lunes, 30 de enero de 2012

JUNTO AL CEDRO DEL LÍBANO y POEMA CÁNDIDO DEL OSCURO PRESENTIMIENTO (el 34 de Algo Como Eso)



                               
                        











(entrada que pertenece a: ALGO COMO ESO)


DÍPTICO VERDE Y CÁNDIDO




34

I

JUNTO AL CEDRO DEL LÍBANO



¿Debiera parecer sórdido este juego de ocultamientos?
o es la manera de limar la cadena en el tobillo?

sombras extraviadas que oscurecen y fijan
la sorpresa de lo oculto y su ataque?
O aclaran y perturban y atraen como piel
de ranitas colorinches expuestas en privado?
/ pero exóticas / como de otro mundo

Tantos los segundos / cuántos resplandores viven
tan incontables y dispersos en humo azul
vahos escarlatas
o ayahuasca en privado

Como relámpago permanente lo enceguece
oscureciendo hasta lo más expuesto y punzante
puesto que no se quiere ver
o sonidos de ciegos para atraer y dejar pasar
o placeres dolorosos que aseguren la condena
los evitados en el recuerdo
inundan de albedrío o contrito
como sabidos nunca
“lubrican”
enceguecen y forman:

individuan como a iguales
las mismas ropas / las mismas desnudeces
la misma hambre o superfluos
nublan el esplendor / su memoria que no sabe
que no asombra / ni perturba ni acosa
la moral enclenque:

o nos mataría



Si el indoloro no atrapas
rayo tu blanquecino polvo
otro irás iluminar / oscura

Como si fuera tu destino o casual /como mariposas/
encender sueños pasajeros
y apagar los tuyos

Transitorias luciérnagas
permanencias movedizas
esquivos retrocesos
como mareas sin luna

Huidizos avances
permanencias ya en estratos / Lejanías



Oh mi amada extendida                  arcana
                                                       o diluida

Oh luna en fragmentos                    y tobillos
                                                       y rosales
                                                       y vidrios afilados

Oh carne de rocío disponible          o cortinas
                                                       o duchas
                                                       y alcantarillas

Oh cursilerías ciertas                       permanecen
                                                       y atrapan

Enredan espejismos                        o la certeza
las carnicerías del placer                  trocas lánguidas
su diccionario                                 a cuestas:

Tacos agujas                                   para saber:
Tacos altos y macizos:                    para aguantar:     y
mover                                             y no tropezar
y caer                                              en la dicha
                                                       de los vales
al cielo                                            prometido:



Botas botas botas       aunque sean de cuerina


Y cierres y broches como el relámpago
y como el celeste: luminosos y ateridos:

La gruta del cielo silencioso no entorpezca

y cayendo: los colaless
y rodando: los sujetadores
y huidizas: las bragas:

las copas y los vales no queden cesantes: Las núbiles



No me lleves a tu tienda de ámbar      de cenizas
de lúdicas suciedades:       calcetines como alforjas
de traguitos como corzas y dudas


Donde sepan que apagas la heladura espesa
donde las sombras fusionan o congelan
los movimientos delatan esos ritmos
emerges del público secreto a sonoro
pedir     /    otro vale más para tu frío
cuando más sentimental y necio
con mi camisa arrugada sobre tu fuego esquivo


No es el cedro solitario donde a su sombra te espera


El vacío donde te miran /y te trozan en medidas
y enciendes el extravío de las ingles o cigarros

Y no vuelas paloma ni blanca

Ni has descuidado
tu tienda huidiza o desierto
lejos      en la montaña del recuerdo
también había palotes tan como vivos
y esas      las arañas pollito
seguirán como si nada


Eres morena y accesible
y aún queda la dicha y la amargura y los muslos
o esas ojeras      el ficcionar encuentros
que no encuentran
ni apaciguan      Oh cuento repetido:

Si fueran jóvenes      juntos atenderían
verdadero extravío que perturbe
la eternidad del momento

Ya vendrá la ausente y el temor y la rabia

Pero la noche es dulce / y amarga / y llena de ombligos
pero la noche no quiere llegar /
aunque pudiera

así la seda
susurre o lloren los corpiños con violencia
cuando cada centro cuida su espacio de mirra
la ley turbia que rige de oro
botas y calcetas
habrán expertizado en incienso tu destino
opaca / y ajena / y desnuda:


El Templo sigue su comercio


Ah paloma
Levanta vuelo      Despliégate o rodarán las medias
las copas quebradas      el espejo presente
las faldas que se bajan / que se suben
como sin aletear como autómatas
carentes de la gracia:

como contentas o tranquilas o agitadas:

Así lucieran este juego interminable
dardos que oscurecen
o aclaran y perturban
alzando el vuelo
cuando tú te quedas
cuando ya ni el cedro siquiera espera su silueta
y tú a la sombra ausente: ya ni llores

ya ni gimas




II

POEMA CÁNDIDO DEL OSCURO PRESENTIMIENTO
(y homenajes)




Donde la noche rechaza con ardor el día
Oh niña bañada por esa noche
oh esperas
Oh niña de oscuridad desnuda
y llegadas
candor     caracol vaciado    sombra presente
cumbre de lujuria / recuerdos quebrados
la ciudad demente
sus campanas al vuelo

Balanceas y concentras las miradas
cuando al caño
ritmizas luces y prendas
y frenéticas las cuerdas del ansia
como resonancias o temblores preparan
tus movidas: Esa danza que atrapa
las monedas o el curioso billete y sobrias
raudas desaparecen torbellinos
como filas

Sol sombrío sobre troca de adoquines dispares:
de: secreta vergüenza
por semen en dinero /un intercambio de gozos
donde sólo a veces jadeas

Tú das luz a las caídas
Tus senos donde húndeme     como piedra

Tus ojos atrapan las dudas

Por ti crecen los muros del insomnio
las secretas hiedras
Por ti moriré con los ojos aprendidos
siguiendo la costumbre
las heridas abiertas

Oh esfinge de la inmóvil tormenta
Cómo lenta se hace la noche

Cómo cenizas







                     
                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario