domingo, 23 de septiembre de 2012

MAÑANA ES HOY (de: Si tan sólo existieras)

 
 






desde: segundo capítulo de Si tan sólo existieras
El I de Tríptico de la Presencia Redundante




MAÑANA ES HOY



Nada /definitivamente nada/ nada muere
nada
salvo la conciencia

Las hojas caen:
caen /y retornan retoños de escarabajos

De oro aventureras esporas sorprendidas
circulan
Alba que muere la nostalgia
Y no sólo las plumas / ninguna sorpresa:
Ah     estabas ahí    /y/yo/    te hacía en el Oriente

Se abajan los besos que fueron donados
Cambios de incertidumbre       de
éramos el uno para el otro      Pero tus besos
repartir para evitar el desperdicio:

La abundancia de oportunidades abisma
¿Y ahora desparramando gracia y desatino?

Y los que no fueron / también al suelo
Y las caricias partidas
Y las raciones raquíticas vaciadas / y las llenas

Yo quería tus manos / y tu velo como
refugio de la alegría / como cuando niño que no sabe

¿Y ahora qué puedes pre-sentir? / ¿Qué puedo si te alejas?

Nada a cambio / o solicita/ o ternura que te ofrece
Una fuente clara      /      una bandurria triste
pensativa
Cualquiera se arrepiente

Todo vive y muere    / Algo     / pero quedas Tú en la sombra
en el trasfondo de miradas       en oscuras
claro-fonías dudas       /misterios como inciensos
/Mientras hayan subterfugios
mientras se impongan de la infancia los miedos

Cuando la esperanza           Que no volverán recuerdos
Cuando el terror                  Que sí volverán / a serlo / en el rastro
Cuando refugios                 ¿Nada muere con certeza?
                                           La pertenencia al rebaño es poderosa

Nada muere / salvo la conciencia

Mañana es hoy
Un día también desaparecerán las palabras





  
   
  

viernes, 21 de septiembre de 2012

EL ÚLTIMO Y 40: ¿HAY UN SENTIDO? (desde Si tan sólo existieras)

 
 
 



 




desde: final de primera parte de SI TAN SÓLO EXISTIERAS





EL ÚLTIMO Y 40: ¿HAY UN SENTIDO?



Y sin embargo
aun lo que amas de verdad quark escoria
será
ay / petrifica nada / en el tiempo de la vida

Lo dice Friedman por otra latitud como si
los álamos estuvieran dirigiendo las brisas
Lo de Quark: en permanencia /vislumbramos todos
/o en fantasías: recibimos fe en la costumbre del lenguaje:

Nada permanece

La sucesión es lo que impera
a una rosa sucede otra mosqueta su poquitín distinta
al menos como bullangas
o como más coqueta y perfumada
a veces la hija irregular de una
privilegiada golpiza
todo y nada cambia cuando la sombra
nunca aquieta en este de las rosas hacerse temporales
y menoseadas

Pero ya no te amo dijo

Y si lo que amas de verdad son dignos ideales:
¿Quién los recordará?
Y si no?
¿Quién los recordará?
Para tu contento no se hicieron los Dioses

Glorioso el artista de artificios que pensaba diferente
Dime, ¿qué es la gloria     / si ahora le tiene sin cuidado?
¿Acaso alguna vez la tuvo?
¿Alguna vez dijo:
Aquí mi espada /o el sable roñoso de su abuelo?

Y si de verdad no amas
¿cómo podrás vivir el resto de tu tarde?

Cuán mezquinos tus amores
Qué débiles tus odios poderosos
¿Dónde están esos sueños de huracanes?
¿Y los otros?
¿Dónde?

Nada permanece     ni siquiera la escoria cristalina
Sobre el basural levantaron la ciudad
Perdida bajo lianas y neblinas y constancias

Y allí por media tarde     donde juntan
parejas clandestinas o certeras
hoy confiesa un sacerdote pecados que le agradan
Hasta que el Bati cansóse de pagar multas
en defensa de su Robin

De la esencia de la memoria es Dios
y la palabra     débil     y tan fuerte nos
obliga al balbuceo cifrado en pixeles
y suaves vagidos y menudencias fecundas

Dirán

¿Acaso no recuerdas      / venimos de la loba
nuestro derecho sagrado    aquél que cruza
el mar de fuego abierto a la promesa
a sucumbir en la cumbre?

Golpeando las rocas    pero las rocas ya no producen:
Ni alegrías
Ni odios

Sed      Sed    ¿Dónde está el murmullo?
¿Dónde la miseria?

o tal vez aún
                    ¿venimos de regreso
desafiando a los Dioses?
¿Dónde mis compañeros?

A pesar de las piedras sepultas
las emitidas malditas      y a veces dichas
para ejemplo que terrorice la cordura
los mitos      esos tan deliciosos
los Dioses    aquellos por el rito
el fuego       que no purifica / ni engendra

donde el fuego y un campamento en la montaña
extermina ceniza renueva
y una pareja en cada espera / y los huesos tan lirondos
como si la cruz y la moneda fueran exterminio

o tal vez un holocausto de cobalto
un número tatuajes
o protones en el amanecer de los nuevos dioses
a la luz de lámparas de pieles:

basta

ni cuando creas reencontrar tu cuerpo abandonado
y te trate de maestro:

Los magros sueños no producen lenguas de ardientes palomas
Los poderosos      /tampoco

Ah         y no te creas elegido     /     ¿Acaso existe quién elige?
 


Deja que las fresias florezcan
y cuida sus orugas para volar:


                                             tarde
                                    una                                  verano.


                                                               de








    
    

lunes, 3 de septiembre de 2012

ADICCIÓN A LO LEVE incierto (desde Si tan sólo existieras)

   









(de Si tan solo existieras, el 21)




ADICCIÓN A LO LEVE incierto




Como en lento devenir de horas no pasadas
                                                                       pero ciertas
Como sucede cuando intensamente la borrasca
y solo     en la noche      el arcoiris recordamos
                                                                       y sufrimos
porque la memoria se arma de modo inesperado

Los ancestros y los ancestros de los ancestros
y sus sacerdotes rituales
quieren imponer ecos de sueños
//lo que jamás fueron carne//
humo de sugerencias: cualquier desatino
pareciera posible
mitos      revelaciones      creencias
y te irás acostumbrando a lo imposible misterioso
al desarrollo de lo etéreo incierto

Saber del viento su desenfreno quieto      su apego impersonal
o la nostalgia cuando lo húmedo levanta
y el pánico cuaja en fiebre y la zarza ilumina:

haber sido el último
como enfermo de fin de semana en el internado ajeno
o la antesala del desierto
el día que te esperaban
o esa llegada tarde al rito del pan y del canto

Como sería en la estación definitivamente a la deriva
                                                       y la congoja
y la destruida esperanza
                                                       y nosotros quedándonos
y ella que a ser jamás llegó
                                                       parte de tu sombra:
cuando ya la estación del verano estaba en el recuerdo
y el invierno insinuaba desazones

La ausencia cotidiana aquello que no cierto
y jamás como delirio pues el pasado no retorna
y sólo entonces conoces vagamente esa mirada pastel
o ácida
y hasta prefieres los cuentos tranquilizantes
y los falsos misterios sustitutos

esa con levedad de ojos desconocidos que pasaron

esos momentos como en fuga:
cuando sabías que allí sí
que allí sí se iba // y pudiste hacer nada
siquiera bajarte del tren que había a destiempo
o ingresar a la carrera a la clase de primeros

pues en blanco queda

bajo una forma de Mónica alegre / o de Paula sola:
o de sombra que no vuelve

¿cómo saberlo / no podrás ya capturar
ni sabrás jamás del misterio     /       acosa y perturba
y el olvido?                             /       comenzar de nuevo

¿Esos bancos de la plaza?

Una memoria de fragmentos impide
a los ciruelos en flor cuajar los encuentros
que sugieren

Como esas caricias que lamentan nunca
y tienen su atolondrado destiempo
perturbando la certeza de otras que serán delicias
nuevamente mañana / pero no las añoras

Aunque recuerdes las fiestas de la primavera
y los tumultos en la plaza
astillados parecerán / o amargos querrás hasta olvidos

Como palabras ajenas subrayadas por extrañas manos
sus líneas de rastros inexistentes
sus esoterias y ritos reiterados hasta el cansancio
pero nuestros / tan que ya solo vives / para descifrar
su íntima inquietante: ida y confusa
como esa fiesta que languidece
                                               y tú persistes

Como siniestras apenas demoradas
letras / ese impersonal
correo Internet / y obsesionan la tardanza

Como cualquier cosa que queda
como si aletarga
como sin saber partir y confusa
a pesar que lo hayas pedido para nada

y agradeces mientras sepas

como cualquiera memoria confusa y su rutina
de a ninguna parte
y la manera que usaron para apaciguar la certeza de la nada

/mientras aún te quede algo de esperanza






frf
últimos ajuste y vapuleos al texto:
martes 18 de agosto de 2015
para su ingreso a La Precaria de In-Éditos




   
   

ESA LUZ QUE PUDO SER (desde Si tan sólo existieras)

 
 
 
 



 

(de Si tan solo existieras)




ESA LUZ QUE PUDO SER
                                                                                                                         (a IVETTE)


Como si el tiempo estuviera al alcance de la dicha.
Probablemente en la ciudad de los recuerdos.
Con el mar en soporte a esos secretos iniciantes que
forman después el recuerdo:
En barrio tranquilo, cuyo nombre no posees.
Ni aunque quisieras.

