miércoles, 28 de agosto de 2013

RONDA ECO-LÓGICA (de El Paraíso Desubicado)

 
 
 






de la parte Recapitulación
de El Paraíso Desubicado



RONDA ECO-LÓGICA



Juguemos en el bosque
donde el lobo no está
Lobo ¿está?
Espera. Apenas falda y blusa.
Los esteros, la búsqueda de chupones por el monte
donde los copihues:
algo queda descubierto.

Juguemos en el bosque
donde el lobo no está
Lobo ¿está?
Tu calor / insuficiente tu calor de muselina,
blanquea, merece los estragos, tu calor
algo donde las parvas ocultan
donde los matapiojos en formación
de combate juegan
y despanzurran a sus anchas.

Juguemos en el bosque
donde el lobo no está
Lobo ¿está?
Tu risa, descarada. Tu risa.
Mientras: das riendas a la suerte
prudente y justa en los recuerdos:
Tu risa espera algo que no encuentra
ni vendrá: ya los recuerdos no bastan.

Juguemos en el bosque
donde el lobo no está
Lobo ¿está?
Sangran alacranes; palotes agitan
y cierran y ya no vienen esos ardores y tinieblas.
Algo se habrá quedado confundido para
siempre
en un recuerdo que escabulle y duerme.

Juguemos en el bosque
donde el lobo no está
Lobo ¿está?
El coro silba: Silba titubeos, borrasca
calma con presagios,
dos pasitos de tortuga, o esperanzas
como ardores de tiempo, de cansados
de cantos, de artefactos fortuitos: de dos
pasitos de ha llegado carta: de llegadas:


Lobo ¿está?



  
  



domingo, 25 de agosto de 2013

LA CASA DE HUÉSPEDES Y EL PIQUE DEL 7 (el 11 de El Paraíso Desubicado)










(también de la parte Vacaciones y Sorpresas
desde El Paraíso Desubicado)



11
LA CASA DE HUÉSPEDES Y EL PIQUE DEL 7



Viaje a los oscuros camarones raquíticos
los sexuales camarones hambrientos en esa agua de barro
esa agua imprudente remansada donde la esperanza
era antracita o como hulla reluciente
las varillas espesas de carne
sobre todo las mundo, el atractivo que atrapa
y llena de sucesos
tentadores ocios urbanos, pero no la ciudad tan lejana.
Tal vez algo del + ilusionado demonio
ya como tosca o lastre o veta caída.

Amarrados misterios, oscuros sudores o carreras
junto al pique, el siete secreto
rumbo al desnudo o la certidumbre del desnudo
o el desnudo de la espera.
¿Imaginas algo + desnudo que la laguna del 7?
Entre cerros competencias y duraciones ardorosas
el laberinto de los chupones
esa posibilidad de renovar los deseos: el retorno
de lo agreste consumido y olvidado en la maraña
de la vida
el frenesí de varas, brazos, contritos pechos
secreta laguna de ocultos tan sabidos e insistentes
meandros del inicio donde o nadas o salida no hay
para nueva esperanza.

Medían el tiempo por veces clandestinas.

Logradas, alejados, del pique jubiloso aplacado ya
tensas esperas rituales
cruces ansiadas, carbones lavados, troncos provistos.
Corrida poderosa e inocente para luego todos en suspenso:
lo hecho por veces no tanto sino lo nunca ocurrido.

Ah, los fragmentos, las piezas. Esos corredores
interminables en la penumbra de las galerías.
Ah, el cierto encuentro nocturno
entonces de día al ritual de los primos y las primas.
Cuando ella sumerge crees que tañe la conciencia?
Los siete desollados tropiezos capitales?
O tan solo uno envidiado de sucesos o furtivas confidencias
en esa ladera del monte virgen
donde ya la exploración es trabajo y su deleite.

La casa de huéspedes sola. Cerrada hospitalaria.
Como loma acogedora y su matorral abriéndose
a nuevas exploraciones:
Gigante pieza álgida de vestigios y restos
álgida de tiempo álgida para todo raciocinio
y cuatro virtudes cardinales como laberinto.
Cavernas secretas, el día pleno y oscuro,
los mayores ausentes según el ciclo de sus imprudencias
ni domésticas a descubrir reiterantes o caprichos
ya lejos de las lianas, los hormigones y laderas.

A repetir el artilugio comedido
la inocencia más culpable
las reglas estrictas del tiempo catatónico
en persistencias, carreras               chillidos
para de allí volver desterrados       nadie
a otro tiempo de lluvias                 ninguno
a otro tiempo de ausencias            cualquiera
distancias y memorias                   contratiempos
los adentros y los afueras:

Palabras Eucarísticas:                    Plegarias: así
la vida no mezquine sus encantos.




  



martes, 20 de agosto de 2013

FIN DEL INICIO (el 9° desde El Paraíso Descolocado)

 




 





(desde la segunda parte: Vacaciones y Sorpresas
de "EL PARAÍSO DESCOLOCADO, su pata coja")




9

FIN DEL INICIO


Buscaban palotes verdes / o destazados cafés
según fuera el entorno de las horas y su deriva
así fijar un tiempo incompartido / secreto
sin agentes extraños de donde pudieran emanar
las debacles
en esa intimidad que los hacía
palpitar
y sentir /ligeramente culpables

¿Cuántas personas habría en una de esas cruces
clavadas?

Los escarabajos mitológicos que aceptaba graciosamente
en el cielo en la tierra y en todo lugar
con una que otra intensión de íntimas arañas
o murciélagos sapientes
proveían la materia de esa experiencia
perdurable que los uniría para siempre

Quién descendió a los infiernos?
Quién no romanza enfrente sueños inacabados
cuando el bosque se espesa en el olvido?
Y el agua y la tierra para formar un lodo intuitivo
donde fijar un presente de figuras y dominios

y recuerdos que

arrastraban sombras vegetales
sombras de plegarias        secretas misiones
a una espesura abierta donde el estero remansa
donde la vida perdura sin preguntas
donde mostrábanse más íntimamente
más secretos los insectos insistencias: las verdades
al margen de misiones y contratiempos

Agitan las ánimas benditas        agitan los dedos
/tan expertos
tan lenguas venturas y secretas/
inquietudes no sabidas / ausencias ignoradas
presentes entre los eucaliptus y chupones
entre los jeanes y las percalas

agitan las maneras del recuerdo y su preservación
en la nada

Y el sol multiverdizando a gotas por la piel
o por el recuerdo o por pensamiento palabra y obra:
íntimos sudores
un verano de lluvias y copihues
lluvias y chupones
lluvias que no volverán a enviarlos al hogar de eucaliptos
ni cuando los hormigones sacados de a uno
en uno como culpas al aire             gravísimas culpas
y ojos en la altura
y los coigues en la paja ocultos para un madurar + rápido
más a tiempo de ser comidos sin remordeduras
sin abstinencias        cuando el olvido de lo verde
y las zarzamoras extenuadas ya no dieran más su fruto
de aventuras y rumores

O el insecto irisado explotando
que un deseo exuberante extorsiona
a contriciones imperfectas      a plenas del dulce
fuego ardoroso y persiguiente que no terminaban
con el sueño de la noche /ni a veces reiniciaban
y se perdían a formar el marco de pesadillas y zozobras

El recuerdo del sabor compartido

Esa vida de presente         esos fervientes ocultos
la + abierta espesura y + secretas
donde echaban a pelear los alacranes
compartiendo un presente que el futuro
aún no arrasaba
ni lo nunca destejido iniciaba su desgaste

Encimas ácidos
webs penitenciales cuyas fórmulas aún desconocen
y aquí no atrapan       pues        Ay cómo provocar el retorno
si el futuro ya no existe todavía?

