sábado, 16 de febrero de 2013

ACORDAOS QUE ESTÁIS EN LA PRESENCIA (de El Paraíso descolocado)

 
 
 








(de: El Paraíso descolocado)
su pata coja
de la parte: Bajo el ojo del lince


2

ACORDAOS QUE ESTÁIS EN LA PRESENCIA



Cómo no inferir       con nostalgia de sufriente
esas horas
solitarias del segundo piso      y desprovisto       o casi
asustado
por lo oscuro       la más larga escalera
y corregir en acuerdo a su pauta para mayor gloria
de lo eterno

Dichosos atardeceres y sapiencias en acuerdo a la espera
temblorosa       agradeciendo
la esperanza del regreso
la esperanza del complemento postergado
/indirecto       la turbante anochecida       esaproximidaddel
temblor
su llegada:
la recepción segura y circunstancial de la cópula:
el verbo y su complemento menos directo /más inseguro

Aquí te dejo las indicaciones       decía

Verdad que no te importa?
Caso Acusativo       esos largos pasillos y tersuras
los ecos si te aprecio ramifican indirectos
o caso dativo: o los ya pasará el trole del 8 terminante
en la reiteración del escrutinio

Sus manos escaleras      esosabalorios públicos tan íntimos
su Cristo también amaba tan cierto como
el análisis lógico de la premisa mayor
o el aburrimiento divertido

¿Verdad Guta que hay que retribuir el designio?

Daño por amor o vidrios astillados y la otra mejilla:
De eso se trata       de evitar la muerte por agua
O para el caso los adjetivos bien puestos
con la más torpe y risueña de las ortografías
A más pequeñuelos quel su aliento confesional
a + inocente el cuchitril de la música clemente

Éramos del campo      Ah
y teníais que ser sociabilitados a la gramática:
qué mejor: un toquecito de clase en la vanguardia
buena y profunda nota
como análisis en el surco
dejando
que los niños vayan
al indirecto acusativo y directo debajo
la escalera protectora o la escala diacrónica
o sincrónica para el caso
sintiendo ese anhelo agobiado de mística música
sin su dureza inquietante o sombras y crujidos
pues solo armonías o el endurecerse en el hábito
que el templo deja inocente
también a mí vengan dolores y sapiencias escalas
y notas:
las ciertas jerarquías: la más absoluta de las bondades
y olvidadas escatologías y prudencias

Pero nunca la sacristía       nunca de indolente cabeza
en la capilla jamás íntima ¿por qué no decirlo?
con todos los cirios en despliegue
y un definitivo aroma de mirra
de flores secas        de ropones ajados:

Mezclas de rubitos con mechas
tiesas y fruncidos ojos
hacían la desintegración
completa de las herencias: nada mejor
que la competencia perfecta y cerrada
las ganancias de las familias        la superación
de los orígenes:

Tu cuerpo es Templo del Espíritu
y hay que retribuir        verdad Guta          los esfuerzos?

De eso se trata        Nada de diente por carencia
sólo TAN como al perro del Pavlov acordaos
que estás en la presencia:
en lamásdirecta y desnuda de las cercanías
Con todos esos hábitos tan blancos tan
originales en el color de la desidia o el retardo

Pardos de locura y el babero de corpiño
y el negro con lo incierto y el ocultista con su ciego
o los sacrílegos candelabros tan luscíferos
ni velas del coro solamente más expertos
angelicales que intercambian sagrados como cirios
como paralelos iluminando los sepulcros

Torpezas de nuestro cielo acallando
el lumen de lumine       ocasional Vocativo:
rogativas de invierno interminables
Donde El justo carga las penas del Impío
porque estás en la presencia
donde nuestra comunión esperanza
más íntima que voces a secreto
o el pretérito imperfecto como estudios
de seis a siete esperando el recreo y las casitas

Donde el rito ansiado y la nueva persistencia
antigua comunión de certidumbres
esa incierta alegancia o tocamiento
la más definitiva lealtad a la deriva
caso circunstancial      verdad Guta?

¿Verdad Guta?
Verdad?:

¿Por qué vienes tan tarde?

Pero nunca fue hecha la pregunta.





   
  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario