miércoles, 31 de agosto de 2011

VÁMOSLE DANDO al ruego








VÁMOSLE DANDO al ruego




Narrativamente amarradas las muñecas
¡ay! las delicadas bebitas:

al buscado inicio / y al final / salvados en la entrega / reducidas
como esclavas: la espera de la hora cierta y su programa de conciertos:
¿de la línea del delirio?

¡No, hombre! del catre
del catre ¿Qué no ves?
Cometas los más deliciosos/ /salvado serás:
las agarraderas originales no más que helados de sintaxis
humean en la explanada exhausta de puestas de soles
oscureciendo cabe las higueras donde las penitencias
sutiles amanecen tocando clavicordios y espinudos
juegos abstractos o parabólicas mariposas a cloro y sorpresas

Como esa parrilla, aquí mismito: el respaldo del placebo
su servidumbre, la dulzura dolorosa en cruz abierta
entregado por completo y cortocircuito letárgico
a lo largo               /        en estas líneas

So, I see

(En el texto? / como susurro)
Deja de interrumpir! / o te vas al cielo!

Su algo de tenebroso / tímido cual escabeche
en esas corre duras / esos brazos abiertos
la ampolleta persistente y encubierta
rojo braga
las temblorosas tan separadas / esas que tiritan
y contribuyen al incremento fibonacci de los dogmas

(¿cuáles? piensa, pero no lo dice, / acojonado)

La Marquesa rígida de engolada y solemne
como discurso de banquete aniversario
proyecta sobre la pared / sobre su vuelo
cueros negros / rebajados a plásticos relucientes
por el lado de la pelvis y los muslos fractales:
epifanías y rezos tomados de números y revelaciones

(o no los cree nadie)

movedizos                       los dedos administran esas sombras
atragantes                         en la imaginación de la garganta
delicias del simulacro       oscurecen el paso certero
el sacrificio                      su más heroica entrega
la espalda contrita            los seudo arrepentimientos y castigos
                                        al lado de hortigas y parabienes

justo y pecador / sobre nalgas plácidas expuestas y rendidas
donde ni los más osados silogismos podrían arruinar
el camino de las onomatopeyas y regocijos

ay
ayy

ayyyyyyyyyyyyy

(cresta, no tan fuerte)

esas líneas difusas y ciertas del látigo: su delirio perplejo

surcan               la relación de dominio, el sinnúmero de hortigas
serpean             la infancia del terror, la mastodóntica sapiencia
arremeten          del castigo, la querúbica prosapia y sus adornos
simulacran        el purgatorio para cielos prometidos y urticarias

AY, ja ja jajjajjja hihihiiiiii

se deja venir, de apoco entre la risa y el llanto de muebles
esparcidos compromete el secreto de la logia

ahhhhhhhhhhhhhh


Eso          eso                          eeeeeesoooooooooo

Difusa, acerca en cueros / cierta las esperanzas
la serpiente sabia, negra, lenguadera como
un abanico de pensativas situaciones al margen

ohhhhhhhhh!        /       la espesa fe de la entrega salvadora

negros relucientes / provocados desesperos no simulan
pausas, las luminan los vertederos y siniestran arreboles
como amores ciertos y rituales y esperpénticas esdrújulas

yes
más cerca           más manos      la ilusión que estremece
yes yes
menos difusa     más piel           más ora pro nobis:

síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

más valen los 100 que por cincuenta ya
hubieras acabado en el terror de la infante trementina
o la horrenda Siracusa o el Cuarteto de Babilonia


se ilumina         el sacramento y su potencia
rojita                 el símbolo exacto / eleva preclaro el abismo
baratieri            a veces como sineraria o culata o péndulo contrito
chamuscada      esparce su dominio, su domini patri
                         en turrones y contrarios

Continuará:

Ahhhhhhhhhhhhhhhh

Las bragas se vienen al suelo:
(como solo pasa en los animes y rezos)

Resume:

para otro narrativamente amarradas las muñecas
los soliloquios         y los cirios








martes, 30 de agosto de 2011

VOYEUR reiterado






Recalada al Paraíso en desgracia: que se hará querida, prometedora de dicha o signadora del olvido:

Cifrada bajo la forma de supuestos en línea, a las dadoras de felicidad, que el olvido hundirían en el abismo tenebroso de la sima sauna, donde las alas no alcanzan, y el Nautilus Amarillo pierde, a veces, el rumbo: los tripulantes se marean. Extraído por Alejandra Primo, la mejor pescadora! (calificativo robado de manera subrepticia de modo que todos lo rochen).


Por tanto: Señales en amasijo. Autores: Ambos. Hablante: recatado estricto de cuerpo, con su lado femenino al encubierto, y su masculino en nostalgia:



---------------------------------------







VOYEUR reiterado





Queda el contorno del rostro/ lo dudoso de la dicha/

(donde el Paraíso vela/ las hojas hablan/
la brisa, lo incierto/ aroma de lo oculto)

seguirán los signos, la baba, lo espeso:
esa voz surgida del acanto:

                  mezcla de salivas verdes y cenizas/ en oleaje su poblado
                  aquella resultante de campanadas que no escuchan
                  en el entorno nunca seguido de los rastros

se adentra
se ve humedecido
acuosado externamente

Sigo la cadena/ descifro

                  la noche profunda y su media espera luminosa
                  cortada abrupta en el capricho de los sabios

saliboso?/ No! muy pedestre, demasiado directo

húmedo          en su llama                              en la espera profunda
mejor: ti          eso de tan húmedo                  el sonido ya tan largo
pegajoso/        jadeadero en la barranca          despaturrado en el sofá/
feliscote        la huella y los caminos:           El contubernio

Ah las primas! (que no lo sepan!)
o también le corretean fuera!
fuera!
cuando en la pieza oscurecida de la infancia
de la adolescencia el recuerdo
y tu                 bebida afrancesada:

aquello siempre buscado: la suprema delicia: el rastro de lo infierno

me gusta/ me gustas/ me gusta: tu toque de esencia
Rusa para el dejo que completa: la conmoción de felicidad cuando dadora
reiterando todos los signos si la piel lija oscura

el movimiento acompasado, la garganta de la dicha

y si no excelsa: esa <amasada> delicia de los Zares
tailandesa será la especia grata: corona el gusto por lo francés
lo refinado, las salsas de la vida:
ciertamente desde las cavernas/ desde los petroglifos.

No, eso no, nada de Greco/ que la misericordia no nos salva
el dolor? de otra cultura su sapiencia.

Sigo:

Un telón levanta desplegando gotas/ recubriendo/ aniquilando
enviando al Nirvana, la sabiduría de lo húmedo

Oh Satori seudo sin práctica/ pero lleno de aire cálido

Kama                   En lo espeso de la tierra                          Kama
con su sutra         como húmedo fuego acogedor               lo dudoso

acá adentro          la diosa saliva de la trífida en rodillas     lo cierto
tembloroso          en el instante del recambio                     la ceniza
sumergido           en la tierna violencia que reitera             del sonido
                            el llamado de lo vano:

Banderas Blancas!

Acabo







-----------------------------------------------

frf AP

-----------------------------------------------






Me gusta la forma que le dio Alejandra! Celébrenla! Gracias Ale Ya. Los resultados serían colosidad si amasaran de consuno. Me abismo de los silencios que surgirían, si los involucrados decidieran compartir. Pero, el cada uno tira por su cuenta, es la regla sagrada en los lares y saunas del ciframiento: nadie osa su quebranza. Solo saludos en la bienvenida, en el olvido, en la tardanza de la dicha.



frf
Sábado 19-agosto-2011 (para logro imaginario).
(Ningún derecho en la reserva: salvo el derecho a reservar nada).