Tampoco el pasado

En un tiempo de sucesos que sólo desordena la memoria

y escurre indiferente
en quienes conocen de oídas los titubeos

la vida se encarga de establecer los contagios
o sugerir las imágenes
que no atrapan ni perduran
pues cuando su recuerdo: marcan el fin del inicio









domingo, 18 de agosto de 2013

LA COLÉRICA Y OTROS PINGOS V (de Londres y Cercanías)

 
 






de: Londres y Cercanías

(la parte V y final  del 43)


43
LA COLÉRICA Y OTROS PINGOS




o Las Armas de un Quintríptico
V



Cuando se supo de aquel hado tan improbable                             Oda a ellos
los despistados conocidos de siempre asuncionaron a la gloria
¿cómo olvidar esa exaltación en Camden Town
ese explosivo ardor en alegría?: todos los gatos
sus pelos de punta extática y masculladora letanía
desde sus VDUs PDPs ensordecieron los pasillos.

Ya no sería el rescate de esos antiguos movimientos
al ritmo de la nostalgia:
Los héroes transandinos y exuberantes
el destino torcido porque a la oportunidad la pintan calva
esos tan solo el día anterior vistos en lo negro
las huellas aclaradas marcan la dirección
de la historia casi con mayúscula
y crece un rumor desaforado: y apabulla
elige tu enemigo principal, y enferbece
ya limpias sus hojas de vida, uniformes en sus méritos
cual epónimos al otro lado los Andes
estalla un cuchicheo, los titanes recuperan los vítores
se abre un nueva avenida al derrotero de los cambios
ya es posible la unidad de propósitos futuros
y el mundo puede vivir en paz:
los gatos en sus mansardas salen, se reúnen, alzan
sus colita y menean
la dignidad, donde valientes
o tal vez secretamente exhaustos
esas madres anónimas tanto como posible
o estupefactos de interrogar vírgenes en la tertulia
pero siniestras
los jélicos asumen el día de sus avances al cielo de la genealogía
tal vez estériles de indagar jóvenes
pero armadas
dirigen la puntería al imperio
electrizados: los gatos en su cuadra maúllan a la luna
con propósitos fácilmente discernibles
como cuando un jardinero apercibe su podadora
en el jardín del otoño a las 4 de la tarde,
sus armas como insignias,
pero más inmensos que Bolívar más puros
que Martí, más jelicos que cualquier gato alzado
ciertamente menos que San Martín diestros
que no tanto
surgen del pudridero de la espera: de la noche lerda
y es un rumor de vivas a la tierra, a la cuadra
gatos en su máxima felina felicidad
loas a la valentía: ya limpios, sanos,
perdonados maullidos y partos
la orden oliva de la isla tropical:
todos los gatos a sumarse a los héroes
y los gatos son dóciles y bien entrenados y en el avatar
de los ajustes son simplemente dialécticos.

Punta de Lanza
Bastión Enorme
Fuerza que a Todos Subyuga.

Simplemente los entusiastas invadieron
las esperanzas en disputa. Última chance de pasar colados.
En el callejón los gatos deliran y suben a la luna.
Ayer botas, sangre derramada.
Según la simplificación de los lenguajes.
Hoy armas contra el imperio y su sombra.
Luz en las tinieblas del Exilio.
La razón oliva de la isla tropical.
El basurero bruñido, reconstituído, sus gatos gentiles.

Qué lógica extraña nos lleva del silencio a la acción,
del baile a la cama,
del subterfugio a la máscara?

No ese momento del silencio y el rito del volver a la soledad
cada noche cuando la flaca inesperada en los comienzos
rutinaria como el pan marraqueta del pasado
ingresaba a su armado sueño después del intercambio
de ritmos y exploraciones nocturnas

Desde la sorpresa: Mansila montó en armada lógica y propaganda
sus pasos favoritos de jazz al tango
cuando recordaron los nucleares
como se supone que el orgasmo es de todos conocido
al cabo de cierto tiempo y edad y se percibe
que es novedoso, como para un ser extra terreno:
Esos átomos en desintegración lenteja al resguardo de miradas
avanzar silenciosos bajo las olas los torpedos rutinarios
postergando la emociones de cualquier jélico.

La Historia no la tuercen artefactos tecnocráticos, dice.
Las atómicas no las pueden usar, es propaganda.
Aún así: los pubs no dejaron de ser visitados
sólo adquirieron un nuevo intercambio de propagandas.
(Confundir el reactor con las que explotan no es de gato práctico,
piensa una gatita coqueta, mientras ingiere su pint of bitter)
Hasta estrictos gatos Montoneros hicieron de patriotas.
Buscar viejos uniformes en Camden Town.
Esa otra Isla aviva la discordante de los equívocos.
Isla de insalvables contradicciones, amores de miedo
y serenos intereses nacionales: el punto de vista oliva
de la tropical.
Oh las alianzas que promueven “enemigos principales” en acecho.

Nadie entiende nada. O si entienden: ven jélicos felinos
muy confundidos en su baldíos del exilio:
Como avispos quejosos de la orquídea.

Los Epánimos rechazan la ayuda ofrecida por la calurosa.
No se trata de carnaval ni de cambio de sistema
sólo un pequeño pleito entre familiares adictos al cielo
que no aprovechen los de la afuera siniestra:
Prefieran el cuido del bolsillo, y el amor del centro
y olvidar desgarros entre la isla real y esos gatos alzados
del sur del mundo.
Honrar amigos conocidos:
Aconseja la norma si en familia es el rosario.

La cordura en la orden de la Dama llega
no contaban los gatos con su astucia
a su más justa prudencia, a su más hierro:
como un inusable hundimiento del orgullo
a toda costa atómico y a razonable distancia de la suerte,
y la suerte queda echada.

Los gloriosos arietes al pique de la historia se van
con sus ojos entre las piernas
sus soliviantamientos disueltos en fracaso por un
coraje mayor que no desaprovecha la rara oportunidad
de lucir como los escogidos de los dioses.

Las rutinas regresan a Camden Town
los pubs pierden una de sus atractivas conversaciones:
Cómo no alegrar las manos por las madres anónimas?
También tocaría su turno a la de hierro.
Y a la armada propaganda vocinglera no sin antes las confusiones
de un descalabro por destino.

Tal vez ya ni te acuerdes, Mancila, tal vez ya no sueñes:
¿Cómo podías saber de algo más que su propaganda
si no está sujeto al ritmo de los ciclos auténticos?

Regresa el normal ajetreo en el baldío de los jélicos
retornados a sus lares en las ranchas, en los callejones
sus nuevos oficios:
en la tercera edad han de ver el regreso a la cordura
y los gatos son cosa del pasado:
alejándose como un vendaval de silencio.




   

  


domingo, 11 de agosto de 2013

Y la luz se hizo…….LENTA (texto suelto, por ahora)

 
 










texto suelto

fue a dar a: Espigando en el Rastrojo



Y la luz se hizo…….LENTA



Ayyyyyyyyyyy
los físicos ya se metieron con la luz
ya se la echaron al chauchero:
¿quién la recuerda?

¿Qué pasará con los versos luminosos?
¿Las pieles atractantes se irán a resfriar?
¿A desaparecer los atraques convenidos?

Llevar un fotoncito en el ojal será
mucho más culpable inocencia
que lucir un clavel verde

Ir a la velocidad de la luz valdrá horita
como ir en la carreta
y aún así    agarrar lenteja
a la prima por las bragas

No se podía detenerla
salvo que oprimieran
por delante
un texto pared bituminoso enclenque
haciéndola aparecer en lo mediocre
comon place
soporíferas palabras eclesiales
aguachentas quejas (de amores a la baja):

a lo cual ya bien acostumbrados fulminan las redes
con sus plumíferos sociales bondadosos como monjes
sus plumíferas nuevas presencias amonjadas
del tedio elevando la temperatura
escamoteando lo que interesa: una buena cacha
de marfil y plumas o ganar el loto
trampear en la bolsa

/ los bostezos como aplausos

auto reparten solícitos sin luz
que los achaque
en la oscuridad más común
los lugares más repetidos
y bondadosillos del cielo aquí en la tierra
y el cielo allá en lo imaginario

Hoy detienen los fotones
y a correr échanlos de encanto
como si a la Edith le hubieran robado
sus pescadores y anduviera a poto pelado

como si tan fácil fuera parar la luz
sin romper la mollera
sin hacer trampa
y sin aburrirnos haciéndonos soñar con el infierno

liberación suprema    soñada    deseada:
gato fiero con su oscura gata

Los texteros debieran aprender esta nueva magia
atrapar fotones
dejar todos con la sombra abierta
oscura-luminosa / sin cariar los dientes
ni zaherir fonemas a lo fome y misticoso

