domingo, 30 de marzo de 2014

LA SUERTE y su ventura (el 41 de Notas para un desarrollo subrepticio)

 
 








de la parte: Y otra vez la cordura







de: Apuntes para un desarrollo subrepticio






41






LA SUERTE y su ventura








Coló /de un organillo/ giratoria la música
casi como un zafarrancho de combate
o un llamado de la especie:
y la infancia le vinoencima
metrónica y mecánica y maestra /como
                                / un sunami de golpizas
y palancas olvidadas       activando recuerdos
de aserrín     /y suertes dichas bruscamente allí mismo
como explosión futurista         de nada plausible

y las orejas:
                                  nostalgias
/y verdes /y cacatúas /y baldosas imperativas
como cacatúa sincopadas o cromáticas

El sonajo desde el interior de la manzana
por los patios traseros      urge la provocación
y el embeleso
bruscos pelos y miradas
y se hizo silla y mesa
y almohada
y brusco movimiento: parando la escritura

para no sufrir la del coronel
hurtó del chauchero
una luca de su hermana:
y cayó                           en justa sustitución mal a venturada
a-correr-por-el-antídoto:

/ desaforado              girando a la manzana en torno
                                  amilanando a la discordia
                                  la treta

/ hacia el calor           acortando pantalones
                                  soñando bragas
                                 
/ creciendo                 alpargatas
                                  y lauchas de primavera

/ llamando                 de una a otra
                                  los corridos / las rancheras
                                  de la infancia

/ y otra esquina          de la manzana
                                  la suerte trucha
                                  la llave falsa

/ la manivela
/ un maese Pérez

y al llegar al origen:
//no había origen//

                                    Ni había organillero
                                                Ni había lorito
                                                       Ni había nada

desaparecidas la Eva y la Manzana
con ni rastro de culebra

ni de hierba resplandor
ni corte de la baraja

Bien

No es cosa que te pongas a temblar       pensó
y sudor y resuello y sorpresa
desvencijan el ajuste de cuentas:
/y dijo nada/ /ante la mirada de su hermana

Ya vendrá                                       volvió a pensar

/ a la hora en punto vendrá
/ sin demora ni impiedad vendrá
/ sin misericordias ni astucias:

ése que siempre llega

El punto que corta la memoria.








  
  

domingo, 23 de marzo de 2014

Esa luz llegó aunque no se la quería (el 8° de Apuntes para un desarrollo subrepticio)











desde la parte: Los borradores viejos aprobleman







de: Apuntes para un desarrollo subrepticio







8








Esa luz llegó aunque no se la quería






Esta noche en que decirte de lo oscuro: pausas:
largas o secretas o más bien como apenas insinuadas
como golondrinas ajenas
como cansadas
como cardo que cuaja a la vera del trastorno
como sombras o a penas chispas

Pero ni eso:            no atreves: no fuiste tú
quien escondía los descuidos: Te echaron
Así que nada de golondrinas: o tiuques
siempre que si extreman la jarana
con sus gritos de júbilo
serían adecuados pero no bien venidos

Sombras de una memoria estrecha
como que también ocultos hasta los reflejos
o idos los ecos / el aremolinado instante //El momento
del ajuste
ya no tiene retorno//

Como en esa tarde ardua y vana que lumbres acortan
horas mustian / vitrinas parecían dilatar los asuntos:
arropados de tiempo y ciertamente aburridos
casi fuera ¿Cómo traicionados?

Alargues fueron esa tela de algo como luna sobre la mar
sobre el apaciguar y los recuerdos difusos
Sobre lo húmedo y manchas y cercanías
sobre el olor a huiros
podridos asaltos y ese costalazo
trajo la presencia        desvaído hasta el silencio

Aquella noche en la arena
fue después de una fogata aburrida
la certeza de la duda
Quién dijo titubeos
quién indecisos
y las lejanas en silencio?

Cansadas / repetidas
Como si algunos títeres risueños fijaran
la vista y ocultaran el hecho

Esta noche
extensa y demorando             inquietas las esperas
alegre la espuma                    de una roca     varias
resaca el retorno en el medio
tal vez amarga el vislumbre
tan como realista
tan pasado a certeza           tan como
si las marionetas ya callar no quisieran

Sí     lejana:         aún menos que futura sombra
la luz ausente
esta noche tal vez crezcan nubes
y la luna al través
recuerdos que irán a saltos
permaneciendo esos colores ausentes
y silencios ruidosos como quiebras
y caminos para ya no conducen
o jornadas quietas no volverán como entornos
/ a pesar
del ruido de las olas o la harina de la arena
o la persistencia de la luna





  
  

jueves, 20 de marzo de 2014

SUEÑOS Y ESPEJISMOS (el 6° de Acerca de Naufragios)

 
 







también de la parte: Regreso a la Cordura





desde: Acerca de Naufragios









6







SUEÑOS Y ESPEJISMOS






Hacer la revolución celeste ésa
más importante que revelada / la soñada nostalgia
de los ciclos
/ de un tajo degollar al gallo con plomo su albedrío
y sueños nebulosos amanecidos por años luz
hipos arrojados al margen
estrellan / atrabiliarias colapsadas y estériles
astros / dados / al rejuvenecer / y el hambre
a la carrera como dos patas de pollo sin su cabeza
en la revolución / o cuaternaria de los trópicos.