Y mientras la miras
                                 se desliza
por ese largo tobogán la vida.

El rumor lejano acompaña como soledad
como compartiendo una esperanza de ruidos
esos ruidos del comienzo.

El desatino blanco, por el lado del tiempo ingenuo,
tiñó óxido avergonzado, café colorete la vida.
Y tú ríes, cómo ríes.

Todo encaja en apenas mientras tanto
matices y pinceles porque aquello se desliza.

El sol que piñufla y tímido apenas fisgonea aquellos juegos
la neblina que lo acoge y sigue ajena
el tiempo que casi detiene y la vida que sigue:

Si no lo hubieras hecho, tal vez ya serían olvidos:

Como el lugar donde ocurrió la risa.
Como esa plaza tan sola de los bancos.
Como la neblina de esa mañana fija.
Como los motivos que no unieron y mantienen el fortuito:

Ese día de resolana, de rumbo incierto
esa en el mar carcajada a los recuerdos,
esos cuadros luminosos
oscuros / incompletos en la brisa
esos como siempre pasa.
Aunque después, en la laguna de la dicha, azufraron
ese aroma y rebeldía:

Claro que pasa. Porque hasta la dicha se desliza.







  
   

sábado, 1 de septiembre de 2012

AMORES DE VERANO (desde Si tan sólo existieras)

 
 





(de Si tan solo existieras)



AMORES DE VERANO




Sé quel sol es cosa y poder
que está como marcando
allá / para todos / radiante / y maligna si lo miras
a sus ojos

afuera y potente

aquella esperanza que si no todo lo abarca
deslumbra al menos del verano la tristeza aquella
aquí /adentro

Pero es una maravilla: A todos dando su toque de clarines
sus consecuencias en desazones y desvelos

Como señal de político increíble
mas no estéril su fijeza
porque también acá
porque mirarla no le puedes sostener sus desprendimientos
su gallardía

Como nervioso te extrañan y bizcas
para otro lado las sombras   /los anhelos

Donde sabes que sistemáticamente debilita:
Y el tiempo urge sus colores de cuento maravilla

Por eso gusta
que los amores pertenezcan a sistemas
Que la tierra incline
                                   ante el poderoso
y amorosa lo circunde

O no tendríamos
los cafés movedizos    /   los chalones alzados
esos dorados pavores del insomnio
todas las nostalgias y terrores

caobas mustios /el recuerdo de la madre y sus anhelos
boinas que conversan / nostalgias bermellones
en recreo y conversa

esa sed de agobio / ese sudor congelado
amarillos camisolas / los placeres
cobre marrones / suéteres beige
esperas a la sombra
                              árboles de plaza

los rojos caídos    las hojas alzadas    los labios
si retienen:
los refocilos al aire / y en encierro de la oculta sombra
ese campanario de palomas

Ensimismamientos compartidos
como carmines:
toda la tramoya del romance:

La Virginia y sus roces /labios a destiempo
deslumbrantes deslumbrado
desenrollo technicolor en cinta movediza
/ y a deshora

Los que entienden por supuesto
esto de ser sistémico con el astro        allí
tan quieto / tan movedizo

Acá brilla        /dándonos emocioncita
Sin pedir nada en cambio
Salvo           cuando quedas dormido

i.e. sobre la tibia acogedora

y los muslos        marcando la línea divisoria del aire
las corvas            ardientes como al horno
las pantorrillas     tan tersas

los de miedo

Al aire    //obliga y compulsa
sabia parte también del sistema
a no soñar
                            a tres noches de estómago

Desazones y temores en presente huidizo
instante voluntario

Untando nivea que chillidos refresca
ser tan idiota
tan pancora berreante colorada enorme
y estéril en lo tieso
con el orgullo tostado y la urgencia que preocupa

Fue /de todo/ lo único bueno del sistema
aunque después /en Santiago/ no te lleve ni de apunte:

Entonces hubimos temporales

Ni caso por encanto lluvias
inundaciones
noches en vela
juntó quel Rey nos mira de soslayo
y el Niño arrancósenos de asomar por el norte:

Y la sistémica Cecilia desaparecióse para siempre

bu bu bu” llora la sombra de gitana

Y esto también es parte del sistema en movimiento

Que todo es cíclico
Que todo permanece en la esfera
de sus mutuas atracciones
Y lo nuevo apenas ese ir del verde al café
y el ojo que evalúa mal las graduaciones del olvido

Oh    /cómo quisiéramos que así fuera

La café Virginia repitiéndose /más adelante/
y desolada

Hasta que el verde sistema en su presión abra su encanto
a otro más grande desatino / y / o / esperanza:

Ahí vendrá lo extraño