viernes, 31 de mayo de 2013

Los Mitos: tan reales como inciertos (desde: El Mundo de los Sueños)

 
 








de: El Mundo de los Sueños




41
LOS MITOS



La liberación prestigia el consuelo de la orquídea
y su lujuria apacible
con retraso
Freud, a destiempo y en lo terco
sublima el irresistible poder de las entrepiernas
más cálidas que cualquier magneto en la oscuridad
frotado y su nostalgia o su humedad o su vértigo.
Retardos o contactos / incruentas investigaciones
soberanas y sublimes prueban ese vértigo más cierto
más verdadero / más verbo en el inicio
que las líneas de cualquiera pieza oscura:

El concierto de los instintos en ruidos cifrados
donde el A K622 con todas sus consecuencias
o desvergüenzas      porque el coraje
en la tierna niñez
o demases                en sonidos no prescritos por palabras
ni luces                    como sabiduría sorda y obstinada
o cataclismos:          condenan las persistencias
de la memoria
a una certidumbre:
Un poco de sonora maestría
nos induce a soportar con / sin destreza
la fatal atracción de los pétalos del pubis.

Al final de la jornada interpretados los ensueños
en verdad, como él ya predijera, sólo la muerte
es más poderosa: y el caos que dibuja los contornos
y sugiere zambullirnos de cabeza en esos vértigos.
Edith en lo oscuro
la gratificación oculta
aunque dudemos
el derecho a perder y redimir y soñar lo inoportuno:
lo único válido en esta vida que no alcanza
ni para un suspiro persistente
y después la nada

después: un tiempo que no fluye
un night club repleto y nadie en nuestra espera.
Agencióse y fue con 4 almohadas
plumas y contornos
aprehendiendo la calibración de brújulas serenas:
Olvidóse de las primas        y sueña
o despierta ocupados aromas
o cruentas transparencias.

No al sentir sus olores
las atractantes vulpejas
diestras y sutiles madres de consejas vulnerables
como la nostálgica apertura universal
no desagrada en las narices.

De sagrada en el escuálido bolsillo, no deja
siquiera para líneas      en el cierre de las cuentas
rituales                        esa marea aromáticas
puras                           reminiscencias de playas
y fantasmas en la fogata
y cálidas                      sombras en la búsqueda:

Desagrada en el recuerdo, no, y
atrapa triturando la cordura
o lolas aromáticas y cesantes
robustecen, proveen roedores calofríos:
Devuelven a la infancia.
Promueven los colores, su soberbia
y coles pasajeras:

Ya no paciencia, o mundo carne, o subterfugios
ni demonio ciencia por una oreja muda:

Si la vida no desmerece la pena
la esencia de la vida, esas orquídeas neuróticas
en el reservado donde las parejas como luciérnagas
sincronizan en el árbol + oscuro, de encendido,
entre los tragos amargos y dulces hielos
cuando no es claro que la pena desmerezca la vida.

Su aroma, su prestancia
el delicioso nostálgico averno
el aroma de pieles inocentes y tiernuchas
o caminos,               porque la incauta niñez del coraje
luces,                       como sorda obstinación de sabia
sapiencia o vida       en la condenada persistencia
y no las orquídeas esa sorpresa, como certidumbre:
retracta toda huida.

Y llena de escalofríos: o llena de escalofríos.

Porque sólo escalofríos lo tiritan.

 
 





 
 

miércoles, 29 de mayo de 2013

Astillas en el Tiempo (el primero de ALMADEROS)

 
 








desde: ALMADEROS




ASTILLAS EN EL TIEMPO




1


¿Qué hereda la palabra ardida, de otra construida forma extraña?
Soñar, y herido, ¿la captura fértil o la riqueza esquiva?

Si así no fuera en sombra, ¿preocupar la memoria a qué palabra?
¿o envidiar el momento? ¿el instante que arde?
y descifra por los ojos cábalas, propuestas manos artesanas
y magas, la mente soñadora perdurable y ardua?

No se trata de la Belleza, ni del durar efímero.
Eso se acabó con Afrodita.

Como oyes, no somos más que durmientes, y podridos,
torturados por el tiempo, por el uso empecinado,
y la codicia.

Quise relacionar con ellos,
entablar diálogo proscrito,
intuir su tiempo, adentrar la fibra,
permanecer, mientras ellos inquieten la memoria.

¿A qué la premura, hermano, desatento, de aquietar el infinito,
que torpemente nunca atrapas, el instante que fluye y no se cansa?

Hacia allá somos llevados:

¿Cuán confortante legar reflejos de uno mismo,
si seremos reintegrados, a la noche del silencio y de las sombras?

¿A qué ese afán de espejos que retornan sombras ni certezas?

No seremos sus amantes quienes en ellos lo pregunten,

si preguntan.




  
  

martes, 28 de mayo de 2013

EL MÁS POPULAR DE LOS TRANSPORTES (de: El Surco Confundido)

 
 





desde la parte séptima y final: Domingo de Ramos





(en: El Surco Confundido o Cambridge Revisitado)


41
EL MÁS POPULAR DE LOS TRANSPORTES
                                                                                              (a encuentros inciertos)




Sabes que una hora sucede
a otra ocurrencia movediza donde sombras
y nostalgias parecen subvertidas
mientras las escaleras interminablemente
mecánicas recortan y aumentan la distancia

y están allí en la mitad del desencuentro
donde te ofrecen medias de lycra
entre el ayer sin ellas
a realzar los muslos que recuerdas
y otros calientes y húmedos
como pensados y ajenos
y olores que también conoces otras
pero has olvidado retener, /y titubeas
o dudas que Europa, ese silencio a la distancia,
sean planos retenidos conectados y lerdas:

experiencias mecánicas conducen
a otras difusas figuraciones, otros donde el pasar existe
sólo en palabras que imaginan
y allí deduces seguirás subiendo o bajando
con a pesar, con tuyo y con ella, o la Victoria
Station, querida por su recuerdo exuberante,
hasta encontrar el modo de destruir los artefactos

que dudo alguna vez sonrías cómo lo mustio
rebrote conectores o fines de semana
sino cuando demasiado tarde y un día
ya con algodones y barnices lejanos
o tarde, y un instante de refugio, como esas sentencias
esas recetas icebergs de lechugas y vinagre
o un día ya pasado ciertamente, donde al final,
esos tan a mano, / tus so and yas /
porque la vida repite aunque algo sea nuevo
sin remedio, ni queja,
o hasta siempre quedaran las fiestas inconclusas
a menos que ya venga y llegue la infaltable

ése sí sería el fin como abrupto
como rosario que no encuentra su familia:

el comienzo de la nada.
La nada misma.



  
  

lunes, 27 de mayo de 2013

INNOMBRABLES PRIMITIVOS (de: Versos Secuestrados)

 
 








(desde la parte: De Puro Intruso)




(de: Versos Secuestrados)




9
INNOMBRABLES PRIMITIVOS



Me fascina ese Tao, ese mismito sonido originario en verbo
que si lo tartajan, lo destruyen:
Tao, Tao, Tao.
(Así ya no jorobe +   /   ni siquiera trinitario -)

Reo eres, sin pre-juicio ni castigo.
El poder y la palabra. ¡Qué ilusión Pepe!
Tao, Tao, Tao
y otra vez / sois partícipes.
¡Qué cristiano primitivo!