Todas las gatas sus pelos de punta hasta la cola
producen deliciosa estática
tiritando las bellaquerías del día
como noche condensada

Dejen correr esos fotones!
y recuerden:

nueva vida iniciarán
a penas la memoria a gata de potencia
retorne esos haces de luz como vivencias y arrebatos:

por eso:

tócame    dijo    y el farol de la esquina
a la dos y media de la madrugada
escuchando a un gato que pasaba con su gata:

hizo la luz lenta


frf
14:35 – 10 de octubre de 2012

11 de agosto de 2013








   

viernes, 9 de agosto de 2013

INVOCACIÓN después del brindis (otro de esos textos sueltos)

 
 







(también de los textos sueltos)



INVOCACIÓN después del brindis



Pública entrada a la gruta del diablo /benefactora/
/sorbos bien de la barriga y del bouquet //aromos/
nos abres la
‘de la dicha’ el amado resquicio / la salud a toda prueba:

Ocultas las buena-venturas avisoras
(qué le vamos hacer) / a letanar qué le ofreciéramos
pero/ si la pasada dieras a la maravilla
prometemos el alma y toda su parafernalia acuciosa
de tan superflua /y pasada de época

un creyente implora    a cambio
esa buena movida destinada
que al paraíso enviaras con ella
en el Motel de la Luna /o en el secreto Hotel California
y un billón de dólares en el banco Vaticano

(no todo ha de ser maravillas)

Riquezas y vírgenes negocian con el demonio
según las sabidurías expertas
de almas en búsqueda de sosiego y cuática

Y no se avivan que sólo dan para tres al año:
o terminas:

con tuberculosis          (un vacilón amoroso en la montaña)
brucelosis                                    (cuando ni las tetraciclinas salvan)
vírgenes sonrientes                                 (que de lejos dicen chao
                                                               y narran escabrosas)
y con diablos bien dificultosos            (no les gusta que los vacilen /no                                                            agradan las salidas de confianza
                                                           de los rezos y sus invocaciones)

(Sospechamos que don Mefis prefiere
quedárselas
para su saboreo silencioso/ a sabiendas del Supremo)

En referir como lo que es:
de la humanidad nos olemos
cola imaginaria / mejor con una hadita
a solas vérselas /o acompañada:

sus halos    sus sonrisas    sus capullos

un hada es dulce acogedora    no posee adeptos
que en sangre lleguen a sentir miedo:
y obligados a defender sus alitas
o a su varita subyugar ritos y deseos:
(no tienen profetas ni seguidores de profetas)

sin temor seguimos sus pasos en punta:
Corcho del hada del azúcar dame tu respaldo:

con amen por los siglos de los siglos de así sea
por tu body transparente y braguitas de azúcarcandia
líbrame de la diabetes narratoria
de las textualidades sucralosas / y sus cielos para ritmos melifluos
/y del hígado graso: su sintaxis soneticia y colalésica
/para exultación de tus maravillas
y eterna gloria por tus encajes /redondeces /y varitas



frf

08-09 de agosto de 2013




  
  

jueves, 8 de agosto de 2013

LAS CAJITAS DE RAPÉ









(texto suelto)




LAS CAJITAS DE RAPÉ



Prefieran nostalgiar las cajitas ésas
las de sándalo lacado:
Aún si usadas por una mano saliendo
de una sotana
o alargando donde no debiera
/las sombras
/y jirones         una nueva extraña

De paso           debe haber sido espantoso
echarse tabaco
por las narices
como echar pimienta en la memoria
o revolver noches interminables
en el mismo deseo

pero las cajitas     otra cosa
permitían guardar los secretos / de la mirada de Dios
seguros                finamente particulados
para todo servicio
/aún ante la sospecha: impecables

y arrumaquear ese otro como silencio
lleno de dudas         amaneceres      evasiones
ocultamientos para nuevas sombras
y olvidos o jaculatorias o escapularias.