domingo, 28 de agosto de 2011

Tríptico: SINSABORES ENTORNO A LA ALEGRÍA



TRÍPTICO

SINSABORES ENTORNO A LA ALEGRÍA




Ganas tenía de incorporar uno alegre. Sin nada bajo el poncho. Y busqué y busqué, y joder umbroso: el desaliento.
Pero:
Donde menos lo cernía, allí, donde también pertenecen los más espesos: Allí huidizo, uno, que si no alegre: optimista al paso:


Cuestión harto difícil con los tiempos que corren, y la mezquindad en territorios que nos ha tocado en amar, países que son una cagada completa, desde el polo norte norte al sur sur: aflicciones puras; tal vez en el futuro. (Por el momento: el presente compartido y todo su pasado: de bisutería o amargura, mucho; poco de optimismo para líneas que imaginen lo atrapado).



Y no quisiera regocijar en polémicas porque siempre están los que no ven más allá de sus bondades, ni estamos para sonárselas; y consideran que todo muy bien: siempre que puedan echar a la bolsa chauchitas semanales y domingueras de modo de dar rienda suelta a los ímpetus caritativos o azafáticos o bobaristas o hasta de amiguis embobados:

Así que aquí, este ESPERANZADO, OPTIMISTA, DESUSADO: Para introducir a uno de esos grupos de autobombo; y cuando digan:


“ricas tus galletitas” y “voy a extraer algo” y “felicitaciones” y “bienvenido”, y “cúidate”, o hasta si sale por allí un cauto interesado en su parcela y afirme realista no entiendo nada “i.e. no entretiene nada para la fe”, el objetivo pleno de la amistad no se haya frustrado en lo virtual y sigamos optimistas sin ni una razón valedera para ello.

Del todo confiados en que será bienvenido en los grupos, y hasta cazado con TNT, aquí doy señal de mala leche:


------------------------------------------------






I

(hilos de un re-sentimiento en lo más oculto de las resonancias)






Estoy

 – como si hubiera bebido un jilguero alegre –

¿notan?

hinchado de preguntas optimistas:
(lo que hincha dicen, es la gangrena aeróbica y al azar)

¿Cuándo se acabarán las guerras?
¿Cuándo las hostias terminarán con el hambre?
¿Cuándo vendrás?

Qué bestia

(Dijo el Ornitólogo)


Lo que tragaste fue un cuervo.



-----------------------------------------------------



(Mmm / este capaz que lo entienda hasta la susodicha).




Pero este otro: Ni el solazado podrá usarlo en su floreo: (seguro que dando cuática jugosa en bahía nórdica con su barquito arrobado (o arropado?) para nada boba dé tertulia honesta en sus líneas de embeleso y dolor que atrapa cuando desadjetivados impersonalizados y cifrados con aplausos)









----------------------------------------------- 







II


LA VISIÓN DEL MÁS SOLITARIO

 
  

Eso tan mucho humano:                                   tan perecedero y volátil
en su bastión                                                     de cilantros y deseos
ángulo de hipotenusas                                      trasparentes o cansadas
esa voluntad imposible                                     como relámpagos cucarros
esa infinita voluntad                                         de apachurrarlo: todos
los sabores pecadores:                                      (y a las mujeres? También
que yeguas son / tan voraces son
salvo cuando virginadas

describir un libro
¡uno tan solo!
que sea todos los ríos que van
a dar / que ven y dan / a dar
su Dios / su lugar multi presente:

                                                           y acúsome padre en la rutina,
                                  y rugiente, o movedizo, o de sotanas al vuelo
                                               (y el canto de beatas / y de querubas)
                                            y el paridor de tormentas / y de calmas
                                       y bruscos atrinques bajo la mesa del árbol



procesiones recelososas              ¿tronos iracundos?
(celador nocturno                        de la maestra
aunque siempre                           en ropaje femenino)

vengativo a no dudar                                espumarajos en su rojo mugir
masoquista por las moscas                        (Ah molestas / Ah son moscas)
y sanguinario                                            (y moscas en la herida)

(y colorado para el caso)

espumante su cólera de olas y holocaustos
y hasta pellejos de alambres / o palomas meretrices
planeadoras salvando las distancias encarnado
en lavas y cilicios:

El más certero comando en los ejércitos:
Ah volcánico:

y obligarnos a espinarle como si las rosas fueran vengativas
a drenarle todas las gotas y sulfuros
vampiros secantes de “hiel y luz” y de enojos
roja sal o transparente o celosa
a seguir su gozo de exterminio
en paralela línea profética:

Excusar justificando como orondo
fuera del tiempo: justo y amoroso / los desaguisados:

Tremenda perla!

Porque toda luna debe menguar / su embajada
de hogueras resplandecer:
iluminados delirios de las con mejores posaderas:

(para nunca más las seis puntas o las siete sombras
los dulzores del mercado      arrinconados leprosos,
como abrojos de recuerdo escarbando la memoria
unas serpientes huidizas y cabizbajas y rastreras)

Su vicariato en persecuciones florecer ortigas y crespones
porque la luna llama con lo oscuro:

Así: pensar sutil y comer centollas dulcen eternamente
mejor que barraganas:
hierros como tenazas a vapor
las sutiles razones en condenas
braseros como carbones a quejidos
polvorientos y dominicales:

hasta que la criatura retorne al
paraíso
de temores bien ganados
ignorancias preferidas
llantos y crujidos rechinantes
con dientes careados para nuevo Sinaí
oloroso a carburo

o antes pierda su cualidad de Dios la ciudad de las nostalgias
y ya sin pastelones al azar ni cloacas adventicias
o prisiones donde apaciguar el miedo
y esos buena familia no sepan lo que pasa:

el miedo     el miedo      el miedo:
Ah viejo zorro ¿cabe dudas?

Te hemos inventado     poco        a poco
de ente fijo a cuática existencia
cual metafísica mugre en su lógica de uñita
para dar razón concreta de cruces velos y atavíos

(con uno que otro rajuño en cuero apergamado)
(porque el ser no soporta mucho de lo abstracto)
rodeado de mezquinos poderes que se esparcen
caídos del cielo / o sembrados por la estación
violenta

nuestra + corrompida + desmedrada + sórdida
existencia temporera     según el crítico avezado
de vagancia por la tierra
sus cuevas y fulgores

Pero un día      un día como todos      lejano aún
un día que ya se va pronunciando
y sin ruidos (de día inoportuno)
un día como dije de verdad
ya cansados de sueñitos
de paraísos acogedores y cieluchos de tiernas
a la parrilla:

reirá la tierra con su cielo
y sus tan aciertos dolores de muelas
muchos
y esperanzas bonitillas
todas

y al que sueñe clavado en una cruz
bueno      allá lo dejaremos clavado
que sueñe!

nos habremos cansado:
hacerle: a dios y al Diablo
siguiendo esotéricas correspondencias
cifrar a lo barato
facilones aplausos de lado y lado

o persiguiendo a la única de mentira
se le frígida quedó en ese su infernal Paraíso
que no sabe pero menta tan orondo:

Ya saben:

cuando muy urgidos
o urgidillas
                    y mejor si juntos:

vayan a un Cabaret
o a un tardes femeninos

o sigan dando jugo.


----------------------------------------------------------------








Mmm, capaz que lo agarre también y nos haga pebre, y ya no pueda escapar el arrebato. Por si las siacas, y como la tercera es la vencida o el tremendo descalabro, se dejará un último para des solazo de apuros: y, al menos, el querido amigui, uno de esos que promueven la inspiración arrobe: y se esté copiando, y acaba la exquisita inspira lo todo, y quede dichoso con su Casandra a cuestas:

-----------------------------------------------------------------




III

Esperando a LA PIOJOSA

  
  
   
Entre desiguales espumas y medidas
/ idénticas / confrontando terremoto y su marenami
helado o tiritón
a fogonazos furtivos que fijen y permitan la huida
cumplir el rito seguro /bajo techo o a descubierto.

Para entonces el bullicio
babas dislocadas dedos en la boca
tentadoras gemelas exhibiciones con lentes
y ruidos consonantes y silencios.

Como resignación en la hora sin cumplimientos ni aleluyas
y a veces un revólver de espera y sonrisas prudentes
y palabras de ausencia. (Y no dos porque hubiera sido
como mucho la redundancia de lo dicho):

La Luna que no aparece
esa forma de los sueños / de la tierra húmeda
y minutos alargados y
exasperados miran confundidos
desde el hexágono marcado
el atrinca arrinconado
acalorado de puro ausente
externo con impaciencia
como pedazo de conciencia extraña y mal venida.

Pero no superfluo ni ajeno ni confundido
como septiembre de dieciocho ni esperado
en extraña fecunda cumbia y su dominio.

Y llega. Llega el día:
Ay, cómo es posible que deban
acabarse los amores con la Luna?

Bueno     la realidad siempre apabulla con inesperadas
espumas y medidas.





--------------------------------------------- 





Y ya sé, amiga atrozmente en las entrepiernas, tal vez saborees hasta las comas, toda la malura del encanto, su perseguir un futuro que caduco, aún así: aproveche la ternura y digas: Cúidate, y digas, siútico, y digas, ni me lo sospecho o nadica: imprevisible a la condición humana cuando lo despaturrado rige en la inversión del tiempo escaso, tan desplumado en arrobos, y en secanos: largo.


Así que: Alegría. Alegría. Alegría. Gotas por sobre el hombro en el derrame.





martes, 23 de agosto de 2011

REFLEXIONES OBLICUAS ACERCA DE //BÁJATE PACHECO// /de Expropiación de la corteza y otros textos/

   






REFLEXIONES OBLICUAS ACERCA DE //BÁJATE PACHECO//








Los artistas de circo son superiores a Pacheco

Porque saben dar invertidos y saltos cuadrúpedos a corcel
y pintarse la cara como sonrientes o despejados

También le hacen al espejo

Y los dan sólo por el placer y el vértigo en sutil
correspondencia de pelotas rodadas o comparsas / o rosas de la infancia
permanente
con los salud al inicio del banquete

Si diesen un corcovo      en retroceso
habría de catacumbas     como el querer saber
o prefirieran cabalizar el número o transar una carrera

Saltar /en vez de/ o mirar divertidos       cómo lo hacen
tan serios con sus tristes manchas y monturas
los cuellos arbolados y rouges en despliegue

Libérrimos     que es como si entristesieran de verdad o entre / /
o echar los pétalos muy adentro del convite

En las copas de la salud    de los brindis ganados   esas brusquedades
que lo asaltan como cólicos hepáticos o
afinidades bonifácicas y sutilezas de número:
complejos en sus desarrollos areneros y de carpa
escurridiza

Proféticos     o rosas opusculares /o azules/     analógicos de verdad
y copas pagánicas / o brindis mistéricos con suspiros
sebastiánicamente deliciosos / y ocultistas de tan renovados:

eso es dar saltos mortales en la pasarela y reír las consecuencias

Por eso que los mira despreocupante y pobrérrimo
como a regañadientes aceptando el retorno de la sonrisa
no sea que rompan la crisma
y sea responsable de no querer montar el adviento

Porque no querer brincar es como todas esas rosas
todos esos vasos perdidos allá tan lejos
todas sus correspondencias saltincósicas      o ya desertadas
ocultas siguiendo lo vano           que en el discurso
que en los banquetes inaugurales del milenio   es la resolución
del discurso unas pocas cosas unas pocas palabras

O /para el caso/ esos artistas de circo
y sus despliegues a toda carrera     a toda vida
a toda displicencia divertidos
y esos caballos pintados y cubiertos
tan campantes        tan difíciles de manipular
fuera para abrir la boca y ya no cerrarla
así como el paso de la centuria que se arrastra y permanece
es la consumación del orden de los enunciados

Y tanto el peligro no alegra entonces:
los artistas de circo /esas cuerdas al abismo/
no serían superiores a Pacheco

y éste tendría que subirse

O al menos le parece a los caballos
a las sopaipillas      a los popcorn divertidos
al advenimiento del significado oculto

A pesar que lo fuera muy adentro:
todo lo cual no contiene la menor verdad

O la connive?

Hay uno     en purgatorio       que lo sabe

A las puertas de su ante-terrenal divertimento Ya casi
en su salida de purgado: Lo cual
sepa: como a todo un brindis de homenaje

Mutatis mutandis las sencillas realizaciones

lo perdido     lo in-no-sí-epto o lo complejo de las playas
sus albedríos en la ladera o los barrancos húmedos
apalomados y negros

Por eso que los artistas en la arena        aún si romana:
no son superiores a Pacheco







lunes, 22 de agosto de 2011

EL ÁRBOL EN LA PLAZOLETA /de Expropiación de la corteza y otros textos/






//Subproducto en la tarea / Más tradicionalito en su nostalgia//

 

 

EL ÁRBOL EN LA PLAZOLETA







La oculta liceana      luz en horas de destreza cuando ociosos
luz en los repasos escondidos expectantes y ocultas
la de fresas encendidas o rugosas y prestas liceanas
y apretado el vanlon / o jugosito de entusiasta
ésa la liceana oculta como pudiera ser un momento
o ya nada que permanece sostiene y no acaba

como nuevitos los cuadernos ajados          en la espera
donde la brisa del adviento atrae y rechaza plumas
ese recuerdo de blusa-suéter morena que raspa
y amarra y alumbradas fogosas azules al frío
amargas deliciosas    clandestinas en lo abierto
o la nostalgia y los espacios que ni atrapan ni permaneces
ni dialogan ni unen ni separan

Ah! Las casitas

Con el insinúas de oscuro / y ajeno
o en brasas         esos destellos que palpitan
y los bancos llenos: como sonidos aventajados

aquellas hojas caídas en el recreo de miradas
llamando y acometiendo los carbones apagados
y es con la mano del pañuelo     o la carta secreta
o el libro de buen amor en el dulce abuso blanco
el arbitraje clandesta de partidas de vólibol
se derrite de magia tras el suceso de cenizas jugositas
apagadas lejanas antiguas casi sacras

Ah! Las colchonetas

En su retorno en el juego que diluye
y sus sonidos atrapan y atrapan y atrapan
siguiendo líneas paralelas de tiempo consumido
cuyo retorno no se espera
y se aguarda     y se aguarda

Quién supiera barruntar algo de nuevo!
algo que no fuera como escaño crujiente
ni como /si fuera oscuro y caliente o atardecido/
triqui triqui de lejos     ese triqui anochecido
en el banco neutral y cómplice
y traca traca de amanecida    esa traca vespertina
/ o no sospecharas siquiera
truquillos rancios y sin ventajas o desencuentros ciertos
que no volverán jamás y no han sido:

Ah! la espera

Serían dulces y nuevos como añejas líneas
o borrones esperanzados en su primavera de antaño
renovada en quejidos y matracas
símbolos de antiguo
símbolos que huyen y desaparecen y arman mucho ruido
y poca vida en las vidas cotidianas

Ah! Los matorrales

Esa flor que en mudanzas y acometidas
mágica se alza y sucumbe de pasada

El cerro la Virgen / la Alameda por donde el retorno
y el destino
y la suspensión del crecimiento

En ésa llena de bancos y jumpers frente a la abuela
para un corte definitivo
la virgen reflorecida y vana en lo curiosa y lejana

¡Cosita! Todo tan blanco
borroniento           tan silencios que empalagan