martes, 31 de mayo de 2011

LA DISPUTA EN LAS SOMBRAS DE LA SAPIENCIA (de: expropiación del árbol y otros textos)


(desde: Expropiación del árbol y otros textos)















HALLOWEEN


(o la rica peleíta en la sombra de la sapiencia)









40



Cuando los muertos en cercanía, y los santos al aguaite:
desató sus hordas, las azuzaba; prometía paraísos,
por tercer año, a ver si la consigue:

En juego, a sus “collar’s”, a sus radiantes
almidones y polleras de camufle bisutero,
todo lo puso en la balanza,
y sin disponerlo, como justo resultado del atrape
de conciencias,
las sotanas, las paradojas:
sabiduría ladina en centurias engoladas
lo antiquísimo como nuevo;
casullas, aspersiones,
los confesionarios, la culpa en la base del dominio.
Sus feligresitas.

Pero ni así pudo con la escoria.

Que la luz:
Y entonces castizos ángeles raquíticos.
Son risa de cartón, nada de carne y del lado de lo bello:
Castrados. Sin nada que les cuelgue.
Gustos muy singulares a la luz del día
ocultando lo nocturno.

La horroriza feligresa otra vez en juego:
sólo en lo oscuro indelicado y a través de una portilla
para generación de más cristianos pecatorums.



         Que el resto es pecado pecatoso y deleite del infierno.



(A pesar que don Pablito creyera lo contrario:
en eso del colgamento y los velos de la cuáquera).

Que la luz: (siempre vale la insistencia):
Y así. Hadas radiantes. Dulcorosas.
nada de carne en sabrosura, menos que charqui
en bamboleo:
Vírgenes a tiempo. Del lado de lo puro.
Lo más cartucho y blancuzco que se pueda.
Y si velas, sólo para el prendido y la pavesa.


Y perdió.


Ganó lo oscuro. Lo más humano de lo humano.



Y lloran, cómo lloran las haditas, las ángelas platinas,
las tenues que se tocan sin abrazar, o
se abrasan sin tocar, sea todo la decencia
la azucena sin polen ni pistilo.


Y sonríen, sus labios mayores y menores:


Esas horrendas brujas deliciosas.
Esas verrugas infernales de los orcos más terrenos.

Estas pre cristianas dólmicas verdades
mucho más verdades verdaderas en lo antiguo de los mitos.

Así / así mismito / y no asá
Halloween nos salvó de la prostilushion + cristiana
corrompiendo lo + bueno, lo + sano: Lo + terreno.


Y todo gracias al mercado, que bien por mal nos llega:
y a los mercantes su platita.
Dulce o travesura. Por una vez, lo pasaremos de colado.

Esos tenderos, ni imaginan, la quebraron, la mano
a la madre poderosa.

O ya nos habrían entronizado a la Virgencita del Hallowin.
(Con haditas planas y sonrientes, y angelitos chatos, sin bultitos).

Oye, capaz que se nos aparezca uno cualquiera de estos días!
con máscara en la mano, indulgencia plenaria en la otra
y una cuarta profecía, en el afán de azufrarnos.

Y mucho / mucho cuidado / antes de abrir la puerta
a cualquier cristiango mango.

Asegura que no esté allí en plan de asalto o travesura.
 
Pero volverán al ataque,
volverán al ataque no cabe dudas,
volverán acostumbrados al queso, las ratitas no descansan:

más ahora
ya no cuentan el apoyo de patrones:

DEO GRATIA.

Oh, Halloween.

Por una vez chínguese el mediocre y casto divertimento.
Por otra vez gane la carne desatada:
esos lengüetazos en el cuello



esos colmillos en las ingles.

Oye, que no se te pase la pluma dice mi hablante,
que me acosquillo.


28 octubre 2010
31- mayo- 2011




No hay comentarios:

Publicar un comentario