Me aterra ese otro que si lo palabro, me destruye:
“   ”,   “   ”,   “   ”
o me acosan seguidores / si conjúranme
                                                   verbándole:
a lo puro incauto
“   ”,   “   ”,   “   ”
y a ti también / / te salvas.
(Estamos de repartijas)

Pero Ése que sigue siendo Eterno,
que no puede ser pronunciado porque no arma
                                                             vituperio,
Ése,
nos tiene sin cuidado:

(comer /y amar /y beber: permanecen fundamentos del arcoíris
ya los ruidos articulados o sonsos dejan de promover
pesadillas: no más doncellas perdiendo el corazón:
como si enamorado/ o bailando/ o al ónix/ o a la parrilla:
En las aras: no más altares fundados en la palabra miedo:
en el sonido hambre:en la costumbre bobo: en el sueño primitivo:
los símbolos y ritos mitificados ya no necesitan más del deshoje
de margaritas o vírgenes/ ahora el problema es el mercado,
la Paula que no me lleva ni de apuntes,
el rebuzno de las mulas tercas


y las orquídeas desposarán sus avispas de aquí a 700)





  
  

sábado, 25 de mayo de 2013

NINFA DE LA ISLA TEJA (de Versos Secuestrados)

 
 







(desde: Versos Secuestrados)



8

NINFA DE LA ISLA TEJA




Hija de la neblina:

/tal vez ni lo seas/      aunque parezcas/ /lo/
que si surgieras de la tierra húmeda
como espirales         como bruma y redondeces
como si del ombligo a erotizar miradas:
que así es como subes y fijas

sagrada y juguetera

allí en la ladera del cerro en la Isla
esas volutas espiradas de vaho
esos bucles rizos de surgiendo

cuando el sol del apague helado

/aparece
tus entrañas a rozar
chuata con el reflexivo desplante o desvío
como intento a medias de excluir
/lento evaporar la cordura
en cientos de roscas o resortes
de una turbina emanando de la tierra

Ése que cavila y decide la mejor
de las doncellas su destino
el corazón palpitante ofrecido
no fueran las lluvias
ni ahuyentadas
y quedan con palmos de narices:
como conchas hace siglos en anticipo

Tú tal vez lo barrenes/belleza como espiral blanca
/curvas vueltas en papel celaje
todo lo fulgente todo lo opaca tu curva armilar
/o a veces alborotan esas espigas redondas
que suben
y que abarcan y que fijan la mirada
o liquidan lo incierto de la espera
lo cierto del retardo y sus bobinas

Una espiral es cosa de cuidado
cuando perdida en lo profundo
si despliega su encanto
su desatino
aquello como muestra de pasado y torpeza

otras /se hace la cucha y transparenta:

pone frente en frente el velo que correr:
nostalgias que echar: los resortes armilados
o sacudir la modorra / y sumergirse en el centro
de la esfera entre la sabiduría y lo certero
porque la vida como sabia sube y encandila
oscurece y eterna turbina del momento

Les congela: Detenidos en-frente ese cuerpo alzado
sin siquiera el colaless para desvíos
como en frente de una duda      O dos
o varias

Emerges cambias de subes              embobados chorrean la saliva
transfiguras con infiernizas             fijando en calor que tiesa áspera
modificas o cielas para salvas          como dispuestos a explotar o vacíos
y condenas
desnudas mientras ¿desconciertas?   Nada queda en su lugar
                                                         ya va por el cielo distante o nubes
                                                         pasajeras predicen el olvido

Cerrando un ojo       mostrando tal cual
la impudicia del mercado imitando
la pedida y la oferta: sacudiendo los colmillos
no vayan a rochar como si sola / casquivana fueras de agua
por toda la eternidad / amenazas perturbas el designio /
apretujados corazones / mentes turbias
a cambio promesas / increíbles / penetran
como disparos o genuflexiones
idas al privado las sombras y sus bucles:
nadie permaneces en su centro / ni su camino
sostiene en esa ladera
roscas y risos y caracolas en la turbiedad de las faldas

Pareciera que sí      que ciertamente

Así              de la tierra                       de en esa planicie
delante la loma
como géigeres silenciosos / o torbellinos del opaco atractivo
desde lo oscuro y lo verde        un blanco de gasa
ciertos de algodones o movedizos / o muslos y alpargatas
o plegarias oscuras: las infancias que la tierra hiciera suyas

Alada emanación de barro        o menos difuso / como ofertorio
como pegote etéreo
dispuesto a todo
esa danza nupcial del viento
del norte
eso que atrae la locura
He ahí el peligro

Ya no podrán detenerte
ni embasarte
ni fumigar tu figura: aunque imaginen
concretar las venganzas
te desposan     muy de pasada

que caso o contrabando o fluido como deseo del objeto
impreciso / como lo más cierto de la vida

vas danzando a la muerte      fácil
la certera: la bu bu bu

/Porque el diestro aparece
no siempre                  la inmediata semilla/

Ay     ya el sol        //ya lo dicen//
y no precisamente el tibio de nuestras juventudes

No queda más que apurarse:
apurarse / apurarse

Viene la neblina
difusa    cándida    perdida
o tal vez no pase nada
ni siquiera suba el sentido de lo que pasa
nada
ensueños
imágenes sin importancia




frf
últimos ajustes para su incorporación a
la Precaria de In-Éditos
el miércoles 28 de octubre de 2015





  
  

miércoles, 22 de mayo de 2013

SERVICIO MUNICIPAL (de: Versos Secuestrados)

 
 







desde: Versos Secuestrados



7

SERVICIO MUNICIPAL



Qué si una anciana
aunque improbables las líneas de su palma
ahí están aferrando
-imaginativa / escoba en mano-
excita                       te señala con el dedo
y grita
                        y clama
                                               y forajido?

Una escoba al vuelo en el polvo de la infancia.

(Olvidando que una vez fue hermosa y bella
hoy / ya extraviados
ciertos presbíteros entusiasman hollinar
malas líneas ahorcajadas en el sexo
velados de culpa experiencias con sus progenitoras
dominantes)

(Al menos otros, en verdad en verdad terrenos:
no refocilan con el paso del tiempo, el desempolvo
no farfullan cómo apachurra la existencia, los plumeros
no mistican la nada que embarga, no despejan
aunque volver a la nostalgia y ser perseguidos
de pavores:
tampoco focalizan los gruñidos):

Antes bien: deshollinando la nostalgia
llenos de cortesía y respeto habría que pedir:
dejara esa metafórica polvorienta de su lado.

Entonces la cumplirían
no es propio de su edad se excitar
con una escoba en la presencia
                          ni a solas la tristeza.

Ni aún con su pena más tremenda
mirando volantines encumbrar cuitos los oprobios.

Una escoba verdadera,
rubia?
con polvo acariciado,
húmedo?
bajo el parrón de la infancia en su crisol:
un peligro en la gramática y hasta dos si
correspondencias exaltan y alborotan en los cielos.

Definitivo: ciertamente que una escoba es peligrosa
y a sus tiempos, ya no enalta ejercitar con una désas.

(Busca la cadera se quebrar y castigar y desa parecer?)

que sin calcio, tan fatal como un cáncer o Contreras
peligro donde empollan las palabras.

Por tanto, y redondeando en lo más cierto
de la historia
y moralejas opulentas:

¡fuera la escoba!

Mejor las carabinas a esperma si se trata de ahuyentar
temores y fantasmas.

Focalizar entonces:

¡Claro que uno la teme!
Si el Coronel murió de infancia

pero después: ya no importa, nada,
ni siquiera la limpieza impenitente.

¡Nada!
¿Por qué habría?

  

  




domingo, 19 de mayo de 2013

ALGO COMO ESO (el 14 de: Algo como Eso)

 
 






(desde: Algo como Eso)



14

ALGO COMO ESO



Sopesé tus labios ayer como si apenas oscuros
o silencios
o esclarecidos de un pasado en sombras y de olvidos

De conjetura educada: se activaron los
espejos    esos virtuales que nos imprecisan
a pesar que tan como vahos o trizaduras
y desfases
y el prójimo samaritano dormía
como si lo húmedo no interesa
y a veces controlados díscolos momentos
prolongando tintineos cifrados / amenazas confines
/ y sueños traposos
/ y esa tiniebla amarrada en el centro mismo del reflejo

Porque claro que centran y descentran y permanecen
aún aquellos más prohibidos
duros y profundos y abiertos o en la epidermis
de la memoria
saltamontes azorados
la mantis y su encanto
aquello que zumba los instantes y atrapan
o dispersan

Pero nada de la espera      Nada ya perdura
Lo que se dice clandestino incentiva
a más
¿cuántos rientes y llorosos?

