jueves, 9 de febrero de 2012

LA CIRCULACIÓN DE MERCANCÍAS o Medinaceli (el 30 de Algo Como Eso)

   
   






(pertenece a Algo Como Eso)


30

LA CIRCULACIÓN DE MERCANCÍAS o Medinaceli




El dinero circula
Con lentitud de parcos circula
Enterrarse en la codicia circula

arrastra su media: / la medida de la espera
Se atasca

El trabajo no circula
A veces cuaja su modo extraño
A veces fulgura o calvarios
Siempre renueva     hunde     /queja abalorios
o cenizas

El egoísmo florece musarañas
/no circula el bienestar:
el aún
el empoza: no más que oropel en la barriga:
la creencia en ser los elegidos
de la nada sustituta

Tal vez: los cesantes circulen
o varan:
olvido líquido / violencia respingada
y dejación:
mentes megaterias          si evalúan
ese nada que hacer      forzado por la gracia


Los españoles tienen un círculo

Las jóvenes cesantes      No
Ellas no circulan:
Ellas van derecho a la fama


Moverse en las sombras tenebrosas
Esperar la llegada de los ángeles
anuncios de comida y sueños / diurnas pesadillas
transitan      /certezas que circulan lentas/:
a presentaciones esperanzas y prestas
a prestaciones aburridas y sudadas

Se orientan del Mercurio /sus alitas tobilleras
ese lisonjar palabrero de la inercia a la crisálida
ese llamado en deslumbre que no les miente
y no aquejan:

Se dirigen


Y ellas se despliegan      y ellas te esperan
y ellas piden                   y ellas te invitan a pasar
a soñar
a ser parte y cadena de esa circulación encubierta
que promueves con verlas


Extreman sus pieles a media sombra
las bebidas azarosas
el cálculo a encanto de sonrisa
esa imagen de felicidad para ocultar
la desdicha de la gracia

Ojos expertos que evalúan
Un círculo a cerrar y aprisione
Un círculo atrapado las encierra

Esperanzadas

El pasito                      dirigido al éxito
porque el éxito es más necesario
que una conciencia tranquila
como enganche de vida eterna
En el reservado           compartido
cumpliendo cristianamente la exigencia de hermandad
un aferrarse a las creencias y cegaduras
Desaliñadas                 extrémanse coquetas
natural manera de ir a las estrellas
Dudan / sudan             como que bailan
Sopesas                       cuánta su necesidad
cuánta la gracia otorgada
cuánta la hondura encubierta

cuánta la urgencia        y te calan:

Un círculo a cerrar que impida


Y allí /entre ellas/ hay una que te aguarda
Círculo en tu conciencia y vacío
como una bola de culpa en el tobillo / o nada
según sea la escama de los ojos
o la cicatriz de la infancia

La gracia concedida


//-----------------//


Cuando el mirlo en el olmo
extasiaba la llegada de la piedra
la señal de la llegada al emitir su señal

¿Abruma de qué hondura esperas de mi sombra?
¿Dónde?
¿Cómo?

Bastarán 7 o setecientos?

¿De qué ciudad circula la tardanza?
¿Qué calles su huida a tu espera le arrojan       le huidizan?

¿Habrá el cono de su vida
raíces – sábanas muy blancas
para el cono de la tuya?

Serán reales?
Serán imaginarias?

o grises sudorosas ensebadas como sus linos al atrape?

¿Cantan aún los gallos en Medinaceli?
¿O la ciudad ya no tiene salvación?

/--------------/

Fango en desatino   /    Azarosas en necesidad      precisas
casualidades o estilística     oscuras
como arena que atrapa

Tal vez ya estés muy viejo
reconozcas no cuando llegue
el círculo de ofertas a medida
o seis obreros dices son mejor que tres

El número trae la dicha / y la desdichada a medida
que desgránase la cantidad
de esa como insaciable beatitud
del nada que hacer
porque la justicia divina
y Belcebú que la comanda
exige dedicar oraciones para ganar un poco más
como prueba de la gracia

El ajeno permanezca donde su carreta en el pantano
El cotidiano encuentra su destino en las brisas

Aunque imágenes rotas
Círculos de confianza

/--------------/

Las mercancías circulan
El dinero contra circula

Atrapadas ofrecen círculos a toda oferta temerosa o
experta y pública / secreta práctica
los gallos circulan
la distribución desigual de la esperanza

Gran avance marketero y del abuelito
hasta las alcancías y la coca
y una parranda en compromisos
así todos ganen y ellas se presenten
sin cesar
porque: a qué detener tanta hermosura?

Nadie ofrece por Galletas sudores cautivos o al azar
el ofertorio concreta y reconcentra
Y las nietas y las bisnietas y las deliciosas Galletas diarias
iluminan marraquetas atendiendo
en la ciudad
donde el canto: embauca y no aquieta

/--------------/

El mercado es círculo deli-cioso
El mercado y el paraíso en la tierra
Un ojo experto que designa
Un círculo a cerrar
Recomienza
Sitúa para siempre

Siempre?

¿Cantan aún los gallos en Medinaceli?




frf
Este viene desde hace más de 10 años
Pero últimos ajustes: (para su ingreso a la Precaria de In-Édito)
hoy martes 01 de septiembre de 2015
(haciendo tiempo para ir al gimnasio)







                
      

4 comentarios: