------------------------------------------------



la caterva de años

(no la primera vez que una golpiza con su formato completo: las anteriores, ya incluidos en este intento de atrape, tienen esta misma forma, pues, pertenecen a textos enviados a Scarlett vía e-mail; y ni así: no me hace ni un caso)

Y si ocurriera de  nuevo: volvería hacerlo



frf
último ajuste para su ingreso a la Precaria de In-Éditos
el viernes 23 de octubre del 2015



4 comentarios:

  1. El hablante se sirve de la figura “Así habló Zaratustra” de Friedrich Wilhelm Nietzsche, obra dividida en 4 partes [que desde el punto de vista del género literario es una fábula, de la cual se suele extraer una enseñanza útil], en la que se mezclan elementos narrativos, conceptuales y líricos. Siendo así, la tercera parte de la obra de Nietzsche, tiene una importancia especial para la idea que enuncia Franzini en el título del poema, es decir, en ella Zaratustra plantea la doctrina del "eterno retorno", y Franzini expone su propio “Poema del Eterno Retorno”.

    ¿Una paráfrasis de un pensamiento de Nietzsche, a propósito de una idea que termina en fracaso, como lo descifra en el epílogo Franzini?

    Poema del Eterno Retorno, íntima verdad, aguaducho inacabable, donde bebe el hablante las palabras más taimadas, los sonidos más lacónicos, las astucias del silencio.

    No obstante, conceptualmente opuesto al “superhombre” de Nietzsche, encontramos en el poema de Franzini a un hombre de carne y huesos que sólo quiere superarse a sí mismo en el recuerdo.

    “Con una mano se prende la luz/ con la otra el libro es tomado”. Esas imágenes del pasado que se tienen en la memoria. Lo terrenal, que es belleza insuperable, conservada y deliciosa,

    la fusta de Scarlett. Lo carnal, “donde el eco es luminoso/ y una mariposa de sombra le sigue fatigada”,

    eterno retorno, Scarlett, figurita de los afanes del hablante.

    “El retorno ha comenzado”. 30 años después.
    La voluntad de hacer flash-back o racconto.

    Heroica faena, mental y física.

    Aplausos.

    “Y si ocurriera de nuevo: volvería a hacerlo!”

    ResponderEliminar
  2. o sea, Reyes Franzani...

    uf, este trasnoche.

    ResponderEliminar
  3. ...y yo que feliz estaba haciendo el amor con Scarlett cuando de improviso apareció la mar inundándolo todo...pero ella dice verdades que uno ni siquiera vislumbra...ella toca a un Franzani conceptual y lirico, nos quedamos con lo narrativo...pero nada se ha dicho del juego paradojal y aristocrático del verbo de Fernando, ese modo de desorientar, de no mostrar, de recrear a través de un vidrio oscuro, de desalojar la evidencia del arquetipo...No, hijos ! Zaratustra o Zaratrastos...que aquello no es sino un pretexto experimental, otro de los juegos lúdicos de Franzani, jugando a Reyes...el poema es él, y el eterno retorno es un regalo que les pone al pié del árbol...ah?

    ResponderEliminar