viernes, 25 de enero de 2013

DONDE EL ESCRITOR ENTA-H-ABLA CON SU PERSONAJE

 
 











DONDE EL ESCRITOR ENTA-H-ABLA CON SU PERSONAJE
(al juego de rozar los abalorios)


Si la pequeña L      mariposa
atardecida en la temprana academia
rumorosa    llena de jadeos    en vez de Cambridge
en vez de menudencias atractantes como andrajos
metafísicos que fijar o líneas bien dichas y mejor ocultas
en Salamanca cortejada hubiera
escuchando    a la morsa solícita    esas cálidas manos
ya fuera la batea solidaria y su pértiga insegura
entre dos sesiones fotogénicas
panteada o tendida en la ribera donde la espesura
ocultas entrepiernas en los encaje cillos del romance :
//esa estilística manera del atrape dejando que vaya y venga//

“Nuestros ríos
son las vidas
que van a dar al vivir
que es la mar
allí van las grandes risas
derechas a consumir
y se empezar”

Piensa    afortunada la pequeña L    graciosilla
ya a punto del anzuelo coger y bordar y menudear
sonríe victoriana    no borbona    sí trémula
sus ocultos encantos al cubierto en la academia
al estilismo de una sonrisa
de lo abstracto crisálida a destiempo
o capaz qué pasa con ese calorcillo entre las piernas
porque el Cam más apacible que El Tajo
Más dulces las ninfas en los prados en reservas
Las tranquilas rías    Los nítidos atardeceres
y entonces no pasa nada de nada

Y ella: No no no no nonó      y no  así no arma
no     La delicia     la tradición corre
como los ríos impetuosos     no admite
revertir a su pasado     con deliciosa frescura

Esas rías     ésas que van     o acabam
y en el mar evaporam:     bsss bsss abejitas     el ciclo de la vida
círculo apenas fantaseado      su medio más lastimero
su manera más húmeda en la pulcritud de los estilos

desconchinflados los que piensan
exterminios o violencias     cuando todo tan deseado
bienvenido y suculento
No no no y no
No sueñes trampa interesada

Que nunca termina     nunca en gozo pleno
salvo el Poderoso      el Dominio      la Moral
agigante     y lo engulla todo     o la venganza metafórica
las cigarras en el recuerdo de una mantis

¿Y la forma inversa?     pregunta      re-intrigado
como Dodo a la parrilla en su academia

Y ella:

También coji-tranca     tan-tramposa nínfula
aún más solapada en la belleza de sus risos
Mosca coladente y quejumbrona
el cedazo para inquietud de la pobla     nunca quieta

Por lo demás se allegan esterilizadas
yermas
en la mente los hábitos colares
ya vienen contaminadas de rojo     de vida estresante
de corchos     de colalesses      y otras decadencias
el ciclo negro      de lo verdadero      el único ante la ceniza

Después del mar vienen los peces

Un pez con reloj es más atractivo
o las sonrientes fauces le dan la bien venida
Aves     como el Rock y el Fénix     la maravilla
definitivamente decidoras más que el dodo en escabeche
Tan frío y tieso     tan craso y añejo
tan académico
ya no sirve ni de atraque en la memoria
Camarones     de regreso     empanadas
lechugas     mmm  tal vez
no lo que te ocurra en el despliegue del Jardín     pega
o hace la delicia      Y la reina de corazones que recibe

Domina la necesaria lateralidad     sé sabiduría
o desbarrancas     la grieta     sacude
la hendidura
y se abre
y por supuesto      gusanos y cenizas
y el alma
a la chuña     vase    a la nostalgia eterna      cuando
las neuronas desalman

Puro consuelo interesado
metafísica antibiótica
crisálidas de Lolitas Berrinches
Chuata     Como que fuera
interferencia interesada     o contrapelo     como si nunca
una tasita de té     para dar tiempo     alcances
a contratiempos bajo los rododendros del ánimo

¿Y tú qué eres      Alicia o el engendro
de delicias en el país de los tarots y otras menudencias?

Ah     soy lo que tú quieras:
Fantasma     si fantasma
almita     si cristiano     u otros fantasistas
o puro invento     si cualquiera

Y se quedó esperando

La contrapregunta no llegó nunca
como fresa en escape el silencio más que dice

El fantasma para caperuzo      pensó ceniciento
y siguió mirando eso tan oculto al descubierto
en algodones y encajes

Bájate Pacheco      dijo la pequeña L
que leyó bien esa sonrisa entre orejas esfumadas
y un conejo blanco con los dientes de un gato bonachón
escurría bajo el poncho

Ornitorrinco pecho de pato inflado en la inmundicia
del terreno
o el destierro o la conquista de delicias por las rías de la vida

Todos somos de palabras fantasmas
o llegaremos
por mucho o por poco tiempo o por nada
cuando los pontones los detienen y las pértigas las guardan

Y hasta las mismas afantasmas delicatessens
sus materias
ropitas blancas     rubias parafernalias
relojes    sonrisas     tarotillos     teteras
diccionarios tramposos     dibujitos
arrumacos piedras y listadas
nos llegara caer en las praderas      en las más desoladoras
y frías     de la nada inversa
la más avallasadora y diestra sin Mane Tesel Fares
o por una espada con cruz de empuñadura
y naca de amoríos a pesar del Papa con armiño
que nos desbarranca comentarios y cátedras pulcras o defensivas

Lo mejor era la cesta y el mantel extendido
sobre césped civilizado por centurias
de romances y torneos y colegios y riberas

Una sonrisa de gata      porque gata era
gata desagradecida      se descolgó de la luna
Y sin traducir:

You know     beloved D     let´s go
You wan´t regret little L     honey

Y la sonrisa desvaneció el vacío
Y juntos fueron para otra historia

más profana      menos secreta     jamás repetida
porque la academia y la estilística no daban para tanto




frf

dic 2012




  
  

martes, 15 de enero de 2013

MORNINGTON CRESCENT (de Londres y Cercanías)

 
 
 







(de Londres y Cercanías)




MORNINGTON CRESCENT



Tiene el recuerdo de un recuerdo
que aun le hiere: Con su bálsamo
de mate amargo

Cada mañana ibas al trabajo en el segundo piso
de uno colorado
en la ciudad de los buses de dos albores y un predicamento

Las 8 un cuarto de rojo / y al doblar por Mornington Crecent
allí él estaba
como esperándote
en la casa de reposo:

Su cara en el marco de la ventana
abierta
Como para fijar la vida en la rutina
Su sonrisa
Como alerta al diario amanecer
Su mano en la alegría
como apego a la dicha extraña
                               / y tú le saludabas

Un día cambiaste de trabajo
Diez años más tarde le recordarías

Y tú le saludabas

//La ciudad sigue su parsimonia ajena a cambios
de perspectivas y voraces
esos cambios de recorrido
que hacen a la vida//:

¿Qué habrá sido de él?
¿qué fue de ti?

Lo privado permanece oculto
aunque se lo muestre
y se lo diga








   
   
  

lunes, 14 de enero de 2013

TOOTING (de Londres y Cercanías)

 
 
 





(de: Londres y Cercanías)


al interior de 20


TOOTING



Ya tal vez no sea más que una palabra que la linda
Linda no recuerde /y menos con sobresalto/
o ya no pueda

y si es que lo cotidiano pudiera llegar a interesar
algo más que las veredas transitadas en silencio
en un barrio inconspicuo
en tardes donde no pasa nada de nada
en un tiempo detenido

/ni desespere algo menos signado a Lorna
/justo en el Pub de la esquina
donde jamás fue a parlotear una cerveza             / tibia
y espumosa como la espera             / o sidra como la partida:

¿Hay aún esas casas de muñecas? Esos tornos para
vidas en miniaturas?

Cuando se vive de préstamo /en la ausencia/
se puede estar alegre aunque vacío
por falta de raíces asentadas

Esos eventos tan allá en lo cotidiano
reptan día a día como culebrillas jibarizadas
afantasmadas aún las energías y fiestas
como si todo no fuera más que una película
surrealista en cámara lenta
de un no ir ni venir a pesar del ajetreo

Aún el aburrimiento quel refugio antiaéreo no conserva
para desencanto de los vencidos alemanes
como recuerdo que ya no abruma
y sigue en concreto enfrentando la desidia
en el patiojardín de Lorna la cercanamente lejana
en la cercanía de la distancia

Quién sí estaría en espera
y siempre en resonancia activa?
pero eso habría sido en otro avatar
de otra existencia precaria / más concreta
con libreto abierto

mudo               eco de lo sabio que no atrapa
o temeroso       rechinando la carencia
más abajo
al nivel de la vida cotidiana

Aún allí donde llega lento surco paralelo
                /desde no se sabe dónde
y abre su esperanza única
esos rieles hacia cualquier lugar
remeciendo a las 6:30 en punto todos los días
salvo los domingos
como marca de que algo ocurre y no ocurre
en ese barrio de la espera sostenida

subir a esa película secreta
o compartir la rutina del guión
su cansado irse tras de nada
fue la manera de pertenecer mientras la duda
y la espera y su vigencia

Entre dos ventanas puertas va la vida sin que nada ocurra

Porque la ciudad está allí: repartida asfixiante
como carga de profundidad a futuro

O es que algo pasa?