No pregona pero sueñan cómo nos gusta
¿té, pan, mantequilla? La sirenidad
la búsqueda poblacional bien atrincherada
universidades y ministerios, las escaramuzas
el corrimiento hacia el rojo:
he aquí la estridencia sobre el techo de hojalata.

Charla bullente y pervertida, llena de parsecs
y paralajes, no, en la profundización de los vacíos
¿quién no fornica? quién no desliza
debajo la falda su pequeño urdimiento con el uniforme
al pleno?
Los invitados interesan
verduras y confeccionan, arreboles y celajan
distinguidos y ciclados en el clamor de la llama.


Por fin traducen los ingleses
puesto que la prepara y hacía frío, en la TV
profunda carrera, los sueños siderales
cuando Jeff Chandler muere en Okinawa.

Pareciera que todo recuerda a la Alejandra:
aún el invierno retrasa 20 años
y no queda más que producir el deslavado folleto
explicativo de cometas, eclípticas y sacudidas.
¡Qué carajo! Más postergación hubiera sido
desatino o exceso de equinoccios, él, el Coronel manda
aunque el solsticio los envuelve y no renuncia.
¿Dónde estarán sus amigos, las consideraciones
del invierno? Venid a ver el folleto sobre el tejado de hojalata.


Consideren los Precios de Producción
consideren la Alejandra de nana en La Silla
y al hijo del comandante probando nebulosas
su curso único, por el precedente, por la patria.
Y en Escuela, clausura la prudencia
la Alejandra como Flor María, el Ernestito
que mira y anda, y no juega aquello
y no engrosa la cintura, su pequeña mano venida a ver
la Alejandra en su misión samaritana.

Como buen hijo de los astros cría cuervos
y salen guachinangas, salen coleópteros
salen violetas con el color de la infamia
y la Alejandra hace mutis por la hojalata del foro.


Así la revolución celeste postergan para
otro ciclo cuando nuevamente desaten las lenguas los velatorios
la voluntad de palabras precisen nuevas calendas
nuevos astrolabios
y sin transar ni una arruga
los mea culpas siderales sean cambiados por directorios
tolemaicos, profitosos y sapientes.






   
  

miércoles, 19 de marzo de 2014

AUSENCIAS BORROSAS a plena luz de la presencia (el 3 de Acerca de Naufragios)

 






desde la parte: Regreso a la Cordura




de: Acerca de Naufragios






3





AUSENCIAS BORROSAS a plena luz de la presencia







Tal vez aquel tintineo sugería una angustia espacial
como si la fiesta ya hubiera terminado
desorientando la benevolencia  de los ecos de los reflejos
provocaba la incertidumbre en la cacofonía
de las sombras / confundía los tiempos

porque los truenos ya ni se percibían
y el oleaje parecía rutinario
los night clubs no se mostraban amenazantes
sus chasquidos y crujidos más bien
pesaban habituales pero ya sin la acostumbrada
viscosidad gelatinosa de sus prestaciones y certidumbres

y esa misma lentitud que a un caracol lo pilla en la intemperie
le inducía la soledad
le extremaba el martilleo


le muestra varias desazones

algunas tristezas escabullen en silencio /ocultan
varios deterioros como crucifijos escasamente protegidos
/enrarecidos /irradiados en el tiempo
ni pizca de retumbos lóbregos aludían o cercaban

¿Quién no sería confundido por esas prestaciones monótonas?

¿Comprenderían las máscaras desprovistas de color resonante
los ecos de los pijamas olvidados
esas alfombras en sus rumores raídos
/las consejas mudas o estragadas
esa necesidad urgente de orientar la conciencia?

Desde borradores retrasados
desde neuronas contritas     /desligadas de su red
o fuertemente atadas a sus velámenes/
llegaba algo como un tumulto como un chasquido
/ como de latas estremecidas / buscando escurridizos
un destino que repetir / un golpeteo / un poco de palmada amarga

que no volverían a refrendar / porque una carcoma sutilmente
degollada en el prado señala el final del tiempo
y de la espera su grito
/y tiritan las sombras
/y se estremecen los borboteos como estallidos
/y el tiempo se ofusca y crujidos encabrita
/Y no se sabe cómo continuar

cómo        a menos que una imagen
o una campana orienten
y algo se vaya al suelo
en señal de tregua y recomienzo o grito

¿Rastrear la certidumbre     /el in sosiego en las tejas mudas
el marginal y temprano desarraigo
esas cajitas irredentas?