Confidencias en alto ruido /acciones repentinas
como no cruzarlo
o la imaginación de los dedos
las monedas truncas /los ritos anticuados /los ciertos
aquello tan efímero tan permitido
y exhaustos /y ya no más tórridos /o torcidos
y vibran y confunden cortando la cordura
aquella que no usuras ni larguezas //pero ríes
y a destajo

Cuánta atracción hay / y en lo temporal hay
porque el dolor permanece y la duda: carece de potencia

De disponibles 19 x 7 / qué cosa esa
trunco como en los animes
Cuando ya desoculta:

Rituales       murmurados idos y presentes
y lo absorbes seca y lo regresas gotas
y lo duras longuras en dices
aunque mucho no te esparce el mielado
estiércol y el recuerdo: del recuerdo:
que pan y subterfugios brinda o desfallece

Tu instante en escorzo receptor / extraviado y desvaído
conmueve apenas
te estremece la constancia / y reiterados:

La efímera permanencia        el reflejo en cortinas ciertas
y pasados catecismos / aún vigentes ya no que varios
perturban la noche
ese ambiente agitado y tranquilo

O al menos fue lo entendido     como entendido es el silencio
tus confidencias      tus secretas ensoñaciones
/ y disturbios pretendidos o reiterados como puzles

Pero a veces las sombras semejan secretos
y el susurro en los álamos     llamados

Te tirita el retorno

Alivian los detalles        //Los esos que hacen a la vida
cuando descuidan lo importante
Las hojas ruidosas cuando caídas / y suaves hablantinas
antes y después de la humedad
quietas o lejanas como cuentas y recuerdos

O ese ataque de alacranes a la espera
más que el sol      los aguijones previstos y ya idos
/ desvaídos del encuentro

La invasora náusea retractora /reiterada
y el ruido del silencio
/ su rumor de lejanía / su rechinar los dientes
las sonrisas como preámbulos

Rítmica y violenta masacrando la potencia de la duda

transformado en aquello tan cierto    tan ya pasado:
el instante duradero
Como recuerdos de rosados      ya huidos      los nardos
por el camino de la infancia

/-------------/

Esas oleadas de dureza
Aquellas morosas explosiones rítmicas

recorren la neblina del ocaso

Y el sudor que amanece y no las nubes que sí palpitan
y el dejo en arañas esparcidas
y el licor donde molesta
a espasmos /a dejos /a retornos:

/-------------/

Abandonados:       aquella playa de antedichas
y desazones
como desiertos ritos y licuados / y herméticos o torpes:
como carencias

De inciertos     esperanzados     en lentos privados
los rápidos conciertos
las ardidas desazones consecuencias:

Cansados de exhaustos      o ajenas      y el chirrido de las ranas
Erizando la piel la geografía descubierta
y tu bífida que huraña y el sudor que a lentos

Crines esparcen y apresuran

Gota a gota espesa /viscosa
no ambarina /grumos de engrudo pensativo
la contingencia de ese desencuentro
a     salvo nada       concuerda / y recuerdos reiterados

Un    dos    tres       desesperos

Tus dejos para indagar el tiempo
absorbemos      y dejamos     y abandono

y encontré la eternidad del momento
y el cielo que nos tienen prometido

Después: los acordados sorbieron realidad
honrando el reiterado: hurtando el compromiso

y tomé taxi
y había Luna
y había cielos azulosos
y profundos

¡Sí que habían!

Bueno      no tanto





frf
últimos ajustes para Precaria de Inéditos
viernes 28 de agosto de 2015