O es que algo alguna vez lleva
que sea
no repetición fortuita del tedio y los más viejos
episodios con sus momentos ya fijados
como hojas caídas en anticipo o todavía en espera y su rutina?

la crujidera de hojas después de los primeros fríos
lleva a Patricia a sus primeros repartos
ya en desmenuce incompleto que
el agente arrancado y su pronunciación gringa
tan amigo de la comunidad esparcida
considera muestras
de que allí no pasa nada
lo cual es una completa certeza cuando el guion
ya está escrito y consumado

(cuando empanadas y tinto o hasta a cup of tea
más barato como muestra nueva
de engrudar las relaciones que se escapan)

algo alguna vez ocurre fuera del libreto
que nos haga diferente?

Todo pasa como previsto en la trama del diálogo objetado
Hasta la sucesión de la esperanza
se comporta:

Wimblendon
Debe descubrirse
Baja
Se aleja

Al menos por un tiempo      por un breve fuera
del tiempo
hasta penetrar por otra ventana puerta
Otro cine
Otro andén

Tal vez Streatham
o la Linda linda

Mientras el cine distancia para otro tiempo de cordura triste
Y todo sigue igual:

porque no es cierto que caminando por allí
puedas encontrar a quien te espera
si no hay espera en el libreto

¿A qué cambiar la rutina de la nada?





   
   
  

martes, 1 de enero de 2013

A VECES OCURRE (de Londres y Cercanías)

 
 
 







(de Londres y Cercanías)



A VECES OCURRE
                                                            (y se entremezclan producto del tiempo
                                                            igualmente borrascoso)


Está lloviendo que arde:
algunos rayos promueven conversaciones de nada
hace frío
la salamandra contribuye positivamente
a la destrucción del bosque.
Permanecen los destilados del tiempo, / que no dan
por aludido / del asalto de Trillium
o la defensa interesada del donoso catedrático.

Una mentirilla lo que anda balbuciendo?
Salvar las almas dormidas el tío aconseja
su sobrina de miedo una pequeña cruzada
no meterse en honduras y
quemar las cortezas terrenales.

El olor de leña transporta a otro cielo
otra felicidad en botones
donde preparan como de ensueño mate amargo
pero no es la infancia
otro rayo consolida recuerdos laterales:
entonces estrujar la lenga en la 12 fuera tan donoso
como haber descuartizado el hualle en la 6ª tentativa:

Si fuera Managua la casa hubiera estremecido
de agobio, pero es aquí en la verde de agua:
y la lluvia no asciende la ladera del riquismo cual mecanismo
de reloj torturado.
Por debajo el lago sucio, el plano, la tormenta,
las poblaciones acumulan futuro
pero aquí: nubarrones hospitalarios, rayos de carencias
estruendos que en 5 minutos pasan
después de estremecer casi los cimientos:
Pero no el calor sofocante: pesa
Pero no la familia sofocante: pena
La cólera del pueblo: acumula para un día
de júbilo desolado.

La humedad del calor prometido
el bosque arrasado de palabras,
hace tiempo, tiembla pura ironía, un yo
guachaca en su desesperanza
a sostener su punto de vista un vaso trisado
de opiniones
mientras las bandurrias chillonas
cuando los jotes pensativos
donde los tiuques diligentes
y los treiles avisores son constataciones de ausencia.

Los temores descansan, suponen merecido contra desánimo,
y el tiempo produce un liliput desencuentro
y algotros le rodean:
llueve a chuzos literarios y a patéticos
cántaros de olvido.
Se desconoce el oficio:
el viento golpea advertencias: ráfagas de sorna.

A cambio en Cambridge los rayos su congoja
perturban el sueño de esa sofoca noche en gotas
de insomnio, y ruido y luces
cuando en Londres la tormenta solitaria avanza,
desde Enfield
hacia la soledad         de la noche como aviso
hacia la soledad         de la vida como certeza
y explotan nubes
y magníficas descargas alumbran el cansado departamento
y está de lluvia y paradojas de opuestos en la ruta
hacia la soledad         como testimonio y consecuencia.

Camden Town oscurece:
hace retorno, hace retroceso / a un futuro de pasado:
graniza, mira!
Los Andes se prenden
de 7 a 50
los rayos estremecen la conciencia: metáforas luminosas
ya idas:

La radio comenta la gente del sur
escuchamos atentos pero nada.
La bombilla a los labios
se prende de rumores la tarde
está lloviendo en resonancias
ya es de tarde
y hace frío
y anochece.

Monotonía de la tormenta.