Duele el retrato vacío
y el rincón extraño que aún no ocupa también
concede alguna sonrisa o una que otra vaga

certidumbre

Y hay que superar        y hay que dar término
y hay de nuevo
porque se emponzoña ese lugar              como a destiempo
sus sonidos que apagados
le estaban conocidos y en reserva

Esas cajas a medio esfuerzo como susurros de urnas
incapaces de ocupar o construir un destino

Una sangre derramada /una menos mimada cajita y chingosa
a la deriva en sus pequeños fragores y ritos

entones el pasado re agolpa en busca de nuevos
desatinos

Cuando la cordura se muestra exigua
y repite la inclemencia /y en el ir y el venir
de las campanas
las cajitas originales permanecen irredentas
mudas
ciertas
silenciosas
como ausentes y borrosas ya sin ecos ni exigencias



frf
últimos ajustes para su ingreso a
la Precaria de In-Éditos
el 11 de noviembre de 2015



  
  

sábado, 15 de marzo de 2014

AHORA EN SU PUNTO (el 20 de Acerca de Naufragios)

 
 







de la parte: Contra - Momentos









desde: Acerca de Naufragios







20




AHORA EN SU PUNTO



Si mirara el presente:
Cúmulo de pasados artefactos (para recicle:
que no fantasía escurre como desencaje)
y se resigna a permanecer ajeno:

Memorias, arduas miradas donde las sombras
dibujan pequeñas catástrofes
Discos, deshechos como sólo ellos saben hacerlo
Melodías sexuales. Una que otra urticaria risueña o nostálgica.

Hay mujeres que pugnan por morir definitivamente
su olor ácido llega en páginas desmanteladas
Hay postales, como lunas con el viento en calma
escurriendo por intentos: no pasan
Como rebanadas de poquito.

Tantas veces que el temor, o el avance
como corcho. Tantas veces. Como si pesaran
las sombras, como si callaran los ruidos
como si las desgracias sacaran la lengua divertidas
o frustradas.

Ocurre el presente de esa monotonía
hasta en achicorias (calmosas desencrespan su amargor),
como pasado de espejo el recuerdo de fritangas
al jugo: asordina

escabulle             ella oculta en su bufanda
desafina               ella alejándose del banco
calla                     todo el parque en suspenso
pero saliva.

Mira entonces:
Nada o Todo Quieto
o varios pantalones pescadores escabullen
como recuerdos atragantados de una farsa.




   
  


sábado, 1 de marzo de 2014

ELLA, pero no ésa, la otra (el 19 de Acerca de Naufragios)

 
 




de la parte: El Interno a desgano



desde: Acerca de Naufragios
(y otras menudencias)





19


ELLA, pero no ésa, la otra



Y puesto que estuvo dispuesta a destiempo
arbitraria y acogedora

como una comadreja risueña
como una lagartija perezosa
como una paloma de chocolate

la tierra desconocida y ajena
el sol de mayo
los tiempos distantes
hicieron caso omiso de lo extraño y ripioso:

Experiencias de repetido consuelo
o un pasado incompartido
su piel cifrada
el common de verde
Su experto mensaje / no a tiempo descifrado
deshilacharon las reticencias
imposible hicieron los pegoteos

Y una lengua venidera:
                              o pasados de agua
comienzos de muerte /persistentes
                            incertidumbres
/para nada exóticas
cargos imprevistos
fue así como si nada permanente impusiera
su designio a los intentos de subvertir
el pasado

Cuán cerca su conocimiento de ajenos
Cuán concreta su mirada como alondras torpes
o loto doblegado o juncales secos /su presencia

Cuán profunda esas huellas y certeza y artificios
cuando el presente no era lo previsto

Se fue llenando de anécdotas de nieve a tiempo
de retratos que dolían de curiosas relaciones
como caleidoscopios a control remoto
como conocidos misterios o muros fantasmas
o mariposas retrasadas en despegar de sus capullos:

Presencias                           algodones y anilinas vegetales /ésas
Calles                                  donde botellas alineadas /el encuentro
Signos                                 para nada compartidos /subvirtiendo la dulzura
Estilos                                 definían las distancias las congojas
detrás de su sonrisa:            Diccionarios ariscos y cortesías

Certidumbres no quieren perseguir y atrapar esas carencias
Olvido: la costumbre de redimir encuentros o fe caudalosa
Pretensiones de torpezas:

Tarde de abadía                   Espacio            La cola y los maníes
Sol de sendero                    Nubes              Guiados al término de la cordura
Viento de lodo                    Claustro           Exóticos rastros de flojera
Parque de tedio                   Besos               Lo mejor del asunto
Hedor de secretos                Misas               Salvo la mirada de tránsitos
Puente de costumbre           Sorpresa          Cuando el encuentro aniquila
Cansancio de noche            Intento             Y fracaso y cerveza
Secreto de cuarto                 Fiesta               Para uno que otro intento
Silencio de curso                 Libro               Y llevar las cuentas y memorias

Lecho de sonidos:               Aridez del tiempo.